El Huachicol viene de Pemex


Empleados de Pemex, elementos de la Guardia Nacional (GN), agentes ministeriales y exfuncionarios estatales están implicados en una red de huachicoleo que opera en Tabasco y Veracruz y a la que el Ejército ya tiene en la mira.

Reportes obtenidos por el grupo de hackers Guacamaya detallan la operación de un grupo delictivo encabezado por Gabriel “N”, Gabo, junto con al menos otras 29 personas, entre ellas cuatro trabajadores de Petróleos Mexicanos y dos guardias nacionales.

En la trama, llamada Caso Olmeca por los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional a cargo de la investigación, participan también tres proveedores de combustible ilícito, nueve operadores de tractocamiones, dos colaboradores encargados del “manejo de recursos” y cinco clientes que compran el huachicol.

En los informes más recientes sobre el caso, fechados en agosto pasado, se detallan las ubicaciones de al menos nueve puntos de extracción de combustible, tanto en instalaciones de Pemex como en puntos de ordeña, así como los negocios o predios donde las pipas de la red criminal cargan el combustible robado. La zona de operación abarca desde Cárdenas, Huimanguillo y Villahermosa, en Tabasco, a La Tinaja, en Veracruz.

Aunque no se detalla qué tipo de vigilancia mantiene el Ejército sobre la red criminal, el informe destaca que se ha tenido acceso a conversaciones telefónicas en las que se presume la complicidad con agentes ministeriales y exfuncionarios estatales.

Por ejemplo, el 16 de agosto Gabo explicó a Víctor (un sujeto encargado de conseguir pipas) que seguirá cargando huachicol con Alberto “N”, Hammer, ya que tiene contactos con la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

El reporte señala que se comunicaron con un exgobernador de Tabasco “para informarle de los depósitos”, a lo que éste les dijo que si los paraba la GN, le hablaran directamente al comandante de la SEIDO “al número que ya tenían.”

El 20 de agosto, Gabo informó a Armando “N”, Patrón, que no había podido cargar porque tiene problemas con Miranda (trabajador de Pemex encargado del complejo Macropera, en Cárdenas). Dos días después, Gabo habló con Gaspar “N” (empleado de Pemex encargado de llenar las pipas y elaborar la documentación para transportar el huachicol) para pedirle siete pipas llenas: cinco para los clientes que “ya conoce” (identificados como Calsontzin, Samuel Muñoz, Samaria y Fausto) y dos más para uno nuevo. En caso de no poder abastecer las siete pipas, le pide llenar cinco, por lo menos.

El 25 de agosto, Óscar “N” (operador de un tractocamión) le informó a Gabo que le cargaron 40 mil litros de hidrocarburo, pero no le informó antes porque se quedó sin señal. “Además, aclaró que le preocupa la documentación porque en el retorno se encuentran los federales; en ese sentido, Gabo indicó que en caso de que lo detengan, se comunique directamente con Edder “N”, ya que este es quien tiene el control de todo el estado de Veracruz.”

Aunque la Secretaría de la Defensa Nacional no tiene datos sobre la situación jurídica del líder huachicolero, el seguimiento ha permitido ubicar dos de sus domicilios al poniente de Villahermosa. También, una casa vinculada a su familia en Poza Rica, Veracruz, de donde es originario, y otra en la alcaldía Gustavo A. Madero, en la Ciudad de México. Se sabe que nació en 1980, tiene una esposa de 49 años y, al menos, otras dos parejas sentimentales. Con la primera tiene dos hijos, mientras que tiene uno con cada una de las otras mujeres.

Sus principales operadores son Alberto “N”, Beto, su cuñado y jefe de una célula, así como Hammer, distribuidor de hidrocarburo. Su otro jefe de célula, Othon “N”, aparece en el reporte como “detenido”, sin más detalles. En Veracruz, los hombres de confianza son Guillermo “N” y Ever “N”. También en dicho estado trabajan de la mano con Eder “N”, un patrullero de la GN, y el “capitán Mata”, subinspector de la corporación. En Pemex, además de Miranda y Gaspar, tienen cooptados a dos sujetos identificados como Óscar y Alberto.

Los puntos donde se presume que la red posee tomas clandestinas y bodegas de almacenamiento de combustible ilícito, así como de tránsito de tractocamiones con pipas cargadas de huachicol son las instalaciones de Pemex entre Cárdenas y Villahermosa; otro cerca de la capital tabasqueña; un punto sobre la carretera Villahermosa-Coatzacoalcos, a las afueras de Cárdenas; las inmediaciones del complejo llamado Batería de separación Íride, al noroeste de Villahermosa; una estación de recolección de gas y aceite sobre la carretera Villahermosa-Chetumal; dos zonas cerca de pozos de bombeo ubicados sobre esta misma vía federal; un camino de terracería cerca de Cárdenas y un área sobre carretera federal 145 La Tinaja-Acayucan, Veracruz. De este punto, de acuerdo con el reporte, extraen hasta 150 mil litros de hidrocarburo al día.

En la red criminal de Gabo, los horarios de carga son entre las 18:00 y las 7:00 horas diariamente, esto con el fin de evitar las horas de luz, lo que aumenta el riesgo de ser identificados por las autoridades federales y de seguridad de Pemex.

El estacionamiento de un hotel cerca de Cárdenas es utilizado como área de resguardo para las pipas cargadas de combustible ilegal. Ahí esperan la documentación apócrifa que les servirá para justificar el transporte del producto, en caso de alguna revisión por parte de las autoridades.

Se tienen indicios de que las pipas vacías se estacionan dentro de una gasolinera ubicada sobre la carretera costera del Golfo, en Cárdenas, donde los operadores esperan indicaciones para entrar a los lugares donde se ubica la toma clandestina.

Por ejemplo, luego de cargar un sitio ilegal, descargan el hidrocarburo en un predio localizado detrás de una gasolinera. La propiedad pertenece a Guillermo “N, “quien se caracteriza por usar sombrero blanco y una cadena con un colmillo de oro. Asimismo, el citado lugar está resguardado por personas armadas”, alerta el documento.

La célula de Veracruz también inicia el huachicoleo de noche, alrededor de las 21:00 horas “y posteriormente las pipas se trasladan al paradero Santa Fe, en Veracruz Puerto, donde se les proporciona documentación como facturas y sellos”.

Elementos de la Secretaría de Seguridad pública de Hidalgo desmantelaron centros de almacenaje y distribución de huachicol, conocidos como nidos, donde recuperaron 6 mil 700 litros de combustible ordeñados de ductos de Pemex.

Inicialmente, en patrullajes de inspección por la localidad de Tecoaco, municipio de Singuilucan, fueron detectados tres puntos de almacenamiento y distribución de huachicol. En la zona se localizaron sitios conocidos como nidos de hidrocarburo.

Mediante recorrido de seguridad, vigilancia y prevención del delito sobre un camino de terracería y en varios puntos despoblados, con la finalidad de inhibir la incidencia delictiva, la policía estatal llevó a cabo recorridos a pie tierra, donde se localizaron 8 contenedores con capacidad de mil litros y 2 tambos con capacidad de 200 litros.

Posteriormente, al seguir avanzando fueron localizados 6 contenedores con capacidad de mil litros; en un tercer punto fueron localizados 12 contenedores de mil litros cada uno.

En los diferentes sitios fueron incautados aproximadamente mil metros de manguera.

El resultado de la segunda acción operativa, llevada a cabo sobre la carretera Tulancingo-Huasca, a la altura de la comunidad Alcholoya, municipio de Acatlán, es el aseguramiento de una camioneta Nissan Frontier cargada con 11 contenedores con probable combustible, ocultos bajo pacas y cobijas. El conductor, al notar la presencia policial a la lejanía, se dio a la fuga.

En una tercera operación, agentes estatales incautaron una camioneta Ford cargada con un contenedor para 200 litros y 4 garrafones con capacidad de 50 litros, todos abastecidos con combustible. La intervención se registró sobre la carretera Pachuca-Tulancingo, a la altura del lugar conocido como El Chabacano, municipio de Epazoyucan.

Asimismo, en de Cuautepec, la policía estatal aseguró una camioneta tipo Van con 12 recipientes para 200 litros: 4 al 70%, uno al 50% y 7 vacíos.

Texto original: Emmanuel Rincón / El Heraldo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.