La miopía: La otra epidemia debido al Covid-19



Televisión, tabletas y teléfonos ayudan a que los pequeños desarrollen problemas visuales


Una de las consecuencias secundarias de la pandemia por COVID-19 está relacionada con la salud visual de las personas gracias a la migración a las plataformas digitales. En un estudio reciente de la Universidad Tecnológica de Queensland este tipo de aislamiento generó impactos negativos en la visión de las personas. La miopía está entre las consecuencias más notables de esta reconfiguración laboral, académica y política.

miopía
Foto: Getty Images

El origen de este declive en la salud visual de las personas está en la interacción incrementada con la luz azul de las pantallas, que daña la estructura de la retina según qué tan expuestos estamos a ella. De acuerdo con su artículo publicado en The Conversation ,el año pasado “será conocido como el año que empeoró la visión del mundo en las próximas décadas”.

Los resultados del estudio se centraron en el alza considerable en las tasas de miopía. Si bien es cierto que, desde que estamos más en contacto con pantallas, se ha aumentado considerablemente, la pandemia es un hito en este índice. En total, se estima que la mitad de la población mundial será miope para 2050.

Aunque podría parecer lo contrario, el problema no está focalizado únicamente en la población de adultos jóvenes. Por el contrario, los niños también han tenido que cambiar la manera en la que interactúan con la educación y entre sí. Por esta razón, según el estudio, la miopía podría estarse gestando desde los años formativos en las personas de ahora en adelante:

“El tiempo que los niños pasan viendo pantallas digitales se ha visto exacerbado por un aumento masivo de la escolarización remota, lo que contribuye directamente a un mayor aumento de la miopía infantil. Los niños educados en el hogar de la era COVID-19 corren el riesgo de convertirse en la población visualmente comprometida del mañana” escriben las autoras.

No sólo eso. El problema está en el crecimiento desmedido del globo ocular que, si se dispara entre los 6 y 10 primeros años de vida, resulta en mayor riesgo de cataratas y dificultades para mirar de lejos. La presión al interior del ojo es demasiada, según la cobertura de Deutsche Welle.

Aunque existen alternativas para solucionar esta problemática, es una realidad que el problema de raíz podría mitigarse con una exposición menor a las pantallas diariamente. Las expertas aseguran que, con una disminución en el tiempo de interacción digital, la miopía en niños, adultos y jóvenes podría reducirse sustancialmente.

Fuente: CNN expansión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .