El racismo en Estados Unidos: Más allá de la violencia


Los tiroteos policiales y la muerte de hombres afroamericanos bajo custodia, o incluso mientras corren, han provocado olas de protestas contra el racismo en todo el país. La muerte el 25 de mayo de George Floyd cometida por un oficial de policía blanco en Minneapolis y la muerte a tiros de Ahmaud Arbery en Brunswick, Georgia, el 23 de febrero de 2020, por un padre y un hijo blancos han generado indignación y manifestaciones en ciudades de todo Estados Unidos.

Pero, como investigador de salud pública que estudia los efectos del racismo en la salud de los hombres afroamericanos, descubrí que los efectos del racismo en la vida y la muerte en Estados Unidos van mucho más allá de los disparos policiales. También descubrí que, si bien el racismo perjudica a muchos grupos de personas, los hombres afroamericanos pagan el costo más alto.

Como resultado del racismo y la pobreza e injusticia asociadas, la esperanza de vida de hombres afromaericanos es de 71.9 años, muy por debajo de las mujeres blancas (81.2), las mujeres negras (78.5) y los hombres blancos (76.4). Esto se debe principalmente al mayor riesgo de este este sector poblacional de morir por varios tipos de cáncer, derrame cerebral, VIH y homicidio. A pesar de la disminución general de la cantidad de homicidios en Estados Unidos, el homicidio sigue siendo la principal causa de muerte para los hombres negros de 10 a 24 años.

Mi investigación y la de muchos otros vinculan fuertemente estas muertes y los malos resultados de salud física y mental en general con el racismo. Para los hombres afroamericanos en EU, el racismo es una experiencia diaria que perjudica su salud y conduce a enfermedades crónicas. Alrededor del 66 por ciento de los negros informan altos niveles de discriminación racial cotidiana.

Un ejemplo es ser rechazado para un trabajo (en lugar de ser tratado de manera diferente en el trabajo). En promedio, cada joven afroamericano enfrenta una experiencia discriminatoria importante cada año. La discriminación es un factor de riesgo importante para problemas de salud en todos los ámbitos.

También hay oportunidades bloqueadas para los hombres afroamericanos y otros tipos de discriminación que son menos frecuentes pero muy consecuentes, así como eventos discriminatorios importantes. Combinadas, estas experiencias discriminatorias hacen que la vida de los hombres negros sea más difícil y más corta que para otras razas por grupos de género. Si bien se sabe que la discriminación es un factor de riesgo de muerte prematura, enfermedad cardíaca, depresión y suicidio, sabemos que los hombres afroamericanos sufren más discriminación que otros grupos, incluidas las mujeres afroamericanas.

Como profesor asociado de medicina familiar en la Universidad de Medicina y Ciencia Charles R. Drew, una escuela de medicina históricamente afroamericana, estudio cómo el racismo afecta a las minorías raciales y étnicas, en particular a los hombres afroamericanos. Mis estudios han demostrado que la discriminación y el racismo son las causas fundamentales de la depresión, la ansiedad, el consumo de sustancias y el suicidio, así como la mala salud física.

En un estudio reciente, descubrí que el sentido de dominio, que se refiere a la capacidad de las personas para tomar el control de su vida, podría reducir la angustia psicológica de las mujeres afroamericanas. Para los hombres afroestadounidenses, sin embargo, los altos niveles de dominio no fueron suficientes para reducir la angustia psicológica.

En otro estudio, comparé a hombres afroamericanos y mujeres afroamericanas por el efecto de su nivel educativo en sus síntomas depresivos y angustia psicológica. Analicé datos de 3 mil 570 adultos (2 mil 299 mujeres y mil 271 hombres) y descubrí que la educación protege a los hombres afroamericanos menos que a las mujeres afroamericanas de los síntomas depresivos y la angustia psicológica. Eso significa que los hombres corren el riesgo de tener síntomas depresivos y angustia psicológica en todos los niveles de logro educativo. Es decir, su éxito no es suficiente para reducir su depresión y angustia.

