¿Cómo se roban la información de los cajeros automáticos?


Los skimmers son personas que se dedican a robar la información de las tarjetas de crédito a través de lectores y cámaras miniaturas en zonas específicas del cajero.

En los cajeros, los estafadores suelen colocar un lector de tarjetas magnéticas en la ranura donde el cliente inserta la tarjeta. Posteriormente, el dispositivo «lee» la información de la banda magnética y la transmite a otro aparato, donde quedan almacenados los datos.

Asimismo, en otras ocasiones una pequeña cámara inalámbrica, oculta cerca del panel frontal del cajero automático captura el PIN del usuario cuando se ingresa. La información del dispositivo y la cámara se envía de forma inalámbrica al criminal, que generalmente está estacionado con una computadora portátil cerca.

Finalmente, el usuario del cajero automático no tiene idea de que su información ha sido comprometida.

Esta práctica, el skimming, se produce en muchas ocasiones en cajeros automáticos, aunque también han salido a la luz casos de trabajadores de establecimientos que contaban con un segundo lector de tarjetas además del propio datáfono de la tienda para realizar dicho robo de datos. El método de clonación es tan rápido que cualquier persona puede convertirse en víctima sin haber sentido ningún tipo de anomalía en los procesos de pago habituales.

Los ladrones consiguen acceder a nuestros datos para transferirlos a una tarjeta en blanco o realizar transacciones online, para lo que ni siquiera hará falta el clonado físico en ciertas ocasiones. Y por supuesto, conforme la tecnología ha ido avanzando tanto las técnicas como las herramientas han hecho lo propio.

De acuerdo con la página de BBVA, simplemente pasan la tarjeta por el lector que recoge los datos para luego conectarlo a un ordenador. En él, mediante un software especializado, podrán acceder a nuestros datos:

  • Nombre y Apellidos del titular
  • Número de la tarjeta
  • Fecha de expiración
  • Número de seguridad (CVV)

Con estos datos pueden decidir hacer dos cosas. O utilizarlos para realizar compras online o finalizar el clonado. Para este último paso cuentan con un codificador de tarjetas que reescribe la información del ordenador en tarjetas en blanco.

En este vídeo de ABC News se puede ver varios de estos ataques en acción:

La seguridad al 100% no existe, y es que cada vez los skimmers disimulan con mayor acierto. Sin embargo, si existen ciertas precauciones que podemos tomarnos para ponérselo más complicado:

1.- Observar con atención el cajero que vamos a utilizar, en caso de que hubiera alguna microcámara  disimulada.

2.- Comprobar si el lector en el que vamos a introducir la tarjeta o el teclado parecen ser los originales del cajero.

3.- Teclear la clave personal cubriéndola con la mano para evitar que la microcámara grabe el PIN o usar los lectores contactless que algunos cajeros ya incorporan.

4.- Consultar regularmente los movimientos bancarios y en caso de percibir que su tarjeta fue clonada acudir de inmediato con su banco para la revisión de ésta.

5.- Desconfiar de cajeros que no conozcamos, que no sean accesibles desde la calle, los que están lejos o fuera de oficinas bancarias y en zonas de poco tránsito.

Fuente: Forbes Magazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: