Duque se echar para atrás, pero la violencia sigue en Colombia


Existen aún reportes de violencia en varias zonas del país.


El gobierno del presidente de Colombia, Iván Duque, ordenó el domingo al Congreso retirar un polémico proyecto de reforma fiscal para subir los impuestos que desató protestas de los sindicatos y organizaciones sociales en medio de las que al menos seis personas murieron y cientos más resultaron heridas después de que varios sindicatos y organizaciones sociales iniciaron protestas para exigir el retiro del proyecto de ley.

Durante las protestas se registraron disturbios y actos de vandalismo en ciudades como Bogotá, Medellín y Cali en donde encapuchados atacaron sucursales bancarias, oficinas gubernamentales, saquearon establecimientos comerciales e incendiaron estaciones de transporte público y autobuses

El presidente dijo que después de dialogar con representantes de los partidos políticos, alcaldes, gobernadores y líderes empresariales escuchó propuestas para financiar los programas sociales y garantizar la sostenibilidad fiscal del país sin afectar a la clase media ni a los más vulnerables.

Duque reveló que algunas iniciativas incluyen una sobretasa de renta temporal a las empresas, la prorroga transitoria del impuesto al patrimonio y a los dividendos, una sobretasa de renta a las personas de mayores ingresos y un plan de austeridad de gastos del Estado.

Legisladores de izquierda, sindicatos y organizaciones sociales calificaron el retiro del proyecto de reforma fiscal como una victoria.

En algunos barrios de las principales ciudades del país se escucharon “cacerolazos” de celebración, una protesta tradicional en la que la gente golpea cacerolas y ollas.

Todavía no hay un conteo oficial definitivo de las muertes relacionadas con las protestas en medio de saqueos y actos de vandalismo, sin embargo, autoridades de Cali, la tercera ciudad más poblada del país y en donde las manifestaciones han sido violentas, confirmaron que tres personas perdieron la vida. Un oficial de la policía murió tras ser apuñalado en medio de desórdenes en la ciudad de Soacha, mientras que un joven murió en Ibagué y otro en el municipio de Madrid.

Fuente: El Economista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .