Es muy fácil para los hombres


Por Edel López Olán (Permanencias Voluntarias)

El pasado lunes existieron a nivel nacional varias marchas en Pro de la legalización del Aborto en todo el país. La actividad, como siempre pasa en todo este tipo de protestas ideológicas, se vio teñida de críticas y ataques, en violencia verbal y física en contra de las mujeres.

Para algunos no son las formas de luchar. Para otras es la única forma de que les hagan caso. Para todos los demás es un movimiento que no entienden, pero que critican; que no apoyan, pero que atacan. Vaya, una nueva jornada que divide al país en opiniones y conceptos fuera de sí.

Cuando lees los comentarios es interesante como dos temas esenciales en este país como el aborto y el feminicidio se cruzaban en las expresiones de un sociedad mexicana tan surreal como su gobierno.

“¿Para qué abren las patas?”

“Deberían violarlas a todas”

“Pinches viejas sin quehacer”

“¿Pero qué tal andaban de putas?”

Y así, tanto de hombres como de mujeres, uno a uno pasaban por nuestra mirada cientos de comentarios pidiendo golpizas, violación y muerte hacia las mujeres que ejercen su derecho constitucional de manifestarse cuando todo mundo las ignora.

Por la tarde de ese mismo día me di a la tarea de leer todos los comentarios de la gran mayoría de los varones en cada red social; y de nuevo entendí por que son el ejemplo gráfico del por qué ellas siguen gritando y luchando.

Desde hace cientos de años para los hombres es muy fácil todo, y la facilidad con la cual podemos hacer lo que sea provienen de costumbres, donde, no podemos ser juzgados, ni exigidos, ni obligados, y eso, nos hace la vida más fácil.

Entender el movimiento feminista desde la trinchera masculina siempre será un motivo de polémica. Por que desde nuestra perspectiva de “superioridad”, entendemos muy poco o nada de todo lo que ellas luchan cada día, cada momento, en cada espacio, mientras nosotros, solo nos sentamos a observar, a juzgar y a condenar a muerte a toda mujer que luche por sus derechos, si, todo esto en pleno siglo XXI.

Pero leer de hombres decir: “¿Quién les manda a abrir las patas?” es algo antinatural. Decir eso cuando somos nosotros los que colocamos la “semilla” y nos vamos, así, sin recelo, dejando por detrás un nuevo camino para la mujer de miedo, de incertidumbre, de dolor, de juicio es muy sencillo y juzgarlas es mucho más fácil. Y sí, ya lo sé,  en los embarazos existen muchos factores; desde la inconsciencia hasta la calentura, desde la violación hasta la manipulación, desde la salud hasta la imprudencia, desde la costumbre hasta la religión, y en todos, la mujer sufre todos los embates físicos, sociales y mentales que puedan existir en ese momento en la baraja de los sentimientos de una sociedad.

Entonces…¿Los hombres debemos opinar sobre el aborto?…

¡Técnicamente!….¡NO!

Los hombres no podemos entender todo el proceso que vive una mujer desde que ve ese positivo en una prueba de embarazo. No podemos entender esa opresión en el pecho de tener que ocultarlo a todos por qué, en primera, es juzgada por “dejarse embarazar” y en segunda, es juzgada por no querer traer al mundo algo que no desea. No podemos entender que, al momento de tomar la decisión de abortar, se atraviesa por los pasillos con ojos que la apuntan con un morbo y un enojo que ni siquiera ellos entienden, y luego, aparte de todo eso, deben enfrentar probablemente problemas de salud y legales que acaban con las pocas fuerzas que les quedan en el cuerpo.

¿Complicado, no?… Y mientras tanto, los hombres solo observamos y juzgamos.

El aborto en México es legal cuando se da por ciertas circunstancias contempladas en la ley. Estas circunstancias se conocen como causales, y cada estado del país determina cuáles de ellas acepta. En total, México tiene 8 causales por las que se puede abortar sin que sea considerado un delito: Cuando el embarazo es producto de una violación (en los 32 estados)

 Cuando la continuación del embarazo afecta la salud de la mujer
 Cuando el embarazo pone en riesgo la vida de la mujer
 Si el producto presenta alguna malformación congénita grave
 Si el embarazo es producto de una inseminación artificial en contra de la voluntad de la mujer
 Si el aborto fue provocado de manera imprudencial, es decir, por accidente
 Cuando la economía precaria de la mujer se agrava al continuar el embarazo
 Por libre decisión de la mujer

El aborto por libre decisión de la mujer puede realizarse dentro de las primeras 12 semanas de embarazo y solamente está permitido en la Ciudad de México. Sin embargo, los servicios de salud públicos, así como las clínicas privadas, ofrecen la atención también a las mujeres que provienen de otros estados de la república, o incluso de otros países.

Un estudio multinacional encabezado por el investigador Elard Koch, de la Universidad de Chile y la Universidad Católica de la Santísima Concepción (Chile), en el que participaron investigadores de estas instituciones y de la University of West Virginia-Charleston (Estados Unidos) y la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (México), afirma que las cifras presentadas sobre el aborto en México por algunos organismos internacionales han sido sobreestimadas por todos los gobierno de los últimos años.

Koch afirmó que antes de la legalización del aborto en varias entidades del país bajo ciertas condicione,  se calcularon un millón de abortos para todo el país y 123.000 solo en la Ciudad de México y que se contrapone con las cifras del 2009, dos años después de la legalización, donde se encontró que la cifra real de abortos en la ciudad “no ha superado los 13.000”.

“Afirmar que el aborto no tiene impacto sobre la salud de las mujeres, que el aborto no es un fenómeno frecuente en la vida de las mujeres y cuestionar las cifras de la OMS que demuestran que 95% de los abortos en América Latina son inseguros y peligrosos, es algo extraordinariamente poco serio”. Elard Koch

El problema del aborto en México es real y la mujer debe decidir si quiere o no hacerlo y la lucha de millones de mujeres a lo largo y ancho del país es muy válida, porque levantan la voz por todas, por la “calenturienta”, por la mujer violada, por la indígena, por la niña, por la adolescente, por todas esas mujeres que se han convertido en una estadística en un país con números rojos y clandestinos y que deben luchar con su contraparte sin la opinión de miles de hombres que no entienden la parte fundamental del problema que somos, por lo tanto, el debate sobre el aborto debe centrarse en brindarles a ellas un menor peso legal y proveerse, como a los médicos, de todo ese cobijo que les permita transitar por dicho procedimiento sin culpas y peligros de llegar a la cárcel por realizarlo, y es ahí, donde todos como sociedad debemos entender que la lucha va más allá de si se debe o no abortar, sino en el cómo se debe abortar en un país donde no existe la ley, o si existe, es solo cuando conviene.

Todos somos importantes en el engranaje de la sociedad, pero de nada servimos sí solo increpamos sin entender la realidad de cada ente individual que se convierte en una necesidad colectiva, por que hoy, como hombre, prefiero mil veces ver una mujer luchando por sus derechos que un niño abandonado, golpeado o asesinado por una realidad que no debía vivir.

Cómo hombres, nuestra única función es tratar de entender la lucha, por qué aunque les duela a muchos, para nosotros ha sido más fácil y ellas nos han demostrado que no nos quieren para protegerlas, por qué ellas pueden solas, a pesar de nuestra indiferencia.

Hasta la próxima.

Un comentario sobre “Es muy fácil para los hombres

Agrega el tuyo

  1. Estoy de acuerdo contigo de hecho la mujer siempre a demostrado al hombre que puede con o sin la ayuda del hombre, salir adelante, porque la mujer fue hecha con una gran capacidad e inteligencia que muchas veces supera a la del hombre, por eso tenemos tantos talentos, tantas mujeres virtuosas, creo que debemos apoyarlas y respetarlas, no debemos ser un freno, ni un bloque, sino un puente que pase por alto las críticas, el desprecio, la burla, y la estigmatización.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: