Adán Augusto entregó Tabasco a miembros del Crimen Organizado


Los Sedena Leaks afirman que el ex gobernador del estado hizo tratos con miembros del CJNG.

Cuando era gobernador de Tabasco, el actual secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, entregó la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) y la Policía Estatal a tres hombres que el Centro Regional de Fusión de Inteligencia (Cerfi) Sureste identificó como integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Se refirió incluso a uno de ellos como “supuesto líder” del grupo en Tabasco: Hernán Bermúdez Requeña, quien permanece al frente de la SSPC.

Un informe del Cerfi Sureste señaló que al menos tres líderes huachicoleros de la zona hablaron, en conversaciones privadas, de las presuntas relaciones entre el delincuente Benjamín Mollinedo Montiel, “Pantera”, y “el gobernador” López Hernández. Mollinedo era, entonces, un “blanco prioritario” de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), según el Cerfi, pues encabezaba la organización conocida como “La Barredora”.

En otro informe enviado apenas el pasado 30 de agosto, el Cerfi señaló que Bermúdez, así como José del Carmen Castillo Ramírez y Leonardo Arturo Leyva Ávalo –que fueron nombrados respectivamente Comisionado y Director General de la Policía Estatal de Tabasco por Adán Augusto López Hernández–, forman parte de “La Barredora”.

Los cinco Cerfis esparcidos en el país agrupan a agentes de la Sedena, la Secretaría de Marina (Semar), el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la Guardia Nacional (GN), la Fiscalía General de la República (FGR) y la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), que ponen en común sus recursos para identificar los grupos delincuenciales de su región. Los Cerfis envían informes puntuales al Centro Nacional de Fusión de Inteligencia (Cenfi), responsable de gran parte de la inteligencia de seguridad del país.

Cientos de informes del Cerfi Sureste aparecen entre los millones de documentos de la Secretaría de la Sedena y hackeados por el colectivo Guacamaya, dando pie a la investigación SedenaLeaks. Antes de publicar este reportaje, Proceso y otros medios buscaron a la Segob y a Adán Augusto López Hernández –incluso a dos de números personales del secretario– para establecer un canal de comunicación directo y recoger su versión sobre los señalamientos graves que plantean los informes, pero no se recibió respuesta alguna.

 

La Barredora no existe: Bermúdez

En entrevista para esta investigación, Bermúdez aclaró que no fue notificado sobre “nada de esto”; aseveró que el grupo “La Barrederoa” es “inexistencial” (sic) y, tras afirmar que no puede responder por los 7 mil policías bajo su mando, puso en duda la veracidad de los documentos hackeados a la Sedena.

“Aquí no tenemos conocimiento que exista un cartel y más de esa magnitud”, refrendó, y abundó: “¿Cómo vamos a proteger algo que no se tiene la prueba de la existencia?”. El funcionario planteó que “si hay algo en contra pues en cualquier momento que me sienten en el banquillo de los acusados”.

En más de una decena de informes, el Cerfi Sureste identificó a Hernán Bermúdez Requeña como “supuesto líder del CJNG en Tabasco”, conocido bajo el apodo de “Comandante ‘H’”, y rastreó sus múltiples conexiones con grupos criminales de la región. Adán Augusto López Hernández lo nombró al frente de la SSPC de Tabasco en diciembre de 2019.

Tan solo un mes antes, el Cuartel General de la 30 Zona Militar había enviado al Cerfi Sureste un oficio donde señaló que Bermúdez, entonces director de la Policía de Investigación de Tabasco, tenía presuntos vínculos con el capo Trinidad Alberto De La Cruz Miranda, “El Pelón de Playas”, identificado con Los Zetas.

En febrero de 2021, el Cerfi mandó al Cenfi un informe indicando que Bermúdez llamó a un intermediario de “Pantera”, y le ofreció su gestión para liberar a su cuñado, “Pelón”, –detenido por la Guardia Nacional el 23 de febrero de 2021– a cambio de 500 mil pesos. El 31 de mayo, el mismo centro informó que Bermúdez “posiblemente” informó a “Pantera” sobre un operativo inminente “del Estado y de la Secretaría de Marina” ocurrido tres días antes.

Otro informe titulado “CJNG en Tabasco” enviado en julio de 2021, planteaba que la rama del grupo criminal en el Estado estaba dirigida por un líder apodado “Gabo”, quien tenía entre sus principales operadores a Bermúdez y Leyva, pero también Javier Reyes Palomeque –coordinador general de Policías Municipales– así como “posiblemente José Felipe Padilla Castañeda, Coordinador Estatal en Tabasco de la Guardia Nacional”.

