Trabajo-Permanencias-Voluntarias
Economía y Finanzas

México: La desigualdad


Texto original: Cesar Reveles (Animal Político)

En México la discriminación y desingualdad es algo tan cotidiano como el aire que respiramos

Las mujeres, las personas con discapacidad; las y los indígenas; los integrantes de la comunidad LGBTI, y los adultos mayores suelen tener salarios inferiores a los del resto de la población tan solo por su género, condición física, racial o de identidad.

En el estudio Los peores salarios para los más discriminados, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) plantea que las barreras que enfrentan los grupos antes mencionados para obtener un empleo digno, no tienen que ver con sus capacidades laborales sino con criterios de las empresas que discriminan ciertas cualidades.

El IMCO señala que ante estas dificultades, un gran número de personas de estos grupos optan por trabajar en el sector informal, donde no hay contratos laborales, prestaciones y protección social (salud, vivienda y pensión, entre otros).

Las mujeres 

En su análisi, el IMCO encontró que en México las mujeres padecen una “marcada desigualdad” en el mercado laboral. La diferencia es notable desde el número de personas ocupadas.

Únicamente el 46% de las mujeres de entre 15 y 64 años están empleadas frente al 79% de los hombres. Para nivelar esta cifra y alcanzar las estimaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), se tendría que dar empleo aproximadamente a 6 millones de mujeres en el corto plazo.

En el tema de ingresos, según datos de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) y del Senado de la República, las mujeres perciben salarios entre 18% y 34% menos que los hombres a pesar de realizar las mismas actividades.

Ante este panorama, las mujeres optan por ingresar al mercado informal. De acuerdo con la Red de Estudios de Desigualdades, de El Colegio de México, entre el año 2000 y 2017, el porcentaje de trabajadoras sin seguridad social creció de 41 a 48%

“En la informalidad las mujeres no cuentan con licencias pagadas de maternidad, esto tiene un doble impacto: repercusiones para las madres y para sus hijos recién nacidos”, resalta el IMCO.

Otro punto a destacar es que una parte de las mujeres ocupadas se concentran en sectores con bajos salarios, como el de los servicios domésticos, donde labora el 11% de ellas en comparación al 1% de los hombres, según cifras del estudio “Igualdad Entre Mujeres y Hombres en Materia de Puestos y Salarios”, de la CNDH.

Al laborar en estos sectores o en la informalidad, las mujeres se exponen a no tener una remuneración asegurada, a enfrentar restricciones salariales, de horarios o a no ocupar puestos de liderazgo si son madres.

En los grupos antes mencionados (personas indígenas, con discapacidad y adultos mayores), las mujeres no están exentas de desigualdad.

Con datos de la STPS y del Consejo Nacional de la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el IMCO hizo una comparativa de los ingresos mensuales entre hombres y mujeres. En todos los casos, ellas ganan menos que el sexo opuesto.

En los adultos mayores, los hombres tienen ingresos por $3,493 y las mujeres 2, 239. En el grupo de las personas con discapacidad, los hombres perciben $3,830 y las mujeres $3,059. Y en el grupo de las personas indígenas los hombres ganan en promedio $4,150 y las mujeres $3,844.

Población indígena

México puede presumir de la alta diversidad étnica que posee, pero toda esa riqueza cultural no se ve reflejada en la calidad de vida de quienes la integran. Las personas indígenas sufren discriminación y exclusión social desde sus primeros años de vida, hasta que se incorporan al sector laboral.

Según datos del Consejo Nacional de Población (Conapo), en nuestro país, el 21.5% de las personas se considera indígena, pero sólo el 6.5% habla alguna de las 68 lenguas que existen. Del total de las personas indígenas más del 70% viven en condiciones de pobreza, y de éstos, el 32% se encuentran en pobreza extrema. De acuerdo con el Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2018, del Coneval, la primaria es el grado máximo de estudios para la mitad de la población indígena, lo cual merma sus posibilidades de desarrollo profesional.

Con base en información de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, un hombre indígena que trabaja gana 4 mil 155 pesos mensuales, mientras que una mujer indígena recibe 3.84 mil pesos.

Ambas cantidades se encuentran por debajo de lo estipulado por la STPS como ingreso mensual promedio de los trabajadores, el cual es de nacional de poco más de 6 mil pesos mensuales. Como ya se mencionó arriba, las mujeres indígenas padecen aún una mayor desigualdad por su género: solo el 26% de ellas participa en alguna actividad laboral, a diferencia del 46% de mujeres no indígenas que trabajan.

El IMCO también encontró que más del 77% de las población indígena no tiene seguridad social frente al 82% de la población no indígena que sí cuenta con ella.

Sin embargo, según el IMCO, la desigualdad en las comunidades indígenas no es un problema exclusivo de México, ya que la misma situación “se observa en los más de 90 países en los que viven cerca de 370 millones de indígenas”.

Personas con discapacidad

En México, según el INEGI, hay 7.8 millones de personas con discapacidad, lo que equivale al 6.3% de la población. En palabras del IMCO, este sector social, “es uno de los más marginados, pues padece más la exclusión social que las propias limitaciones físicas intrínsecas a una discapacidad”.

Cifras del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) señalan que el 50% de las personas con discapacidad viven en situación de pobreza y el 13% en pobreza extrema. Además de que una de cada dos personas con discapacidad es un adulto mayor, lo cual los hace aún más vulnerables.

Con relación al tema educativo, el 23% de la población con discapacidad de 15 años y más no ha estudiado, una cifra 11 veces mayor que la del resto de la población sin estudios la cual asciende apenas al 2%.

En el plano laboral, con base en datos del INEGI, el IMCO encontró que solo 4 de cada 10 personas con discapacidad realizan alguna actividad económica, cifra muy inferior al resto de la población (siete de cada 10 personas).

En cuanto a los ingresos aquellos que laboran ganan un 33.5% menos que el resto de la Población Económicamente Activa (PEA). Mientras que 1 de cada 3 personas con discapacidad es dependiente económica de la familia o de un tercero.

Las personas con discapacidad que no laboran ni dependen de alguien más obtienen sus ingresos de: algún programa social del gobierno (39%) o de alguna pensión (22%).

Además de la discapacidad, el contexto laboral hace que estas personas sean más vulnerables a la pobreza, a no recibir la atención médica necesaria, a una mayor tasa de desempleo y a tener ingresos inferiores.

Adultos mayores

En México hay 9.6 millones de personas adultas mayores (65 años o más), de los cuales 2.5 millones trabajan. En su mayoría por necesidad y bajo condiciones deplorables.

Si bien a esa edad las personas tendrían que estar en retiro laboral, muchas se ven obligadas a emplearse al no depender económicamente de alguien o por la falta de una pensión.

Según datos del Coneval, el 41.1% de los adultos mayores son pobres y entre ellos casi un 7% vive en pobreza extrema. Esto, en parte, se debe a que de las 9.6 millones de personas mayores de 65 años, 2.5 millones no recibe algún tipo de pensión, ni siquiera el programa federal “Pensión para Adultos Mayores”.

Dicha situación los obliga a trabajar en condiciones adversas, ya que el 91% de estas 2.5 millones de personas no cuentan con acceso a instituciones de salud.

Otro de los hallazgos en este sector es la diferencia de salario entre hombres ($3,493) y mujeres ($2,339), mencionado anteriormente, así como que solo tres de cada cuatro recibe una pensión. Pero en estos casos, las mujeres también se ven desfavorecidas ya que en promedio reciben 5 mil 128 pesos mensuales, mientras que los hombres cobran 6 mil 602 pesos al mes.

Personas LGBTI

Aunque la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación establece que ningún mexicano debe sufrir segregación social por motivos de preferencia sexual, en la realidad pasa algo muy distinto y las personas que integran la comunidad LGBTI son la prueba de ello.

Datos del Conapred señalan que 7 de cada 10 personas LGBTI se han sentido discriminadas, una de las razones por las que varios de ellos deciden abandonar los estudios y por consiguiente son propensos a tener menores ingresos.

En el Diagnóstico nacional sobre la discriminación hacia personas LGBTI en México, elaborado por la Comisión de Atención a Víctimas y la Fundación Arcoiris, 6 de cada 10 miembros de esta comunidad dijeron que su orientación sexual es un obstáculo para acceder a un empleo, mientras que el 43% de quienes laboran dijeron haber recibido un trato discriminatorio en su lugar de trabajo. 

“Un estereotipo mal encauzado, con base en prejuicios, puede ocasionar daños irreversibles en la vida de un ser humano. Para evitar cualquier tipo de discriminación, es fundamental concientizar a la sociedad en temas como: inclusión, respeto y tolerancia”, señala el IMCO con relación a la discriminación laboral de la comunidad LGBTI.

Escolaridad

Finalmente, el tema de la escolaridad también es un factor que puede impedir a una persona tener un desarrollo y crecimiento profesional a pesar de tener las aptitudes para hacerlo.

En México, según el IMCO, el salario promedio mensual de un trabajador con estudios de secundaria es de 5 mil 852 pesos, mientras que un egresado de licenciatura percibe casi el doble (11 mil 467 pesos).

“El dilema no es que los trabajadores más preparados accedan a mayores ingresos, sino cómo mantener a los jóvenes estudiantes en las aulas educativas”, plantea el Instituto.

Y es que apenas uno de cada cinco personas que trabajan concluyó la educación superior, mientras que el 50% solo estudiaron la primaria o secundaria.

Otro de los problemas es la tendencia en algunas familias de incorporar a los menores de edad al mundo laboral, lo cual si bien incrementa el ingreso económico en el hogar también limita las oportunidades educativas y laborales de los niños y adolescentes en el largo plazo.

En esta situación, agrega el IMCO, se encuentran 2.5 millones de niños y adolescentes (entre 5 y 17 años), de los cuales más del 40% no recibe un ingreso fijo y solo el 8% gana más de dos salarios mínimos (205 pesos diarios).

Para mejorar el panorama de estos grupos, entre otras cosas, el IMCO propone:

  • Facilitar el acceso de las madres trabajadoras al mercado laboral mediante apoyos al cuidado infantil, horarios flexibles en el trabajo, facilidades para mantener la lactancia, aumentar y hacer efectivos los periodos de paternidad, entre otros.
  • Establecer mecanismos para garantizar que los empleadores paguen los mismos salarios a sus trabajadores sin discriminación de género.
  • Promover los espacios laborales libres de segregación a grupos minoritarios mediante la concientización social. Se debe garantizar la correcta ejecución y vigilancia de la normatividad en materia de discriminación, brindando asesoría oportuna a quienes sufran esta situación.
  • Simplificar el proceso para acceder a los incentivos fiscales a quienes dan empleo a adultos mayores y personas con discapacidad, además de verificar que el sueldo sea equivalente al resto de los trabajadores
Economía y Finanzas

Fondo Monetario Internacional…¿Al rescate de México?


El Fondo Monetario Internacional (FMI) extendió la línea de crédito para México, sin embargo, el gobierno federal solicitó recortar por 13 mil millones de dólares el monto de la deuda, por lo tanto, el crédito paso de 74 mil millones de dólares a un monto de 61 mil millones de dólares en el convenio de este noviembre. El FMI adelantó que los encargados de la política fiscal en el país no descartan pedir una disminución más el próximo año, con lo cual se reduce la comisión que debe pagar México por el acceso a esta línea de crédito.

Con el acuerdo al que llegan el FMI y las autoridades mexicanas, el país habría renovado por séptima ocasión este crédito, que se tiene desde la crisis financiera de 2009. La LCF es una herramienta que implica extender la disponibilidad de dólares en el banco central para reforzar las reservas internacionales, en caso necesario.

FMI-Permanencias-Voluntarias

Si bien “México continúa cumpliendo con los criterios de calificación para el acceso bajo el acuerdo FCL”, su economía sigue expuesta a la volatilidad en los mercados financieros mundiales, el aumento de las primas de riesgo y “un fuerte retroceso del capital de los mercados emergentes”, explicó al respecto David Lipton, subdirector del FMI.

No obstante, dijo que México ha mantenido “políticas y marcos de política muy sólidos”, que le han ayudado “a navegar en un entorno externo complejo”. Destacó: la política fiscal ha detenido el aumento en el índice de deuda pública; la política monetaria estricta ha ayudado a reducir la al objetivo del Banco de México; y la supervisión y regulación financiera son fuertes.

“Las autoridades tienen un historial exitoso de buena gestión de políticas y están firmemente comprometidas a mantener políticas prudentes en el futuro. Tienen la intención de seguir tratando el acuerdo como precautorio”, detalló el directivo. Y acotó que tener el nivel más bajo de accedo a la LCF es apropiado para el país.

Economía y Finanzas, Editoriales

Paquete Económico de la 4T, un fiasco


Por Alejo Sánchez Cano (El Financiero)

El primer Paquete Económico elaborado por la 4T ha sido un fiasco, tanto por su contenido, como por el incumplimiento en su aprobación, ya que el PEF 2020 debió quedar aprobado desde el 15 de noviembre.

Festivos y jubilosos, gritaron a los cuatro vientos que ahora sí se iba a ver el nivel de preparación y de alcance social y económico de los ingresos y egresos para el 2020, porque ellos los iban a preparar solitos, pero, ¡decepción¡, no solo reflejó criterios surgidos de una bola de improvisados, sino que solo se atiende a la voluntad del presidente de la República, quien se jacta de ser un experto en temas económicos, pero que en la realidad, conoce muy poco de ello.

El Congreso es un caos, ambas Cámaras federales están paralizadas por falta de oficio político, principalmente de los líderes parlamentarios de Morena; tanto Ricardo Monreal como Mario Delgado han sido rebasados por su soberbia, por sus correligionarios y hay que decirlo, también por pretender cumplirle los caprichos al huésped de Palacio Nacional.

La imposición de Piedra en la CNDH vino a resquebrajar el ambiente de diálogo que existía en la Cámara de Senadores, donde acababan de aprobar la revocación de mandato, la joya de la corona que más le interesaba a AMLO.

En la Cámara baja, en donde está atorado el PEF, pues las cosas están peor, ya que allí el problema no son los partidos de oposición de Morena, sino los propios diputados de esta fracción que están molestos, por decir lo menos, por la conformación del presupuesto que se hizo sin considerarlos.

EL presupuesto 2020 tiene solo un criterio y ése responde a los designios de AMLO y nada más. No busca atajar el desplome de la economía mexicana, ni siquiera dotar de más recursos al rubro de la seguridad pública y mucho menos a impulsar a la inclusión social a millones de mexicanos que sobreviven en condiciones de pobreza extrema.

Lo que se pretende es consolidar el proyecto político de AMLO rumbo al 2021, elecciones intermedias; 2022, revocación de mandato; 2024, reelección presidencial.

Esta es la hoja de ruta y por ello se hizo un presupuesto a modo en donde los programas asistenciales de la 4T no buscan acabar con la pobreza, al contrario pretender mantener en ese estatus a los pobres, mediante dádivas que permita al gobierno contar con ellos cuando sean llamados para defender la permanencia de Obrador en la Presidencia.

La decisión de cancelar el aeropuerto de Texcoco ha salido muy costosa, ya que no solo implicó enormes recursos públicos y privados que se tiraron a la basura, sino el pago mismo a los tenedores de bonos de deuda, así como sacar de la chistera un aeropuerto militar para reconvertirlo en uno civil: Santa Lucía.

El aeropuerto de Santa Lucía se suma a la refinería de Dos Bocas como prototipos de obras catalogadas como elefantes blancos, por su inoperancia, costo elevado, nula operatividad y cero beneficios a la sociedad. Ambas obras, si es que algún día se terminan, nacerán muertas.

Economía y Finanzas, Moneros

Economía moral por Qucho


Economía y Finanzas, Noticias

¿Ampliando el mercado?


Economía y Finanzas, Moneros

¿Ahí la llevamos? por Rictus


Economía y Finanzas, Tecnología

UBER pierde en la bolsa…¡Pero!..¿Sigue vivo?


Los inversionistas de Uber han esperado pacientemente un retorno de ganancias. Sin embargo, a juzgar por el último informe trimestral, tendrán que esperar un poco más. La app de transporte compartido que se ha expandido al reparto de comida a domicilio, ya lleva 10 años en un creciente mercado global y sigue perdiendo dinero.Aunque su clientela de base ha crecido y sus ingresos han mejorado, el balance sigue siendo negativo.

Las últimas cifras destacan que sus ingresos subieroncasi 30% hasta US$3.810 millones pero sus pérdidas netas están en casi US$1.200 millones. No hay que llamar a un conmutador para que luego despache un taxi, se hace todo onlineEsa tecnología corta los gastos mucho, pero no lo suficiente.

La revolución de Uber fue haber eliminado el intermediario en el mundo del taxi, lo que bajó los costos del transporte.

“A medida que pasa el tiempo, esa tecnología ha quedado a disposición de casi todos, incluyendo las empresas de taxi y eso minimiza la ventaja de Uber“, le dijo a la BBC Adam Leshinsky, autor de “Wild Ride: Inside Uber´s Quest for World Domination” (“Viaje salvaje: la búsqueda de Uber por dominar el mundo”).

Ese tamaño lo ha logrado volviéndose muy competitivo en los mercados donde opera porque subsidia los viajes. Pero, para Adam Leshinsky eso tiene que acabar.

“La principal manera que Uber y sus competidores como Lift podrían hacer dinero es si su brutal competencia en precios termina. Actualmente subsidian sus viajes en muchos mercados alrededor del mundo y lo han estado haciendo durante muchos años. Si sus precios suben, tendrían mejores perspectivas de ganancia”, considera el autor.

Al mismo tiempo, sin embargo, si suben los precios no gozaría de una base de clientela tan grande, pues ese es el fuerte que presentan. Pero Leshinsky considera que Uber tendrá mucha dificultad para lograr beneficios en un futuro.

“Si llegaran a registrar ganancias, eso vendrá a cambio de crecimiento. Ya están tratando de recortar gastos en un esfuerzo por llegar a beneficios. Cuanto más recortan los gastos se hace más difícil desarrollar el negocio. Los veo trastabillando así durante mucho tiempo”.

Por otra parte, a la empresa se la ha criticado por el pago a los choferes y la relación con los empleados, si son, en efecto, empleados o no.

Eso ha significado una lucha constante con los reguladores y legisladores. En California, uno de los mercados principales de Uber, aprobaron una ley que exige que trate a sus conductores como empleados.

Uber está luchando por conseguir una exención en ese aspecto. “Si no lo logran y tienen que pagar a sus conductores como empleados de planta o restringir las horas que trabajan será otra razón por la cual tendrán dificultades para hacer dinero”, explicó Adam Leshinsky.

El otro desafío para la empresa, naturalmente, es la competencia.

“Siempre habrá alguien que llegue ofreciendo un mejor acuerdo, tanto a los conductores como a los consumidores, lo que reducirá tus ingresos en el mercado”, expresó a la BBC Peter Morici, profesor de economía de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos.

“Mi opinión es que será un espacio que por mucho tiempo será muy difícil para hacer dinero”.

En EE.UU. hay alternativas como Lyft, y en Europa Via, que se basa en varios pasajeros compartiendo un mismo vehículo.

“Contrario a Uber, no se han ido por otros sectores como los vehículos automatizados, ni han intentado entrar en América Latina”, señala Morici.

Una considerable fuente de problemas para Uber han sido sus otras cuatro divisiones que también están perdiendo dinero.

Por ejemplo, Uber Eats -que despacha comidas a domicilio- es la segunda división más importante de la empresa. Representa 17% de los ingresos registró y un crecimiento de 64%, pero sus pérdidas fueron 67% más altas que el año pasado.