Editoriales

“El cártel de los viejitos”


La nueva refinería de Dos Bocas, Tabasco, uno de los proyectos insignia del nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador, descansa en un compacto grupo de jubilados de Pemex.

Se les conoce como el “Cártel de los viejitos”, todos ex funcionarios de la paraestatal donde el más joven no tiene menos de 75 años. Lo lidera José Alberto Celestinos, un ingeniero químico egresado de la UNAM de 89 años de edad.

“Celes” está cerca de Rocío Nahle, la próxima secretaria de Energía. En ese grupo están también Enrique Delgado, Sergio Cruz, Gustavo Bonilla y Roberto Ocegueda. Todos son considerados la “materia gris” de Octavio Romero, el nuevo director de Pemex.

Estos petroleros mexicanos gozan de todo el respeto y reconocimiento de AMLO. Son hombres que ya están más allá del bien y del mal y que desarrollaron una tecnología cien por ciento mexicana para mejorar los crudos pesados que ya tienen patentada.

Celestinos le está reportando a Jorge Arganis, el funcionario que el propio Romero designó como encargado del proyecto de la refinería de Dos Bocas. Este mega desarrollo va ser la punta de lanza para que el nuevo gobierno logre su objetivo de elevar la producción de petróleo.

El nuevo Pemex se va volcar a aguas someras y pozos terrestres para exprimir el petróleo y con esa tecnología cumplir la meta de elevar de 1.8 a 2.6 millones la producción diaria.

REUNIÓN DEL ADIÓS

Hoy al medio día, en la Secretaría de Economía, se realizará el que muy probablemente sea el último encuentro del presidente Enrique Peña Nieto con el sector empresarial. El evento se llama “Resultados del sector de economía y creación de empleos”. Acudirá la plana mayor de la cúpula de cúpulas empezando por el Consejo Coordinador Empresarial, que preside Juan Pablo Castañón, así como el resto de organismos que lo componen: CMN de Alejandro Ramírez, Concamín de Francisco Cervantes, Coparmex de Gustavo de Hoyos, ABM de Marcos Martínez, CNA de Bosco de la Vega, Concanaco de José Manuel López, entre otros. Vaya que la reunión llamará a la nostalgia, máxime por el ríspido ambiente que están empezando a respirar los hombres de negocios.

QUIERE EL INFONAVIT

Alfonso Romo, próximo Jefe de la Oficina de la Presidencia, tiene la encomienda de reestructurar a la banca de desarrollo. Ya colocó a uno de los suyos, Eugenio Nájera, como responsable de Nafinsa y Bancomext. Un organismo muy relevante que analiza incorporar a este sector es el Infonavit, que está asumirá el 1 de diciembre Carlos Martínez. Se trata de un “animal suigéneris”, porque no es propiamente banco, pero concentra recursos por 1.4 billones de pesos. Es visto como un gran fondo de hipotecas. El que el instituto de vivienda de los trabajadores sea manejado desde Presidencia habla de lo estratégico que resultará para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Ojalá que no se equivoquen.

ADIÓS A LA COFEPRIS

Vaya considerando que la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) desaparecerá como está ahora en el gobierno de la Cuarta Transformación. Se quedará sólo con las atribuciones de autorización de permisos y el resto de sus funciones se resectorizarán en la Secretaría de Salud que va encabezar Jorge Alcocer. ¿Quién va dirigir esa nueva mini agencia? Tres nombres son los que suenan: el ex secretario de Salud del gobierno de Hidalgo, Pedro Luis Noble Monterrubio; el senador morenista, Miguel Ángel Navarro, y el presidente de la Comisión de Salud de la Coparmex, Raúl Riquelme.

UN NEOFITO AL IMPI

Donde ya hubo designación y más de uno levantó la ceja, sobre todo en la industria farmaceútica, es el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI). Miguel Ángel Margáin está entregando la oficina a un auténtico neófito del tema: Juan Lozano. Este funcionario viene de dirigir Pemex Fertilizantes, la unidad de negocios que cobijó dos de las operaciones más cuestionadas de Emilio Lozoya: las compras de AgroNitrogenados a Alonso Ancira y Fertinal a Ricardo Salinas. Lozano, para rematar, fue titular de la Unidad de Vinculación del IMSS.

SCHERER ESCUCHA

Mañana los integrantes de ConMéxico, que lidera Jaime Zabludovsky se reunirán en el Club de Industriales con el futuro Consejero Jurídico de la Presidencia, Julio Scherer Ibarra. Se preguntará porqué con él. Pues nada más porque se trata del más cercano al próximo presidente, Andrés Manuel López Obrador. Hay muchos asuntos relacionados con el área de Scherer que importa a ese gremio, donde están gigantes como Unilever, Coca-Cola, Bimbo, Procter & Gamble, Bacardí, PepsiCo, Gruma, Diageo, Lala, Barcel, Cuervo, entre otras. Desde seguridad física hasta reglas de etiquetado, pasando por potenciales impuestos.

Texto original: El Financiero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.