Cuando se emitió ese informe, Adán Augusto López Hernández era todavía gobernador de Tabasco por Morena. Su amigo y paisano, el presidente Andrés Manuel López Obrador, lo nombró al frente de la Segob el 30 de agosto de 2021.

 

Ascenso criminal

De acuerdo con el Cerfi, “Pantera” sería responsable de varios asesinatos en su pugna por el control de los municipios de Huimanguillo y Cárdenas, incluyendo los homicidios de dos agentes de la Fiscalía General del Estado, en abril de 2021.

Los informes fueron elaborados entre febrero de 2021 y agosto pasado; el más reciente de ellos señala que Mollinedo fue detenido, y que su hermano, Felipe Mollinedo Montiel, “El Felipe”, tomó su lugar en la organización.

Un informe de inteligencia de mayo de 2021 plantea que, en diciembre de 2020, dos delincuentes dedicados al huachicoleo en Tabasco dijeron, en una plática privada –presuntamente intervenida por las autoridades– que “el responsable de la ejecución de Andrés Rodríguez Vasconcelos (a) “Kalimba”, fue Benjamín Mollinedo Montiel (a) “Pantera” con apoyo de los oficiales por órdenes del Gobernador (quizá se refieran a Adán Augusto López Hernández, Gobernador de Tabasco)”.

El informe cita otra conversación de diciembre de 2020, en la cual el líder una cédula criminal dedicada al robo de combustible en Cárdenas dijo que “’Pantera’ …está con el gobierno, está con el gobernador (quizá Adán Augusto López Hernández, Gobernador de Tabasco) eso me dijo la última vez, de hecho el titular del estado le ofreció una gratificación a cambio de un jale, me lo están poniendo y le vamos a romper su madre… (en referencia a Kalimba)”.

En ambos relatos, las partes entre paréntesis que indicaban que los delincuentes “quizás” se referían a Adán Augusto López Hernández, fueron agregadas por los propios agentes del Cerfi Sureste, uno de los cinco centros que existen en el país, donde agentes de la Sedena, la Semar, el CNI, la GN, la FGR, y esparcidos en cinco zonas del país. El Cerfi Sureste monitorean la actividad delictiva en regiones.

En una presentación muy extensa elaborada en mayo de 2021, el Cerfi Sureste detalló el ascenso de Benjamín Mollinedo Montiel, “La Pantera”, un exsicario de Lucero Naranjo García, miembro de “Los Zetas” que heredó la plaza de Tabasco tras la ejecución de su esposo Sergio Meza Flores, “El Sorullo”, según el informe.

De acuerdo con el informe, el grupo de Mollinedo estaba conformado por alrededor de 50 personas y se dedica al huachicoleo, la extorsión, la venta de material robado de Pemex y la compra de armas, entre otros, todo con el apoyo de un grupo de sicarios y mediante “la cooptación de autoridades de los tres niveles de gobierno”.

El reporte mostró, con base de acciones de inteligencia, cómo el “Pantera” cooptó a un presunto integrante de la Semar, asesinó a rivales –especialmente su rival “Kalimba–, pactó con “personal de Fuerza Civil de Agua Dulce” dedicadas al tráfico de personas, negoció con agentes de la Guardia Nacional que querían “arreglarse para trabajar”, sobornó a policías municipales e incluso entregó despensas navideñas a pobladores.

El informe también exhibió que el “H” y su asesor Carlos Tomás Díaz Rodrígez, “El Lic”, trabajaban de la mano con “Pantera”; señaló que el funcionario “autorizó que ‘Pantera’ tomara el control de Huimanguillo y parte de Cárdenas, Tabasco’”.

Un esquema señalaba que “Pantera” contaba con la complicidad de varias autoridades, incluyendo agentes de la Fiscalía General de la República (FGR), dos policías de tránsito, un soldado del 57º Batallón de Infantería de la Sedena, un elemento de la Semar y un trabajador de seguridad de Pemex.

El informe también señaló que un delincuente apodado “El Nepo” dijo a “Pantera” que “deberían trabajar con Oscar Ferrer Abalos (Candidato de Morena por la alcaldía de Huimanguillo, Tab.) ya que este los llegó a tomar en cuenta, refirió que podían darle protección y combustible para su movimiento (campaña), y en caso de que ganara la alcaldía les debería facilitar 2 volteos y 1 retroexcavadora, además de dejarlos trabajar y darles protección en Huimanguillo”. Finalmente “Nepo” y “Pantera” se distanciaron y se lanzaron en una batalla a muerte por Tabasco.

Texto original: Proceso

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.