Inflración-Permanencias-Voluntarias

¡Inflación impresionante!


Es la mayor desde 1982

Los precios al consumidor en Estados Unidos se dispararon el año pasado a su nivel máximo en casi cuatro décadas, lo que ilustra una inflación al rojo vivo que prepara el escenario para el inicio de las subidas de tipos de interés de la Reserva Federal (Fed) a partir de marzo.

El índice de precios al consumidor subió 7 por ciento en 2021, la mayor alza en 12 meses desde junio de 1982, según datos del Departamento de Trabajo publicados este miércoles. El indicador de inflación ampliamente seguido aumentó 0.5 por ciento desde noviembre, superando las previsiones.

Excluyendo los componentes volátiles de alimentos y energía, los llamados precios subyacentes se aceleraron respecto al mes anterior, aumentando 0.6 por ciento más de lo previsto. La medida saltó un 5.5 por ciento respecto al año anterior, el mayor avance desde 1991.


El aumento del IPC estuvo liderado por mayores precios de vivienda y vehículos usados. Los costos de los alimentos también contribuyeron. Los precios de la energía, que fueron un factor clave de la inflación durante la mayor parte de 2021, cayeron el mes pasado.

Los datos refuerzan las expectativas de que la Fed comenzará a subir las tasas de interés en marzo, un fuerte ajuste de política con respecto al cronograma proyectado hace solo unos meses. La alta inflación ha demostrado ser más obstinada y generalizada de lo que predijo el banco central en medio de una demanda sin precedentes de bienes junto con limitaciones de capacidad relacionadas con el suministro de mano de obra y materiales.

Mientras tanto, la tasa de desempleo ahora ha caído por debajo del 4 por ciento. En este contexto en evolución, algunos formuladores de políticas de la Fed han dicho que podría ser apropiado comenzar a reducir el balance del banco central poco después de subir las tasas.

Reacción del mercado a dato de inflación

Las expectativas del mercado para el ajuste de la Fed esperado en marzo y 2022 en su conjunto se mantuvieron prácticamente sin cambios después del informe. Los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años fluctuaron mientras que los futuros del S&P 500 mantuvieron ganancias y el dólar prolongó su declive en el día.


“En términos de dónde se encuentra la Fed en su doble mandato, la inflación y el mercado laboral, básicamente están ahí”, apuntó Michael Gapen, economista jefe de Barclays para EU, en Bloomberg Television. “Realmente no creo que nada los detenga en marzo, excepto uno de estos eventos atípicos. Creo que están listos”.

El índice de energía disminuyó un 0.4 por ciento desde noviembre, la primera caída mensual desde abril debido a la baja de los precios de la gasolina. La inflación de alimentos subió 0.5 por ciento, una ligera desaceleración respecto al mes anterior debido a la caída de los costos de las carnes.

“Lo que tenemos ahora es un desajuste entre la demanda y la oferta. Tenemos una demanda muy fuerte en áreas donde la oferta está restringida, particularmente en bienes, particularmente en cosas como automóviles”, indicó el martes el presidente de la Fed, Jerome Powell, al Comité Bancario del Senado.

Desesperadas por llenar los puestos vacantes, las empresas están aumentando los salarios para atraer y retener a los trabajadores, particularmente en el extremo inferior. Pero el aumento de los precios está erosionando esos avances salariales. Las ganancias por hora promedio ajustadas a la inflación cayeron 2.4 por ciento en diciembre respecto al año anterior, la mayor caída desde mayo, mostraron datos separados este miércoles. Sin embargo, en comparación con un mes antes, subieron 0.1 por ciento, la primera ganancia en tres meses.

Los costos de vivienda, que se consideran un componente más estructural del IPC y representan alrededor de un tercio del índice general, aumentaron 0.4 por ciento con respecto al mes anterior. Otros indicadores de precios de viviendas y alquileres aumentaron el año pasado, probablemente presagiando una fuerte aceleración en las métricas de vivienda del informe este año y ofreciendo un viento de cola duradero a la inflación.

Ómicron, la variante dominante de COVID-19 en EU, está a punto de interrumpir aún más las cadenas de suministro que ya son frágiles, ya que las cuarentenas y las enfermedades impiden que algunos empleados vayan a trabajar. El gasto en servicios como los viajes puede ralentizarse, haciendo bajar los precios, pero los precios de los bienes pueden subir.

No obstante, se espera que el impacto sea temporal. Si bien los economistas esperan que el crecimiento del IPC se modere a alrededor del 3 por ciento en el transcurso de 2022, las rentas más altas, el sólido crecimiento de los salarios, las olas posteriores de COVID-19 y las restricciones persistentes de la oferta plantean riesgos al alza para las perspectivas de inflación.

El entorno inflacionario cambió notablemente en 2021 en comparación con el año anterior, cuando una desaceleración de la demanda relacionada con la pandemia dio lugar a la menor ganancia anual del IPC desde 2015.

Texto original: El Financiero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.