¿Se pueden combinar vacunas anti-Covid19?


Las autoridades de Salud han considerado esta aplicación para facilitar el proceso de inmunización y reducir las interrupciones por la falta de disponibilidad o producción de las sustancias, pero ante las dudas que se desataron sobre si ya se iba a empezar a aplicar así, confirmaron que esperarán hasta tener los resultados para aplicar un modelo combinado o “heterólogo”.
“Al momento, si yo me aplico Pfizer, mi segunda dosis tiene que ser Pfizer, igualmente si se trata de AstraZeneca o cualquier otra vacuna que requiere dos dosis tendrá que ser la segunda dosis con el mismo biológico hasta que no se tenga otra evidencia científica”, dijo el director de Promoción de la Salud, Ricardo Cortés-Alcalá.

El subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud, Hugo López-Gatell, fue quien puso en la mesa la posibilidad: “¿Qué beneficios tendría hacer estas combinaciones en una situación donde México y todos los países estamos teniendo abastecimiento inconstante de las distintas vacunas?», señaló en conferencia el 10 de febrero.

Después, el funcionario comentó que no había ninguna razón en términos de patentes o propiedad intelectual o restricción semejante, ninguna que impidiera que eso se pueda hacer.

“Biológicamente sabemos que no hay ningún peligro, no se le va a causar daño a una persona porque se le pongan una dosis de una vacuna y otra dosis de otra vacuna que actúan por mecanismos diferentes”, aseguró.

Esto es lo que sabemos hasta ahora de la combinación de vacunas de COVID-19:

¿Se pueden combinar vacunas de COVID-19?

López-Gatell insistió un día después que “no hay razón biológica para pensar que fuera desventajoso poner una vacuna de una y una vacuna de la otra”, pero dijo que no está todavía demostrado si eso brindaría alguna oportunidad adicional de incrementar la eficacia.

“Técnicamente es viable”, coincide Roselyn Lemus Martin, doctora en Biología Molecular por la Universidad de Oxford e investigadora de nuevas vacunas y tratamientos contra COVID-19pero no para hacerlo de manera masiva antes de que se publiquen los resultados de los ensayos clínicos que están en marcha.

¿Qué dicen los expertos?

Los especialistas advierten que hacerlo sin que se hayan publicado los resultados preliminares de esos estudios –se prevé que finalicen en marzo y junio– puede ser riesgoso porque no se conocen los efectos que las combinaciones pueden causar.

Para la vicepresidenta de la Asociación Mexicana de Farmacovigilancia (AMFV), Cinthya Galicia Quintar, hacerlo así no es completar un esquema de vacunación adecuado.
Combinar vacunas es un riesgo que vemos muy alto (…)No es de hoy una y después otra. Eso no es un esquema de vacunación adecuado, ni cumple con los criterios mínimos que garantizan la eficacia en la prevención de COVID-19”, señala.

Por su parte, Josué Bautista Arteaga, presidente de la AMFV, comenta que no es recomendable combinar dos vacunas para que los pacientes completen su esquema de vacunación, ya que no hay sustento o evidencia científica, por ahora, que lo respalde.

“Para poder ser capaces de implementar una estrategia de esta naturaleza, primero debería ser investigado bajo un protocolo científico y, de acuerdo a los resultados, proceder”, asegura.

¿Por qué no se debe aplicar hasta que estén los resultados de los ensayos?

Los expertos explican que la información que se tiene hasta el momento y que fue presentada por las farmacéuticas para obtener la autorización para uso de emergencia detallan la realización de los estudios con las mismas dosis de la misma vacuna, por lo que sus fichas tienen ciertos lineamientos y condiciones de uso, basados en sus ensayos clínicos, y se desconoce qué tanto pueden cambiar los resultados.

Lemus-Martin pone el ejemplo de Pfizer, que evaluó su vacuna con 95%, pero señala que si le pones otra sustancias, ya no se sabe si mantendrá ese porcentaje de eficacia. “Cualquier cosa que salga de la norma no se sabe qué puede provocar, si se disminuye la eficacia o si puede impactar en la seguridad de las vacunas como tal”, afirma.

Los resultados de estudios clínicos de vacunas se dieron en base a la dosis y esquemas precisos. Alterar dosis, frecuencia o combinar vacunas no garantiza eficacia ni seguridad”, aseguró en su cuenta de Twitter, Guillermo Torre, rector de TecSalud.

De los dos ensayos en proceso, el de AstraZeneca y Sputnik V se desarrollará en Azerbaiyán, Argentina, Arabia Saudita, Bielorrusia y Ucrania, con alrededor de 100 participantes, quienes recibirán la primera dosis de AstraZeneca y 29 días después la vacuna rusa.

En tanto que el ensayo llamado Com-Cov se aplicará la sustancia de Pfizer y luego de AstraZeneca, y viceversa, en un lapso de cuatro a 12 semanas. En este estudio habrá 820 participantes mayores de 50 años en ocho sitios de Reino Unido.

De acuerdo con la BBC , el investigador de Oxford que está a cargo del estudio, Matthew Snape, señaló que esperan obtener respuestas iniciales durante la segunda mitad del año, aunque el estudio se prolongará durante trece meses.

¿Cómo son las combinaciones?

A diferencia de las vacunas que conocíamos hasta antes de la pandemia, donde las tecnologías de desarrollo de los diferentes fabricantes para una misma vacuna eran similares, en el caso de las vacunas de COVID-19 se tienen al menos 4 tecnologías: ARN mensajero, vector viral, proteínas del virus, virus atenuado o desactivado”, detalla Bautista Arteaga.

En la combinación con la vacuna de Pfizer se usan distintas técnicas de desarrollo de vacuna, ya que la de AstraZeneca es de vector viral y la de Pfizer es de ARN mensajero.

En tanto que con la de Sputnik, si bien usan la misma estrategia (vector viral), la vacuna rusa desde el principio aplica dos tipos distintos de adenovirus, ya que primero se inyecta y después otro, con la intención de reforzar el sistema inmune.

¿Ventajas o desventajas?

El secretario Alcocer plantea que las combinaciones pueden fortalecer la respuesta inmunitaria al aprovechar las mejores características de cada vacuna, además de que serviría frente a los problemas de abasto y disponibilidad.

“Conocer la efectividad de un esquema combinado de vacunación podría ser más flexible que el mismo programa de vacunación, al facilitar el proceso mismo y reducir las interrupciones por falta de disponibilidad, entre otros factores, sobre todo cuando contemplamos que debemos inmunizar a la mayor cantidad de personas, en el menor tiempo posible”, comentó.

Por su parte, Lemus-Martin señala que la combinación de las vacunas evitaría llevar un control riguroso de a quién se le inyectó qué vacuna, pues no sería necesario saber de qué farmacéutica se aplicó la primera dosis, en el caso de las que requieren la inmunización inicial y un refuerzo.

“Lo están tratando de hacer por quitarse traba logística, es decir ya no darle seguimiento a quién y cuál vacuna le pusieron. Lo siento incorrecto”, comenta.

Hasta el momento, han arribado a México las vacunas de AstraZeneca y de Pfizer, que apenas reactivó los envíos tras un retraso en las entregas por problemas de producción, lo que provocó que se extendiera a más de 21 días el periodo de aplicación entre la primera y segunda dosis de algunas personas, cuando esa era la recomendación inicial.

También se tienen previstas las llegadas de Sputnik, así como de CanSino y Sinovac, con las que el gobierno federal tenían acuerdos de precompra y ya recibieron la autorización para uso de emergencia.

Fuente: Expansión Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .