Podcast

Feminicidos, el podcast de Sin daños a Terceros, programa del 4 de diciembre del 2019


Editoriales

México: Entre la Trump y la Reforma Laboral.


El #rapidín por Edel López Olán

#México se ha convertido en rehén de todos. El gobierno federal se ha convertido en el mejor carcelero de las esperanzas de un pueblo que sigue confundido en sus ideales. Los #ProgramasSociales que el oficialismo pretende disfrazar como empleos formales, fueron la punta de lanza de las aspiraciones electoreras de un presidente sin escrúpulos y fuera de sí. Pero más allá de lo interno, ahora, los mexicanos se encuentran presos en medio de un fuego cruzado que se cocina en la alta escala de las negociaciones comerciales.

La presión de los demócratas en Estados Unidos al gobierno de México para autorizar el famoso #TMEC comienza a tomar tintes preocupantes. Uno de los grandes rezagos que existen en el vecino del norte ha sido el empleo y el presidente #Trump ha mantenido su base de votantes gracias al asistencialismo y su demagogia eterna de un mejor América, cuando, la realidad dista mucho de ello. Solo en la primera mitad del año la economía de EE.UU. agregó solo 75.000 empleos, una cifra sorprendentemente baja por debajo de lo que los expertos habían pronosticado. Mientras tanto, la tasa de desempleo se mantuvo en 3,6%, lo que significa que el desempleo todavía está cerca de un mínimo de medio siglo con una economía estancada completamente.

México hace unos meses aprobó la Reforma Laboral, uno de los principales puntos en ella, fue la elección democrática de líderes sindicales de cada una de las empresas y así, obtener mejoras a los contratos colectivos de trabajo en un sindicalismo que sigue a las órdenes de un oficialismo depredador y sin escala. Hoy, decenas de mini líderes sindicales saldrán a la luz como parte de este nuevo entramaje a favor del oficialismo que promueve una protección condicionada, por tal motivo, Estados Unidos pretende supervisar la correcta aplicación de la #ReformaLaboral aprobada condicinando así la aprobación del #TMEC enviando inspectores que vigilen que las reforma se lleve acabo y así seguir moderando desde la Casa Blanca la forma en como las empresas americanas no emigren hacía #México, que se habían convertido en un paraíso para empresarios que buscaban mano de obra barata y sin ningún tipo de supervisión, todo esto, en pleno año electoral americano.

La contrapropuesta de México es que las controversias en materia laboral por el cuestionamiento de una elección de un líder de un sindicato es que se haga un panel de expertos con un representante de Estados Unidos y uno de México, así como un tercero, que evalúe cuando en un caso concreto de una empresa haya dudas sobre el proceso de elección. En ese caso, el proceso electoral puede ser repuesto y, en dado caso, será ese panel el que determine si hubo violaciones a la ley o no.

Por otro lado, el otrora líder sindical y capo del hampa sindicalista en México Napoleón Gómez Urrutia, junto con los senadores de #MORENA, aprobaron en fast track la ley que impide a los empresarios la contratación vía outsourcing, algo que lo sigue beneficiando a él y a todos los sindicatos que aparecerán con la nueva Reforma Laboral y que obviamente son el reducto de dinero para decenas de líderes sindicales que como él, se han enriquecido del pueblo y favorecido al partido en el poder, algo que desafortunadamente, también, pone en jaque el famoso tratado con Estados Unidos y Canadá.

Mientras tanto, en este estira y afloja, los trabajadores mexicanos siguen presos entre pretensiones y medios hechos. El TMEC, así como ha sido el TLC será ese puente comercial que beneficiará a miles de trabajadores y productores mexicanos así como también a decenas de inversionistas que hoy, siguen viendo en el país, un polvorín de inversión que lentamente los aleja de esteas tierras mientras se busca una igualdad laboral tan vociferada pero poco buscada.

Hoy, México sigue preso (como lo estuvo 18 años) de las pretenciones electoreras de un candidato que quiere jalar agua para su molino, sin darse cuenta, que con eso desconfigura todo, incluso lo más importante: El trabajo de todos los mexicanos, y eso, es #lamentable

Hasta la próxima.

AMLO-Bots-Permanencias-Voluntarias
Editoriales

La trampa del discurso


Por Raymundo Riva Palacio (El Financiero)

Un año después, lo que sostiene al gobierno de Andrés Manuel López Obrador es su palabra. Es poderosa y persuasiva, que sin pudor alguno le permite decir mentiras, aceptar que ha incumplido sus promesas de campaña, y actuar igual en muchos aspectos como los gobiernos del pasado que trata con desprecio, y ser peor, en otros aspectos, que todos ellos. Pero la forma como comunica y la maquinaria detrás de su mensaje para machacar el discurso, ha hecho magia para evitar el colapso de su gobierno, que al cumplir un año es un desastre, en función de los resultados. El teatro montado en Palacio Nacional todas las mañanas le ha permitido la gobernanza. No será sexenalmente eterno, pero por ahora, le ha dado el oxígeno suficiente para mediatizar a millones de mexicanos que no alcanzan a ver las contradicciones de su verbo, y permanecen engañados por su eléctrica personalidad.

Lo que para muchos parece una retórica chocante, para la mayoría, a decir de las encuestas de aprobación presidencial, les sigue pareciendo una realidad. Lo más sorprendente es cómo la contradicción más evidente sigue siendo el engaño más notable para los mexicanos. Se trata de su estribillo retórico del neoliberalismo. Ayer se volvió a referir despectivamente a los “gobiernos neoliberales” de los últimos 36 años. Varios funcionarios en su gobierno fueron parte de ese cambio, pero es secundario. Lo relevante es que el sustento del proyecto de López Obrador es tan neoliberal, o más, que los anteriores: el Presupuesto es el más draconiano de este siglo, y el dogma fiscal es el más riguroso. Se ha endeudado como los gobiernos sobre los que vomita todos los días –500 mil millones de pesos este año, mayor para el próximo–, aunque insiste que eso no sucede.

La mentira diaria es parte del estilo para mantener el consenso. López Obrador es políticamente liberal en el discurso, pero profundamente conservador en los hechos. Su política de transferir recursos directamente a la gente es lo más alejado a una visión progresista y de izquierda. Es el ideal de los neoliberales, donde la reducción del papel del gobierno en la vida diaria es fundamental para el modelo. Milton Friedman, premio Nobel de Economía y padre de la Escuela de Chicago, donde la tecnocracia –que critica López Obrador– fue llevada a un nivel superior, propuso en los 50 el “cupón educativo”, donde, como en los programas sociales actuales, se transfería directamente el dinero a los padres para que escogieran las escuelas de sus hijos. La diferencia es que en aquel modelo había supervisión del gasto; en el del Presidente, no la hay, lo que abre las puertas a la corrupción.

La corrupción, precisamente, es la otra trampa del discurso. El mensaje que amartilla su aparato de propaganda es que la falta de crecimiento y desarrollo estaba totalmente asociada con el dinero que se embolsaban en el viejo régimen, que ha demolido, no resuelve la contradicción de por qué sin ese sistema putrefacto, donde todos robaban, el país está hoy peor que hace un año en términos económicos. Si ya no se roban nada, porque López Obrador aseguró hace unos días que la corrupción se había erradicado, por qué se crece a cero por ciento –de más de 2 por ciento el año pasado–, se desplomó la construcción, aumentó el desempleo, hay menos consumo, la producción industrial disminuyó, y la actividad económica en general viene en retroceso. Si la corrupción se acabó debería haber más dinero. ¿Por qué entonces hay menos? Si se cortó la sangría, ¿por qué los recursos no alcanzan? La duda es si es porque la corrupción continúa o porque la incompetencia del gobierno es de epopeya.

Hay un argumento que permite plantear la hipótesis de que no es sólo por incompetencia, sino por corrupción o desvío de dinero para fines electorales, que se puede discutir a partir de otra actitud regresiva que lo caracteriza, la opacidad. La principal herramienta para combatir la corrupción es la transparencia. La mayor urticaria que tiene López Obrador desde que era jefe de Gobierno de la Ciudad de México es la transparencia. Hay un asalto y hostigamiento sistemático a los órganos de transparencia y anticorrupción para ser desacreditados, mientras va remplazando a sus titulares por sus empleados. En el discurso, quienes pueden representar un contrapeso o lo critican, son denunciados como corruptos que reaccionan ante la pérdida de privilegios. La maquinaria propagandística de Palacio Nacional trabaja para martillar el adoctrinamiento.

La forma como está transformando un sistema democrático en uno autoritario ha cambiado la visión romántica que se tenía de él en el mundo, y gradualmente está generando dudas en México sobre su honestidad. Aunque se mantiene su aprobación en el rango de 68 por ciento promedio, todas sus políticas públicas han sido reprobadas. Su personalidad, su magia como comunicador, y la propaganda que lo respalda, muestran desgaste.

Un ejemplo fue el mitin que celebró ayer en el Zócalo, donde todo el gobierno presionó a sus burócratas para que acudieran a celebrarlo. La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, habló con los legisladores y operadores políticos en la capital para decirles que tenían que llevar contingentes para mostrar músculo, necesario para que López Obrador proyecte fuerza. Pese al esfuerzo inhibitorio para llevar al mayor número de gente, las autoridades capitalinas estimaron en decenas de miles de personas la asistencia.

López Obrador dijo ante ellos que se ha instaurado una nueva forma de hacer política y un cambio de régimen. La realidad es que no hay una nueva forma de hacer política, ni un nuevo régimen, ni es diferente. Es más de lo mismo y en algunas políticas, peor que antes.

Infografías

¿Y la austeridad republicana?


pipas-Pemex-Permanencias-Voluntarias
Noticias

Pemex y CFE se fortalecen


Por Israel Rodríguez (La Jornada)

espués de un largo proceso de deterioro y debilitamiento de las ahora empresas productivas del Estado, Petróleos Mexicanos (Pemex) y Comisión Federal de Electricidad (CFE), éstas, en el primer año de la actual administración federal, comienzan a resurgir, tras una política de fortalecimiento para convertirlas en palanca de desarrollo del país.

En el caso de Pemex, la empresa más importante de México, después de 14 años de caídas en la extracción de petróleo, reportó en el tercer trimestre un crecimiento de 1.2 por ciento respecto del trimestre anterior, revelan informes oficiales.

En el periodo julio-septiembre se registró una producción promedio de un millón 686 mil barriles diarios, volumen mayor a lo reportado en el segundo trimestre, cuando fue de un millón 670 mil.

Cabe destacar que desde el tercer trimestre de 2015 no se observa un crecimiento trimestral de más de uno por ciento, según los reportes de la empresa enviados a la Bolsa Mexicana de Valores.

Sin embargo, al tercer trimestre de 2019 la plataforma de producción se encontraba 9.31 por ciento por debajo de lo estimado en la Ley de Ingresos de la Federación.

Se logró también un crecimiento de 2.5 por ciento del procesamiento de crudo en el Sistema Nacional de Refinación, lo que, a su vez, favoreció la producción de petrolíferos de alto valor.

Así, el proceso de refinación pasó en el tercer trimestre de 2018 de 640 mil barriles diarios a 657 mil al cierre del mismo periodo de 2019.

Además, se consolidó la política de combate al robo de combustibles con resultados positivos. Fruto de la estrategia conjunta entre Pemex y el gobierno federal, al 30 de septiembre de 2019 el volumen hurtado de combustible ha disminuido 93 por ciento respecto del promedio documentado en 2018. Eso representó un efecto positivo en las finanzas de la empresa: 9.6 mil millones de pesos.

Durante el primer año de la administración de Andrés Manuel López Obrador la inversión del gobierno federal en Pemex finalizará en 288 mil millones de pesos, aumento de 41 por ciento respecto del monto ejercido en todo 2018, según la Secretaría de Energía.

El 78 por ciento de esos recursos, equivalentes a casi 225 mil millones de pesos, es destinado a labores de exploración y producción.

Se redujo la deuda de la compañía y se logró un refinanciamiento exitoso de ésta.

Al 30 de septiembre pasado, el monto total de la deuda de Pemex, incluyendo intereses devengados, ascendía a aproximadamente un billón 956.3 mil millones de pesos, en términos nominales, lo que representa una disminución de 6.1 por ciento comparado con la cifra total de su endeudamiento, incluyendo intereses, por aproximadamente 2 billones 82.3 mil millones de pesos al 31 de diciembre de 2018.

También se avanzó significativamente en la optimización del gasto de la empresa, gracias a una política de disciplina financiera estricta basada en criterios de eficiencia y austeridad.

En el caso de la CFE, a finales de agosto anterior el gobierno federal llegó a un acuerdo con las constructoras de gasoductos Grupo Carso, IEnova y TransCanada.

Posteriormente concluyó el convenio con Fermaca. Tras las negociaciones con esas firmas, iniciadas en julio, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció un ahorro de 4 mil 500 millones de dólares para las arcas públicas.

Por otro lado, la subsidiaria CFE Generación III reportó la recuperación de 776 megavatios de capacidad, debido al programa de mantenimiento implementado en la compañía.

Además, para el abasto de combustibles ya arrojaron resultados positivos en CFE Generación III, al reducir, en promedio, 34 por ciento el costo de los combustibles, lo que permite mantener bajo el precio final de la electricidad.

CFE Generación IV, empresa productiva subsidiaria de la CFE, recuperó capacidad de generación para abastecer a casi 476 mil hogares. Esto, en virtud de la aplicación de un intenso programa de mantenimiento a las centrales.

CFE Generación recuperó 5 mil 560 millones de pesos en el periodo diciembre 2018-octubre 2019; esto es, 76 por ciento más que el monto del mismo lapso de 2018.

Adicionalmente, la subsidiaria realizó 2 mil 800 obras de electrificación que beneficiaron a aproximadamente 290 mil habitantes de más 2 mil localidades, con lo que el porcentaje de cobertura del país ascendió a 98.92 por ciento.

Ocio

Cuando se esconde el éxito


NXT-WWE-Permanencias-Voluntarias
Deportes, WWE

Los mejores momentos de NXT