Noticias

La consulta una farsa


Texto original por Federico Reyes Heroles (Excelsior)

Tampoco iré a la consulta. Me sumo a la espléndida argumentación de Pascal Beltrán del Río y de otros colegas. Los porqués son muchos:

1.-Los asuntos técnicos no deben ser sometidos a los vaivenes de la opinión pública. ¿Acaso se consulta el diseño de un quirófano o la cimentación de un muelle?

2.-Más de 20 instituciones académicas o instancias especializadas —desde Mitre, la más conocida y renombrada, hasta empresas de turismo, pasando por los controladores aéreos y pilotos— han expresado con toda claridad la incompatibilidad de Santa Lucía con el actual aeropuerto.
3.- Porque dos cuerpos —en este caso, aviones con cientos de pasajeros a bordo— no pueden ocupar el mismo espacio al mismo tiempo. Es increíble lo dicho por el señor Riobóo: los aviones se “repelen”, quien por cierto, tiene un descarado conflicto de interés.
4.-El NAIM tiene décadas de ser estudiado y, por supuesto, se tomó en cuenta la alternativa de Santa Lucía, para la cual no existe hoy ni siquiera un proyecto ejecutivo, mismo que se podría llevar años. Eso no es serio. Cada día que transcurra con la operación saturada del actual aeropuerto es un grave riesgo. El NAIM urge.
5.-Porque cancelar Texcoco supone tirar a la basura alrededor de 10 mmd, o sea, la mitad de una refinería o el presupuesto de la UNAM para cinco años, el equivalente a decenas de hospitales o miles de escuelas, todo ello en un país con muchas carencias.
6.- En contraste, el NAIM es autosustentable, no se necesitan dineros fiscales para sacarlo adelante, dineros que pueden ser utilizados para escuelas, hospitales, etcétera. ¿Ahorros, de qué estamos hablando? Cada peso fiscal que requiera Santa Lucía se le estará quitando a un niño o a un enfermo. Que lo carguen en su conciencia.
7.-El NAIM no es un asunto que concierna exclusivamente a la Zona Metropolitana. Se trata de un centro neurálgico de México, pues la operación de múltiples negocios, el turismo o el transporte de carga o las relaciones diplomáticas pasan por la CDMX.
8.- La CDMX está llamada a ser un gran hub para muchos vuelos de enlace entre Norteamérica, Centroamérica y el sur del continente. La vocación natural está allí, dormida, en perjuicio, de nuevo, del empleo y del bienestar de los mexicanos.
9.-La aviación comercial mexicana es una actividad que genera miles de empleos, queremos que tenga las mejores condiciones para que siga creciendo, ello en un entorno muy competido. La opción de tener dos aeropuertos distantes supone aumentar sensiblemente los costos para las aerolíneas y para los millones de pasajeros.
10.- El actual aeropuerto, con todos sus parches, ha servido a México por medio siglo. El horizonte de Santa Lucía es de diez años. El del NAIM es de casi medio siglo.
11.- Hablar de Toluca como una alternativa muestra un profundo desconocimiento o ignorancia sobre el impacto de los varios cientos de metros de diferencia en altitud para los vuelos transoceánicos. Se los puede decir cualquier piloto de un 747, Airbus 380 o un Dreamliner y lo que venga.
12.- Todas las encuestas profesionales muestran que la opinión pública de México —de todo el país— está a favor del NAIM, en una proporción de dos a uno. Ése es y será el único dato confiable al respecto.
13.- La mentada “consulta” no sigue los lineamientos legales para tal ejercicio plasmados en la Constitución. No es ilegal, pero no es legal, lo ha dicho Lorenzo Córdova.
14.- Retomo lo dicho por Pascal: un partido político es el que organiza la supuesta consulta, lo cual la descalifica de entrada.
14.- El resultado que salga no será en absoluto representativo del sentir del país. Será parcial y con nula representatividad. Si llegara a participar el 0.5% sería una burla.
15.- La ciudadanía no está ni remotamente informada del manejo de los espacios aéreos. De nuevo, llevaría años divulgar los conocimientos mínimos para una discusión informada.
16.- Para la elaboración de los reactivos usados en una encuesta se sigue una metodología muy compleja, de tal manera que no haya margen de confusión o un sesgo. Normalmente se realizan múltiples pruebas piloto para depurarlos. No es el caso. Como bien lo señaló Pascal, desde el uso de los colores de Morena en la papelería hay una grave distorsión. La metodología es confusa, opaca, poco confiable, como lo ha escrito Luis Carlos Ugalde El Financiero (16-X,18).
17.- Los reactivos tienen un sesgo evidente, en uno se construye, en el otro se desperdicia. ¿Por cuál votarán? En ese sentido, la consulta es un gran engaño.
18.- Tampoco se entiende por qué durará cuatro días, cuáles serán los mecanismos de supervisión, quiénes estarán en los puntos de votación y qué garantía nos dan de imparcialidad, cómo fueron seleccionados, cuáles son las fórmulas de impugnación.

Todo esto me parece una gran farsa, una farsa muy perversa producto de la obsesión por enterrar a EPN.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.