¿Por qué no hay nuevos nombre para el Covid-19?


A pesar de que han existido nuevas variantes, la OMS ha decidido no nombrarlas…¿Por qué?

Con la llegada de la variante de COVID BA.1 y BA.2, conocida como Ómicron, la comunidad científica dejó de poner nuevos nombres a las alteraciones del virus, lo que hace la situación en torno a la pandemia sea incierta, y exista una “falsa sensación de seguridad” mientras la posibilidad de una nueva alerta sanitaria sigue vigente.

En 2021, luego de que aparecieran las primeras variantes de COVID, la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó ponerles nombres griegos con la finalidad de evitar denominaciones que pudieran ser estigmatizantes o discriminatorias según la región, por ejemplo: ‘cepa brasileña’.

El resultado fueron nombres como Delta, Gama, Alfa y Beta en las variantes de atención; sin embargo con ómicron, que apareció a finales de noviembre de 2021, todo cambió, ya que por sí sola, esta mutación de COVID era muy diferente en su genética que las demás.

Desde ese entonces, los nuevos contagios con ómicron, que provocaron tres olas de casos en México, son protagonizados por variantes como BA.5, XBB, BQ.1, etc. que de acuerdo con expertos, son sublinajes que evaden a las vacunas; sin embargo, no tienen una denominación propia, ya que la preocupación por ponerles nombre terminó hace meses.

De acuerdo con CNN, en el último año con dos meses se identificaron 650 sublinajes de ómicron.

La comunidad científica denomina la ‘X’ en las variantes como una recombinante, es decir, cuando dos virus intercambian material genético. Mientras, las letras son una denominación con la que dividen a las subvariantes.

Por ejemplo, la variante XBB, conocida como ‘la pesadilla’, es resultado de mutaciones que comenzaron con XA hasta llegar a la XZ, posteriormente hubo sublinajes con XAA hasta llegar a la XAZ y finalmente llegaron las subvariantes XBA y XBB, teniendo al abecedario como referencia.

El Biólogo Michael Worobey dijo a CNN que es adecuado que no continúen los nombres griegos para las nuevas subvariantes de ómicron; sin embargo, el COVID, virus que surgió en China duratnte 2019, sigue mutando, y el hecho de que las subvariantes de riesgo no tengan una denominación genera una “falsa sensación de seguridad”.

En octubre de 2022 se detectó el caso de una persona contagiada con la variante Delta de COVID, solo que tenía 17 mutaciones, y de acuerdo con el doctor, fue una variante que acampó y afectó crónicamente a una persona con comorbilidades.

Este tipo de virus tienen el potencial de crear una nueva alerta sanitaria según el doctor Worobey, mientras que Bette Korber, quien trabaja en el Laboratorio Nacional de Los Álamos, en Estados Unidos, dijo que “las variantes dentro de ómicron son realmente pronunciadas y distintivas. No es que ómicron sea una sola cosa en absoluto. Evolucionó enormemente”.

Otros especialistas como Ryan Gregory, biólogo evolutivo de la Universidad de Guelph en Canadá, señalan que es importante que las denominaciones de las subvariantes de ómicron sean más sencillas de comunicar sin sembrar pánico en la gente.

Fuente: CNN

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: