Un paso más hacia la reconstrucción sostenible europea


Por Tere García (El País)

En 2019, la Unión Europea anunció el Pacto Verde Europeo (The European Green Deal) poniendo la mirada en la sostenibilidad ambiental y la descarbonización bajo el paraguas de la transición ecológica. Es así como, a día de hoy, se está haciendo hincapié en la lucha contra el cambio climático y la transformación del modelo energético basado en las energías limpias.

En 2020, la UE se comprometió en reducir sus emisiones en un 20%; y lo cumplió alcanzando el 22,1%. Sin embargo, no todos los países avanzaron por igual. Francia, por ejemplo, fue el único país que no alcanzó este objetivo, quedándose en el 19,1%.

Con la mirada puesta en el futuro, y a pesar de que inicialmente la Unión Europea fijó como objetivo la reducción de emisiones del 40% para 2030, el año pasado esta meta se modificó para poder alcanzar el 55%, teniendo la neutralidad climática en el horizonte 2050. Este objetivo obliga a replantearse no solo el sistema energético, sino el financiero, hacia los sectores que aceleren la descarbonificación y a la vez, ofrezcan garantías y seguridad para todos los inversores que apuesten por la energía verde en Europa.

Pero, ¿qué se considera una inversión verde?

De esta cuestión nace la llamada taxonomía verde, donde se agrupan e incluyen todas aquellas actividades e iniciativas susceptibles de recibir inversiones, tanto públicas como privadas, que puedan ser consideradas sostenibles. Con esta taxonomía, la Unión Europea busca ofrecer una definición clara de lo que es y no es sostenible, así como reconducir las inversiones y evitar el llamado greenwashing o lavado de cara verde, en su traducción española. Es decir, que se anuncien como sostenibles productos financieros que en realidad no lo son. Para muchos sectores, como la banca, los gestores financieros y las aseguradoras, estar dentro de este etiquetado verde es clave para poder acceder a las ayudas e inversiones del Green Deal o pacto verde.

Esta taxonomía verde establece y fija distintas condiciones generales que una actividad económica debe cumplir para ser considerada ambientalmente sostenible. Además, establece seis objetivos medioambientales en las que debe encajar: la mitigación del cambio climático, la adaptación al cambio climático, el uso sostenible y la protección de los recursos hídricos y marinos, la transición a una economía circular, la prevención y el control de la contaminación y, finalmente, la protección y restauración de la biodiversidad y los ecosistemas.

Cabe destacar que, en la redacción del documento para definir esta taxonomía verde, entraron en juego los intereses nacionales de cada país miembro, teniendo en cuenta que cada uno tiene un sistema energético diferente y los avances hacia la transición ecológica van a distintas velocidades. A modo de ejemplo, Francia pidió que se incluyera en la taxonomía las inversiones en energía nuclear, mientras que Alemania y otros países del Este de Europa hicieron lo propio con el gas natural.

La taxonomía verde contribuye activamente en ayudar a la reducción de gases de efecto invernadero y lograr el objetivo acordado para 2050

En este sentido, y a pesar de que la energía nuclear no emite dióxido de carbono (CO₂), muchos detractores argumentaron el problema de los residuos y la falta de soluciones viables a su gestión, además del riesgo que conllevan las instalaciones. Muchas otras voces se alzaron en contra de la decisión alemana, ya que el gas natural es un combustible fósil que emite CO₂ (aunque menos que el carbón o el petróleo). Entre las voces discordantes y más críticas con la inclusión del gas natural y energía nuclear fueron las de Austria, España o Dinamarca.

Sin embargo, otros estados miembros tildan estas dos fuentes energéticas como “energías de transición”, en el sentido de que juegan un papel importante hasta que las energías renovables cubran una vasta mayoría de la demanda eléctrica, indicando que este modo puede ofrecer una transición menos apresurada y más segura.

De todos modos, las energías renovables, como la eólica o la fotovoltaica, ya están ganando un cierto ritmo y rentabilidad porque, de forma lenta, pero segura, están ocupando un espacio en el campo de la electricidad.

Además, la aparición del hidrógeno también ha impactado no solo en la generación de energía eléctrica, sino en el reemplazo del petróleo dentro del ámbito del transporte urbano. A modo de ejemplo, el pasado mes de diciembre Barcelona recibió el primero de los ocho autobuses de hidrógeno fabricado por CaetanoBus, incorporado a la flota de autobuses de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB); al mismo tiempo que se puso en marcha en la ciudad condal la primera planta de hidrógeno verde de España. Esta nueva planta, situada en la Zona Franca, quiere convertirse en un referente que apueste por esta solución energética en una de las zonas industriales más importantes del país.

Así, aunque exista unanimidad en la necesidad de incorporar y tener una taxonomía verde para la sostenibilidad y la energía, el debate sobre qué debe incluirse en esta lista en referencia al gas natural y nuclear sigue en curso. Por ahora, la Comisión Europea ha cerrado el documento y el texto está en manos del Consejo y Parlamento Europeo, donde seguramente volverá a sufrir nuevas modificaciones.

Cabe entonces esperar si este sistema de clasificación en materia energética, la llamada taxonomía verde, contribuye activamente en ayudar a la reducción de gases de efecto invernadero y lograr el objetivo acordado para 2050, ya sea apostando firmemente por las energías renovables o seguir dependiendo de las llamadas “energías de transición”.

Texto original: El País

El hielo se derrite


El cambio climático se ha convertido en un serio problema para la fauna en los polos.

¿Se acerca una nueva extinción masiva?


Los científicos asegura que todos los factores se están dando para ello, aunque, hay esperanza.

La historia registra cinco extinciones masivas ocurridas en el planeta. Las más popular de ellas es la de los dinosaurios hace más de 60 millones de años. Hoy estamos en la antesala de la sexta (también llamada extinción del Antropoceno), según diversos estudios científicos. Quizás lo más notorio de ello es que el hombre es el responsable de ello y no habrá manera de frenar lo inevitable. ¿Cómo será la sexta extinción masiva del planeta? El panorama marcha de la siguiente manera.

Los diversos hallazgos que anticipan la sexta extinción masiva del planeta

Investigadores mexicanos y estadounidenses encontraron que, desde 1500, han desaparecido unas 338 especies. Otras 279 se pueden encontrar en los zoológicos o posiblemente ya se hayan extinguido desde tiempo atrás.

Para estos hallazgos usaron la base de datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) para estimar la actual ratio de extinción de especies. Su investigación se centró en los vertebrados, ya que son de los que hay más datos, tanto en registros fósiles como históricos.

En total, 617 especies de vertebrados han desaparecido, y la mayoría de las extinciones se han producido en el último siglo, según publican en Science Advances.

oso polar en peligro de extinción
En la actualidad, animales como el oso polar, el oso panda, la ballena, el elefante o el gorila de montaña, viven amenazados por diversas razones, todas causadas por la mano del hombre.  Getty Images

Las extinciones anteriores se debieron a causa naturales completamente. La que el mundo está a punto de enfrentar tiene al hombre como el principal autor y responsable, tal y como afirma Gerardo Ceballos, investigador del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México y principal autor del estudio.

«NUESTRO TRABAJO INDICA QUE YA HEMOS ENTRADO EN LA SEXTA EXTINCIÓN MASIVA, SIN DUDA ALGUNA. LA DIFERENCIA ES QUE TODAS LAS ANTERIORES FUERON CAUSADAS POR FENÓMENOS NATURALES, ESTA ESTÁ SIENDO CAUSADA POR EL SER HUMANO. OTRA DIFERENCIA ES EL PERIODO TAN CORTO EN QUE ESTÁ OCURRIENDO».

Los invertebrados también sufren una situación angustiante

Otro grupo de investigadores, en este caso expertos biólogos de la Universidad de Hawái en Manoa y el Muséum National d’Histoire Naturelle en París, Francia, enfocó sus esfuerzos en revisar el panorama correspondiente a las especies invertebradas, como caracoles o babosas, para hacer hallazgos que hacen de la situación algo dramático.

«LAS TASAS DE EXTINCIÓN DE ESPECIES AUMENTARON DRÁSTICAMENTE Y LA DISMINUCIÓN DE LA ABUNDANCIA DE MUCHAS POBLACIONES DE ANIMALES Y PLANTAS ESTÁ BIEN DOCUMENTADA, PERO ALGUNOS NIEGAN QUE ESTOS FENÓMENOS EQUIVALGAN A UNA EXTINCIÓN MASIVA», DIJO EN UN COMUNICADO ROBERT COWIE, AUTOR PRINCIPAL DEL ESTUDIO Y PROFESOR DE INVESTIGACIÓN EN EL CENTRO DE INVESTIGACIÓN DE LA ESCUELA DE CIENCIAS Y TECNOLOGÍAS DE LOS OCÉANOS Y LA TIERRA (SOEST) DE LA UNIVERSIDAD DE HAWAI MANOA.

sexta extinción masiva invertebrados
Los invertebrados también se encuentran en un panorama desalentador en el escenario de la Sexta Extinción Masiva. Getty Images

«ESTA NEGACIÓN SE BASA EN UNA VISIÓN SESGADA DE LA CRISIS QUE SE CENTRA EN LOS MAMÍFEROS Y LAS AVES E IGNORA A LOS INVERTEBRADOS, QUE POR SUPUESTO CONSTITUYEN LA GRAN MAYORÍA DE LA BIODIVERSIDAD.   INCLUIR A LOS INVERTEBRADOS FUE CLAVE PARA CONFIRMAR QUE EFECTIVAMENTE ESTAMOS PRESENCIANDO EL INICIO DE LA SEXTA EXTINCIÓN MASIVA EN LA HISTORIA DE LA TIERRA», DIJO COWIE.

Al extrapolar las estimaciones obtenidas para animales como caracoles terrestres y babosas, Cowie estima que desde el año 1500, la Tierra ya podría haber perdido entre el 7,5 y el 13 % de los dos millones de especies conocidas, es decir, de 150.000 a 260.000 especies.

¿Qué está causando la sexta extinción masiva del planeta y cuáles serán sus consecuencias?

Hay cuatro principales factores para que la sexta extinción haya arrancado y sea una realidad: la destrucción de distintos hábitats, la sobreexplotación de ciertas especies, la contaminación y el cambio climático.

Las consecuencias de ello se manifestarían de maneras muy  variadas. Lo primero que se vería sería una escasez en los suministros de alimentos.

“GRAN PARTE DE NUESTRA ALIMENTACIÓN DEPENDE DE LA POLINIZACIÓN”, AFIRMA COREY BRADSHAW, PROFESOR DE ECOLOGÍA GLOBAL EN LA UNIVERSIDAD FLINDERS DE AUSTRALIA DEL SUR.

“ALREDEDOR DE UN TERCIO DEL SUMINISTRO MUNDIAL DE ALIMENTOS DEPENDE DE POLINIZADORES COMO LAS ABEJAS, Y, SI MUEREN, LOS RENDIMIENTOS AGRÍCOLAS PODRÍAN CAER EN PICADO”, AFIRMA BRADSHAW.

También hay que tomar en cuenta que millones de personas dependen de las especies silvestres para alimentarse y ganarse la vida, sobre todo de actividades como la pesca.

La fertilidad del suelo también se vería dañada con la desaparición de ciertas especies. Esto podría erosionar los suelos, provocando un aumento en las inundaciones y una menor fertilidad. Esto afectaría de manera delicada a los cultivos.

sexta extinción masiva del planeta
Getty Images

Conclusiones en torno a la sexta extinción masiva

A estas alturas, los proyectos para frenar el calentamiento global parecen ser insuficientes, pues el daño parece mayor a cualquier esfuerzo realizado.

En las extinciones masivas causadas por la propia naturaleza, al menos tres cuartas partes de las especies dejan de existir en unos 3 millones de años, aproximadamente. Sin embargo, en las condiciones actuales, podríamos estar en camino de perder ese número en unos cuantos siglos.

En un informe histórico publicado en 2019, se afirma que en las próximas décadas, al menos un millón de especies corren el riesgo de desaparecer, aunque muchos científicos dicen que podría ser un recuento insuficiente e inexacto, debido a la complejidad en el comportamiento de los propios ecosistemas.

Texto original: National Geographic

¿Se acerca años complicados?


El calentamiento global se convierte en el siguiente paso en la preocupación de la humanidad.

Los últimos ocho años fueron los más calurosos según registros mundiales que datan de 1880, con 2021 clasificado como el sexto año más caluroso, de acuerdo con análisis de la estación meteorológica mundial y mediciones oceánicas publicadas el jueves por el Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA y la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOOA, por sus siglas en inglés).

La temperatura media global del año pasado fue poco más de 1 °C más alta que el promedio de 1880-1900.

Incluso, advirtieron que, si se mantiene la tendencia de temperaturas elevadas, en 10 años se alcanzará el techo de calentamiento global. “Estamos alrededor de 0.8 o 0.9°C (de aumento). Si se sigue el patrón que se está viendo, en 10 años, más o menos 2031 o 2032, estaríamos llegando a ese punto (1.5°C)”, detallaron.


Berkeley Earth, una organización sin fines de lucro que analiza estaciones y datos oceánicos, descubrió que el año pasado estuvo prácticamente empatado con 2015 y 2018 como el quinto más caluroso. La NASA, la NOAA y Berkeley Earth son tres de los cinco principales grupos de investigación que realizan análisis de temperatura.

El Servicio de Cambio Climático Copernicus de la UE, que publicó sus resultados la semana pasada, evalúa satélites, registros de superficie, globos meteorológicos y otras mediciones, y estima la cifra global a partir de estos. Este análisis colocó a 2021 como el quinto año más caliente desde 1979.

Los científicos tabulan estas clasificaciones cada año. Se espera que otro centro de investigación, la Oficina Meteorológica del Reino Unido, informe sus datos pronto. Por su parte, investigadores se apresuran a señalar que los resultados anuales reflejan el ruido estadístico natural en el sistema climático. Por ejemplo, 2021 fue más frío que varios años anteriores, en parte porque una fase de enfriamiento del fenómeno de La Niña del océano Pacífico ecuatorial redujo las temperaturas.

La década de 2010 fue, con mucho, la década más calurosa registrada, de hecho, desde 1960, cada década ha promediado más calor que la anterior.

En los últimos años, los científicos se han vuelto más directos con los políticos y el público. La orientación de que las naciones deben reducir a cero el impacto de emisiones para 2050, y reducir emisiones a la mitad para 2030, se ha convertido en un punto de encuentro para la política global en los últimos tres años.

La Oficina Meteorológica del Reino Unido publicó esta semana una estimación de que el mundo tiene que reducir su contaminación por dióxido de carbono en un 20% en tan solo los próximos cinco años tener una posibilidad razonable de limitar el calentamiento a 1.5 °C. Las emisiones del año pasado aumentaron en un 4.9 por ciento, cercanas a los niveles de 2019, después de una caída significativa relacionada con la pandemia en 2020.

Los eventos climáticos extraordinarios continuaron acumulándose en 2021, incluida la que puede ser la ola de calor más dramática jamás observada, inundaciones históricas en Europa central y ciclones mortales e inundaciones en India. Munich calculó que los costos de los desastres climáticos de 2021 sumarían 280 mil millones de dólares globalmente.

Fuente: El Financiero

Las niñas, las más afectadas por el cambio climático


La presidenta de la Cámara de representantes urge a acelerar los cambios en el calentamiento global

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, ha hecho un llamado para que las mujeres y niñas estén al centro de los esfuerzos para combatir el cambio climático ya que se ven afectados de manera desproporcionada por los impactos del calentamiento del planeta.

Pelosi dirige esta semana una delegación de demócratas del Congreso en las conversaciones climáticas de la ONU en Glasgow con el objetivo de enviar un mensaje de que Estados Unidos se ha vuelto a unir a las iniciativas internacionales para reducir el cambio climático tras los años de Donald Trump .

El calentamiento global “es una amenaza multiplicadora, que amplía y acelera las desigualdades existentes género en nuestras economías y sociedades”, dijo Pelosi durante una reunión del martes enfocada en y cambio climático.

Un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo estimó que el 80 por ciento de los desplazados por el cambio climático son mujeres.

Pelosi dijo que un paquete de medidas de 1.85 billones de dólares enfocado en salud, familia y cambio climático reflejan el objetivo del gobierno de Joe Biden de “reconstruir mejor con mujeres”. La propuesta de ley está detenida en el Congreso debido a la resistencia de algunos demócratas.

Como un reflejo de lo que ha dicho Biden, Pelosi declaró: “Estados Unidos otra vez está unido para el planeta, para las mujeres y para nuestros niños”.

Fuente: CNN

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: