¡Paren todo!…¿Fuimos creados por rayos?


Una tormenta encendida de rayos azotó la Tierra hace mil millones de años y es posible que haya dado pie al origen de la vida en nuestro planeta, desencadenando una explosión de fósforo sobre la superficie terrestre. de acuerdo con una nueva teoría desarrollada por la Universidad de Yale.

origen de la vida
Benjamin Hess, autor principal del estudio como estudiante del posgrado en el Departamento de Ciencias de la Tierra y Planetarias de Yale, señaló lo siguiente con respecto a la publicación que surgió en Yale, mientras un equipo de investigadores colaboraban con la Universidad de Leeds.

“Este trabajo nos ayuda a comprender cómo se pudo haber formado la vida en la Tierra y cómo aún podría estar formándose en otros planetas similares”.

La pregunta que dio pie al esfuerzo de investigación en Estados Unidos está relacionada a cómo fue que el fósforo llegó a nuestro planeta, de manera que el elemento propulsó la creación de ADN, ARN y otras biomoléculas básicas para la vida. Sus hallazgos arrojan nueva luz sobre los primeros años de vida en el planeta, y fueron publicados en un artículo de Nature Communications.

El estudio  sugiere que el chispazo necesario para el origen de la vida fue, efectivamente, ocasionado por los rayos que impactaron la Tierra por siglos. Según el equipo de investigación, “el fósforo es un ingrediente clave necesario para la formación de la vida”.

Sin embargo, este elemento no era un recurso muy abundante durante los primeros años de nuestro planeta. Por el contrario, el fósforo estaba encerrado firmemente dentro de minerales insolubles, que descansaban desde entonces en la superficie de la Tierra.

Antes que nada, los científicos analizaron meteoritos que contenían fósforo, que resultó ser soluble en agua. Sin embargo, los periodos al inicio de la vida en nuestro planeta no empatan con los impactos de piedras espaciales, que vio un descenso considerable en esos años.

Una vez descartada esta posibilidad, el equipo se concentró en fulguritas, que se forman cuando un rayo golpea el suelo. Esta teoría mostró ser más viable, ya que las cifras anuales de rayos se ha mantenido constantes desde entonces, a diferencia del número de colisiones de meteoritos.

Fuente: Nature

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .