Presidente furibundo


Por Leonardo Kourchenko (El Financiero)

El presidente López Obrador se ha visto forzado a mostrar el rostro más intolerante de su personalidad y de su política esta misma semana. Las suspensiones (superan 30 al día de hoy) concedidas por dos jueces de la CDMX a diversas empresas generadoras de energía, esencialmente eólica y fotovoltaíca, han provocado la furia presidencial.

Fuera de sí, con la amenaza por delante, con la presión política como instrumento, el presidente envío una carta al Consejo de la Judicatura pidiendo se investigue al juez Juan Pablo Gómez Fierro, el primero en otorgar suspensiones a la reforma eléctrica aprobada por el Congreso. Apenas ayer, ante la cascada de suspensiones con sustento jurídico porque la nueva reforma viola principios constitucionales de competencia económica y de participación de energías limpias en el despacho de electricidad, el presidente lanzó un nuevo ataque al Poder Judicial de la federación: hay mucho nepotismo, debiera ser sancionado con 20 años de inhabilitación.

El ministro presidente Arturo Zaldívar respondió con la independencia de los poderes. Vaya guerra y confrontación, porque la defensa de la ley vigente, el marco jurídico plasmado en la Constitución, contraviene los intereses de este gobierno. Grave.

Ya incluso anunció una reforma constitucional, el primer paso que debieran haber considerado si tuvieran los votos suficientes, en caso de que su reforma retardataria y contaminante se atore en los tribunales.

Nada importa, sólo su voluntad y su visión de un México añejo.

Amenazar a jueces, doblegar a ministros, someter a legisladores, gobernar bajo el fuete del poderoso, no bajo el discurso del estadista, ni el consenso del demócrata.

México enfrenta el grave riesgo de un gobierno con visos de autoritarismo abierto, cínico, ¡fuera disfraces y caretas! -como él mismo dijo alguna vez- aquí se hace lo que yo digo y punto. Cuidado de aquél que pretenda oponerse o sostener una visión distinta. Se le investiga, se le congelan cuentas, se le coloca en la lista de los sospechosos y ‘traidores’ sin elemento de prueba alguno, más allá que la acusación perversa de manchar reputaciones y destruir trayectorias. Peligroso.

Se acaban las instancias independientes en México que se atrevan a actuar con apego a derecho y en defensa de la ley. Ya no hay Derechos Humanos (CNDH), ya no hay comisiones de hidrocarburos o de regulación de energía, ambas disminuidas y cooptadas por el gobierno. Amenazada la Cofece, señalado y acusado el INE mil veces, bajo la mira el INAI.

A pesar de las señales evidentes de un gobierno total -que lo abarca todo, lo ocupa todo, lo decide todo-, me resisto a creer que nos encaminamos a un gobierno totalitario, con la ayuda abyecta y servil de diputados y senadores que se han convertido en fieles servidores del mandatario. Ayer, una de estas espontáneas de Morena, la diputada Reyna Celeste Asencio, registró en el orden de debates una iniciativa para modificar la Ley de Amparo, para eliminar los impedimentos que la CFE o Pemex puedan tener para hacer lo que les dé la gana, sin el obstáculo estorboso de un amparo interpuesto por un afectado y concedido por un juez.

Es ampliamente conocida la diatriba del presidente contra los medios de comunicación, que en ejercicio de su derecho, informan, comparan, analizan y critican. Es públicamente difundida su pelea constante con los empresarios, a quienes considera expoliadores del patrimonio nacional. Ahora va contra jueces, magistrados, ministros. Todo aquél que no se doble ante sus designios bajo el engañoso y manipulador argumento del bien de la patria, el bienestar del pueblo.

La furia presidencial es peligrosa, puede arrastrar actos brutales de atropello al derecho, de usurpar e invadir funciones que no corresponden al gobierno, como sucedió ya con la Comisión Reguladora de Energía o la de Hidrocarburos, y qué me dice del INEE -el desaparecido Instituto Nacional para la Evaluación Educativa- eliminado porque molestaba a los maestros rijosos de la CNTE que rechazaron la evaluación.

Se irán, con grave daño para la economía, los capitales y las inversiones extranjeras -como ha venido sucediendo en los últimos meses. Se irá todo poder de negociación con nuestros socios del TMEC, amenazados por el cambio de reglas en México y por la vergonzosa expulsión de empresas e inversionistas.

La visión única del caudillo, el nacionalismo añejo y oxidado que se pelea con el mundo y con las economías mixtas, abiertas, productivas, generadoras de empleo, parece ser nuestro futuro inmediato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .