El escenario presupuestal para Primera Infancia para el 2023


Por Alberto Sotomayor (Heraldo de México)

La evidencia científica ha demostrado fehacientemente que la inversión, suficiente y de calidad, orientada a programas integrales para la Primera Infancia tiene altas tasas de retorno debido a sus múltiples beneficios, no sólo para los individuos sino al país en conjunto en materia de salud, educación, ingreso, productividad, igualdad y seguridad.

En México existen avances para incentivar el incremento en la magnitud y calidad de la inversión en Primera Infancia, sin embargo, todavía resultan insuficientes para garantizar el pleno ejercicio de los derechos de todas las niñas y niños menores de 6 años: seguimos gastando poco y mal, además en programas claves para el bienestar infantil se advierten retrocesos en la asignación de recursos y aún es débil la transversalidad y coordinación de políticas orientadas a su atención.

En este contexto, desde hace varios años, desde el Pacto por la Primera Infancia, iniciativa ciudadana de abogacía e impacto colectivo cuyo objetivo es hacer de la Primera Infancia una prioridad nacional, se han elaborado y presentado análisis presupuestales y lo que se advierte en el proyecto de presupuesto de egresos en lo tocante a los recursos públicos orientados a la atención de la Primera Infancia para el 2023 es que la inversión para los niños más pequeños sigue sin ser una prioridad gubernamental.

En este sentido, se prevé una asignación presupuestal de $171 mil 613 millones, lo que implica un incremento del 4% respecto al año anterior. Sin embargo, es importante destacar que en los últimos años se ha incrementado el presupuesto debido a una mejor etiquetación de recursos, por lo que en realidad se trata de “ilusiones” y no de aumentos efectivos, además de que, en términos reales, es decir considerando los efectos de la inflación, el crecimiento es prácticamente inexistente, al ser de tan sólo el 0.1%

Este incremento marginal en los recursos para la Primera Infancia refleja aún el bajo nivel de prioridad que ocupa en la agenda gubernamental, más aún al realizarse el contraste de los recursos que se destinan a otros grupos poblaciones como el de adultos mayores, cuyo principal programa se proyecta incrementarlo en un 41%, con lo cual su presupuesto será prácticamente el doble del presupuesto de todos los programas que se orientan a la atención de la Primera Infancia. Adicionalmente se advierten profundos retrocesos en la previsión presupuestal en algunos programas, principalmente en materia de salud, alimentación, cuidados y protección.

Por ello, desde el Pacto por la Primera Infancia, hacemos un llamado a las y los diputados, para que durante el proceso de examen presupuestal intervengan en uso de sus facultades exclusivas para corregir esta asimetría en la asignación de recursos para la Primera Infancia que vulnera el derecho a la salud, a la alimentación, a los cuidados y a la protección de la infancia temprana de nuestro país.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.