Lo bueno, lo malo, lo peor


Por Edel López Olán

Lo bueno:

México: Tercer lugar panamericano

La distancia se mide en metros. El tiempo se mide en segundos. Pero el coraje no puede medirse con nada.

Los deportistas mexicanos llegaron a la justa panamericana como dicen en nuestra tierra “con una mano adelante y una atrás” La falta de apoyo a los deportistas y la eterna burocracia rica en pretextos y desplantes de nuevo dejo en el olvido a una delegación que no tuvo ni siquiera el uniforme digno para la inauguración.

Pero, como dicen las abuelas, la “cachetada con guante blanco” duele más que cualquier otra acción en contra.

37 medallas de oro. 36 de plata y 63 de bronce fueron la cosecha de cientos de jóvenes qué, con pundonor, dejaron el nombre de México en alto en un interesante y destacado tercer lugar en el medallero; la mejor cosecha de una delegación mexicana en el extranjero desde Mar del Plata en 1995.

Palabras más o menos, los atletas mexicanos deben ser reconocidos únicamente por el pueblo de México, un pueblo que sonríe ante su presencia y les dice: ¡Gracias! Por su esfuerzo, por su esperanza, por su dedicación, por demostrarnos de nuevo que México es un país donde su gente, a pesar de todo, sigue brillando, creyendo, ilusionándose con que algún día, desde la tempestad, podamos encontrar ese equilibrio entre el discurso y la realidad y ver en los resultados la objetividad de los hechos.

Hoy más que nunca estamos orgulloso de ustedes y los acompañaremos a la siguiente frontera: Tokio 2020.

¡Enhorabuena

Lo malo: AMLO y su falta de honestidad.

AMLO-Permanencias-Voluntarias

La honestidad es un valor que se inculca desde pequeño y debe ser una obligación inculcarlo desde el seno familiar, apuntalándose en la conciencia toda la vida.

La “cuarta transformación” (Según ellos) se convirtió en un estandarte específico de moralidad y buenos valores. Su portavoz, dueño y líder moral, Andrés Manuel López Obrador, acuñó como canto de batalla  que la honestidad sería ese faro que dictaría el destino de una transformación que parece más una involución de ideas y pensamientos, un más de lo mismo.

Ana Gabriela Guevara, Directora de la comisión nacional del deporte (CONADE), entregó una medalla conmemorativa al presidente de la república por su “apoyo” a la delegación mexicana de los Juegos Panamericanos en Lima, Perú, 2019, en un acto que nadie, hasta el momento, ha podido entender ni explicar su significado.

Con la “austeridad” los atletas mexicanos se vieron afectados con un recorte al presupuesto del 24% (1519 millones de pesos) algo que obviamente afecta a delegaciones, entrenadores, atletas y familias en general; por otro lado, el presidente de la república anunció la creación de la Oficina de presidencia para la promoción y desarrollo del Beisbol en México (ProBeis) al cual le asigno de forma arbitraria 350 millones de pesos para consolidar un deporte que ni siquiera figura en el medallero de ninguna justa deportiva.

Y no es menospreciar el beisbol, para nada, pero desde hace muchos años en el país se han perseguido los grandes capitales asignados “bajo el agua” al fútbol, y hoy, de forma descarada, el presidente de la república convierte un deporte en asunto de estado, en un país ávido de soluciones a largo y mediano plazo y que sigue sin entender como una inversión sin pies ni cabeza (también se aprobó la compra de dos estadios por más de 1000 millones de pesos) podrá ayudar al país.

Entonces…¿Debe AMLO aceptar una medalla por no impulsar nada?

La honestidad de un hombre no se puede medir, se hace tangible mediante los hechos y afirmaciones frente y detrás de la gente, y hoy, es más que evidente que tanto su medalla, como su cínica sonrisa, carecen de honestidad.

Lo peor: La violan y nadie hace nada

 

Una joven fue violada por cuatro policías preventivos de la Ciudad de México. Fue violada confiando en que cuatro policías cumplirían su función de ayudarla y protegerla. Fue violada, y de nuevo, no paso nada.

Durante la madrugada del pasado sábado 3 de agosto en la Colonia San Sebastián, de la alcaldía Azcapotzalco, según los hechos, una joven, después de una fiesta, fue acompañada por un amigo que la dejó a dos cuadras de su casa, ahí, de una forma extraña, un par de policías se le acercaron y le ofrecieron llevarla a su domicilio. La joven, desesperada y al no poder huir de la propuesta tocó la puerta de un domicilio, pero no recibió respuesta; los policías la subieron a la parte trasera de la patrulla, la obligaron a desnudarse y la violaron entre cuatro elementos.

Al saber de los hechos, Ernestina Godoy, procuradora capitalina, informó que asuntos internos dio con los responsables (según la declaración de la joven) pero al parecer, ante una falta de identificación de la víctima no se pueden imputar ningún delito.

Jesús Orta Jiménez, secretario de seguridad ciudadana, aseguró que los elementos siguen en funciones y en la calle, y que ante la falta de seguimiento al caso, no pueden hacer absolutamente nada.

La pregunta que se lanza al aire en este tipo de casos es:

¿Las autoridades no saben que hacen sus policías?

¿En cuántos casos se ha visto que los mismos policías han amenazado a las víctimas para no ejercer la denuncia para no continuar el proceso?

¿En qué país viven las autoridades?

En México, uno de los países donde la justicia hacía las mujeres es mínimo, cualquier foco rojo debe ser tomado en serio por cualquier autoridad. Tan solo en el gobierno de Mancera desaparecieron 342 mujeres entre 12 y 22 años, según el Registro Nacional de datos de personas desaparecidas, y a pesar de las cifras, las autoridades capitalinas decidieron ignorar las cifras y seguir con el famoso: “Todo está bien”

En una consecuente represalia, el Colectivo Feminista reclamó la mala conducta y la impunidad de los policías implicados y la increíble forma en como las autoridades han ignorado todas las pruebas en contra de los elementos de seguridad pública dados por la joven, que, por miedo, decidió no continuar con el proceso por presuntas filtraciones de datos personales.

El método podrá no parecernos a todos, pero para muchos en este país la reacción de este Colectivo se ha convertido en la expresión de impotencia de miles de personas en este país, que ve como Claudia Sheinbaun, acusa a este colectivo como un grupo de personas que quieren provocar a las autoridades en lugar de hablar de lo que se debe hacer para salir del grave problema de seguridad que sigue avanzando cada día en la CDMX.

Así corren los días en un país que sigue navegando entre la ineficacia de las autoridades, el estigma de la sociedad a las víctimas y la burla a una lucha que hoy, nos parezca el método o no, tiene una gran causa justa por la cual luchar: La dignidad de las mujeres y su búsqueda de justicia

Hasta la próxima

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.