Todos estos estudios han utilizado datos representativos a nivel nacional. Por lo tanto, los resultados son generalizables para los estadounidenses. Todos muestran un patrón llamado rendimientos disminuidos de los recursos económicos y no económicos para los hombres negros. Aunque también son vistos para otra raza por grupos de género, son más pronunciados para los hombres negros. Como resultado de estos rendimientos disminuidos, los hombres negros que tienen altos niveles de aspiraciones y motivación para llegar a la cima de la sociedad aún se enferman, se sienten poco saludables y mueren temprano.

En otras palabras, mientras EU trate injustamente a los hombres afroamericanos, sus recursos propios no los protegerán, por lo que muestran resultados sistémicamente pobres, independientemente de su estado en la sociedad.

Una vez más, estos no se limitan, sino que son peores para los hombres afromaericanos.

Incluso el sistema de atención médica de EU trata a los hombres afroamericanos peor que a las mujeres afroamericanas. Esto incluye recibir una atención médica de menor calidad en comparación con los blancos o las mujeres afroamericanas. Tal discriminación deteriora su capacidad para controlar su enfermedad, por lo que desarrollan peores resultados y se enferman.

Uno de mis documentos muestra que los hombres blancos tienen un papel específico en ello. Mi trabajo muestra que el sesgo antiafroamericano es más alto en hombres blancos que en mujeres blancas. Esto es muy preocupante porque los hombres blancos tienen el más alto nivel de poder en la ley, la política, la policía y muchas otras instituciones en Estados Unidos.

Los recientes disparos hacia hombres afroamericanos, ya sea por parte de la policía u otros, muestran que los hombres afroamericanos son el objetivo específico de hombres blancos, el grupo que también está a cargo de la ley y el orden. Todos estos son ejemplos de cómo las estructuras sociales y los prejuicios causan problemas de salud entre los hombres negros.

Varios de mis estudios han documentado un alto riesgo de depresión en hombres y niños afroamericanos de alto nivel socioeconómico. Estos estudios muestran un riesgo mayor, en lugar de menor, de depresión como resultado de la movilidad socioeconómica en EU.

Una explicación para esto es que pagan un precio muy alto por su boleto a la cima de la sociedad. Este viaje también les abre los ojos a las desigualdades reales que existen en la sociedad estadounidense.

En otro estudio entre niños afroamericanos, los ingresos altos aumentaron el riesgo de depresión, lo que sugiere que los de altos ingresos están más deprimidos, no menos, que los niños afroamericanos de bajos ingresos. En otro estudio mío más, 25 años de seguimiento de adultos estadounidenses mostraron que la educación superior en realidad aumenta los síntomas depresivos de los hombres afroamericanos con el tiempo. No vi este patrón en hombres blancos, mujeres blancas o incluso mujeres afroamericanas.

En otro estudio, descubrí que los hombres blancos obtienen la mayor esperanza de vida de su empleo. La ganancia fue menor pero aún considerable para las mujeres blancas y las afroamericanas. Los hombres negros, sin embargo, murieron antes, independientemente de su empleo.

Por lo tanto, actualmente en Estados Unidos, el racismo es una causa fundamental de la mala salud de los hombres afroamericanos. Dada la estructura social, los activos personales y las ambiciones como la educación avanzada, los ingresos y el empleo no aíslan a los hombres afroamericanos del racismo de la sociedad estadounidense en la que viven. De hecho, estos activos aumentan la probabilidad de que los hombres afroamericanos sean discriminados.

Muchos estudios han demostrado que el racismo, la discriminación, los prejuicios y los factores estresantes ambientales relacionados tienen un papel más destacado en causar ansiedad, depresión, uso de sustancias y mala salud física de los hombres afroamericanos que las mujeres afroamericanas.

Shervin Assari, de la Universidad de Medicina y Ciencia Charles R. Drew.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.

Texto original: El Financiero


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .