pipas-Pemex-Permanencias-Voluntarias

PEMEX: ¿De nuevo a la baja?


Fitch anunció este martes que discutirá hasta finales de abril la capacidad crediticia de PEMEX.

La propagación del coronavirus y la crisis de petróleo obligaron a la calificadora a realizar ajustes en la revisión de la calificación de Pemex. Los bonos se han visto afectados por la caída de los precios del petróleo, mientras que los bonos, con un vencimiento hasta el 2021 han perdido el 31% de su valor desde el comienzo del año.

La disminución ha provocado discusiones entre los inversionistas sobre otra rebaja por parte de Fitch.

En junio del año pasado, la agencia calificadora bajó la nota de la petrolera a ‘BB+’ desde ‘BBB-‘, en el considerado grado ‘especulativo’, y mantiene una perspectiva negativa sobre la compañía. En la escala de Fitch, en el nivel de especulativo está ‘BB+’, ‘BB’ y ‘BB-‘, después siguen tres niveles de muy especulativo, tres de riesgo muy alto y dos de muy cerca de la quiebra.

Tanto Moody’s Investors Service como S&P Global Ratings califican a la compañía con grado de inversión con una perspectiva negativa.

S&P redujo su calificación a ‘BBB’ el 26 de marzo. Una segunda rebaja llevaría a una venta masiva forzada a medida que los bonos de la empresa caen en los principales índices de grado de inversión.

El costo de asegurar a Pemex se ha más que duplicado este mes. Los diferenciales de crédito a cinco años por incumplimiento crediticio de la deuda del gigante petrolero se cotizaron por última vez en 787 puntos básicos el 25 de marzo, frente a 292 puntos base el 28 de febrero, lo que indica que los inversores están dispuestos a pagar más por protección contra un posible incumplimiento.

Los inversionistas son cautelosos con los bonos de la petrolera por temor a que los bajos precios del petróleo perjudiquen los planes de Pemex de pagar más de 100 mil millones de dólares en deuda total y revertir más de una década de caídas en la producción.

En el mes, el precio del crudo mexicano bajó 72.93 por ciento, a 10.76 dólares por barril, desde los 39.76 dólares del viernes 28 de febrero.

Fuente: El Financiero

Oro-Permanencias-Voluntarias

El oro: ¿El próximo problema?


12 pasos para entender por qué México cayó de categoría


La calificadora S&P Global Ratings bajó este jueves la calificación soberana de México a ‘BBB’ desde ‘BBB+’, al prever un impacto pronunciado en la economía por la propagación del coronavirus.

El ajuste se realizó derivado del golpe que el COVID-19 dará a las economías de México y Estados Unidos, su principal socio comercial, y de la caída en los precios internacionales del petróleo.

¿Esto qué significa?

1. La calificación ‘BBB’ significa que el deudor tiene la capacidad para cumplir con sus compromisos financieros, según S&P. Sin embargo, las condiciones económicas adversas o las circunstancias cambiantes tienen mayor probabilidad de debilitar la capacidad emisor para cumplir con sus compromisos financieros.

2. Una calificación ‘BBB’ se encuentra en el noveno escalón de la metodología de Standard & Poor’s, a dos escalones de las notas consideradas especulativas.

3. Una baja en la calificación de la deuda de cualquier país implica pasar a un grado de riesgo mayor, lo que se traduce en la necesidad de dar un mayor ‘premio’ en la compra de papeles de deuda que se emitan en moneda extranjera. Es decir, significa que deberá pagar más por el financiamiento externo. La deuda se vuelve más cara.

4. Otra implicación se relaciona con el hecho de que algunos fondos de inversión que invierten solamente en naciones con cierto grado de calificación dejarían de comprar papel de naciones que han visto una reducción en su nota por parte de las agencias.

Por ejemplo, una firma que compra solo deuda de naciones con nota ‘BBB’, para arriba, retirarían su inversión en la deuda mexicana si esta es rebajada. Es decir, hay riesgos de una salida de capitales.

¿Por qué?

5. En su explicación, S&P Global Ratings dijo que prevé un impacto pronunciado sobre la economía mexicana derivado de la combinación de impactos como la pandemia del nuevo coronavirus COVID-19, tanto en México como en Estados Unidos, su principal socio comercial, y de la caída en los precios internacionales del petróleo.

6. Estos shocks, aunque son temporales, empeorarán la ya débil dinámica de la tendencia de crecimiento para 2020-2023, que refleja, en parte, menor confianza del sector privado y el poco dinamismo de la inversión, detalló.

7. Analistas esperan una contracción económica de México este año. El consenso es de -3 por ciento, aunque algunas estimaciones son de una caída superior al 5 por ciento.

¿Qué sigue?

8. La perspectiva de la nota es negativa, lo que indica una posible nueva rebaja en los próximos meses. Esto en caso de una ejecución de políticas irregular o no efectiva.

Así como “el potencial debilitamiento de las finanzas públicas, debido al difícil balance entre sostener el crecimiento del PIB dada la baja base tributaria no petrolera del país y la rigidez en el gasto, y la creciente presión sobre Pemex, un potencial pasivo contingente para el soberano”.

9. Sobre la petrolera estatal, S&P abundó que el perfil financiero de Petróleos Mexicanos (Pemex) se ha debilitado significativamente durante los últimos cinco años y se ha vuelto más vulnerable en medio de la baja en los precios del petróleo.

10. La calificadora indicó que el cambio en la política de energía bajo el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador incrementa la dependencia de Pemex para la producción petrolera e inversión en México.

11. Indicó que esperan que el Gobierno tome medidas para contener la ampliación del déficit fiscal que proyectamos y el incremento en la carga de la deuda soberana como resultado de la desaceleración económica –provocada por los recientes shocks externos.

12. Agregó que la prolongada debilidad de su desempeño fiscal y el consecuente aumento en la deuda, o el riesgo de una implementación débil de políticas, podría tener como consecuencia una nueva rebaja de la calificación.

Aunque por el contrario, podría revisar la perspectiva a estable durante los siguientes dos años bajo un escenario en el que haya una política económica efectiva que aliente la confianza de los inversionistas, y continúe manteniendo déficits fiscales moderados, podría revertir la debilidad estructural del panorama de crecimiento del PIB, lo que ayudaría a estabilizar las finanzas públicas y a sostener la flexibilidad fiscal.

Aunado a las medidas para contener los potenciales pasivos contingentes que representan las empresas propiedad del gobierno en el sector de energía o para aumentar la base tributaria no petrolera, que podría evitar una erosión del perfil financiero del soberano.

Texto original: El Financiero

México: De nuevo a la baja


La calificadora S&P Global Ratings bajó calificación soberana de México a ‘BBB’, desde ‘BBB+’ al prever un impacto pronunciado en la economía por la propagación del coronavirus.

Analistas esperan una contracción económica de México este año. El consenso es de -3 por ciento, aunque algunas estimaciones son de una caída superior al 5 por ciento.

El ajuste se realizó “derivado de la combinación de shocks del COVID-19 –en México y en Estados Unidos, su principal socio comercial– y de la caída en los precios internacionales del petróleo”, detalló la firma en un comunicado.

La perspectiva de la nota es negativa, lo que indica una posible nueva rebaja en los próximos meses.

“Estos shocks, aunque temporales, empeorarán la ya débil dinámica de la tendencia de crecimiento para 2020-2023, que refleja, en parte, menor confianza del sector privado y el poco dinamismo de la inversión”, agregó.

Una calificación ‘BBB’ se encuentra en el noveno escalón de la metodología de Standard & Poor’s, a dos escalones de las notas consideradas especulativas.

Significa que “hay parámetros de protección adecuados. Sin embargo, es más probable que condiciones económicas adversas o cambios coyunturales conduzcan al debilitamiento de la capacidad del emisor para cumplir con sus compromisos financieros sobre la obligación”.

Respecto a la perspectiva, la calificadora destacó el riesgo de una nueva rebaja en caso de una ejecución de políticas irregular o no efectiva.

Así como “el potencial debilitamiento de las finanzas públicas, debido al difícil balance entre sostener el crecimiento del PIB dada la baja base tributaria no petrolera del país y la rigidez en el gasto, y la creciente presión sobre Pemex, un potencial pasivo contingente para el soberano”.

Sobre la petrolera estatal, S&P abundó que el perfil financiero de Petróleos Mexicanos (Pemex) se ha debilitado significativamente durante los últimos cinco años y se ha vuelto más vulnerable en medio de la baja en los precios del petróleo.

Para Adrián Calcaneo, analista de IHS Markit, la baja en la calificación sólo evidencia las debilidades del programa que diseñó el Gobierno federal para Pemex y la inviabilidad de la decisión de cancelar la inversión privada y dar prioridad a proyectos como la refinería Dos Bocas.

“(La baja en la calificación) le quita seguridad a Pemex de que el gobierno va a responderle. Hasta ahora había sido su paracaídas y su respaldo. Esto va a hacer que el mismo gobierno piense dos veces si quiere seguir con este apoyo sin nada a cambio”, dijo vía telefónica.

Al respecto, Marco Oviedo, jefe de investigación Económica para América Latina de Barclays, refirió que ya esperaban esta acción, debido a las implicaciones del coronavirus y la baja en el precio del crudo.

“Nosotros ya esperábamos esta acción, debido al choque económico del coronavirus, a la caída del precio del petróleo y todo lo que está pasando alrededor del mundo, también hay que poner en contexto que tambipen S&P le acaba de bajar la calificación a Colombia, que está en circunstancias similares, es una acción dominada por los efectos de las últimas semanas” además de que destaca que mantienen una perspectiva negativa, debido a que puede haber más fallas en la impartición de política económica.

Oviedo también estimó que Pemex sería ajustado mañana, además de que considera que estas consecuencias deteriorarán la calidad crediticia de México si se siguen tomando malas decisiones de política económica.

“Pemex seguramente será ajustado mañana, S&P en su metodología, por lo que tenemos entendido ya la calificación (de México) incluye las presiones que se derivan de Pemex, y las consecuencias es que se puede ir deteriorando la calidad crediticia de México si este choque es persistente o si siguen cometiendo errores de política económica, sobre todo en la parte energética y en acciones como lo que pasó con Constellation Brands”, refirió el directivo.

Con información de Guillermo Castañares y Diana Nava / Texto original: El Financiero

COVID-19: ¿La nueva guerra del petróleo?


¿Cómo puedes sobrevivir la contingencia? (Si tienes un negocio)


Luego de que autoridades sanitarias dieron a conocer el día de hoy sobre el inicio de la fase dos en la epidemia de coronavirus en México, grupos empresariales y civiles de Ciudad de México recomendaron una serie de acciones para mantener activa la economía local durante la contingencia y garantizar el abasto de insumos a las familias.

En ese sentido, sugieren que una persona de la familia salga a realizar las compras necesarias, en un horario temprano, así como en mercados o tiendas locales cerca de los domicilios, de acuerdo con la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia en la CDMX.

A través de un comunicado de prensa, propusieron que en caso de que el presupuesto sea suficiente, se use el servicio a domicilio con el que cuentan algunos negocios; además de lavarse las manos una vez que se llegue a casa, al igual que desinfectar todos los alimentos que fueron adquiridos.

Ante este panorama, ambas organizaciones han unido fuerzas para cuidar el empleo, la salud de sus trabajadores y el respaldo a la continuidad del consumo, para así mantener hasta donde sea posible una vida normal.

“Hacer comunidad significa trabajar de manera conjunta para que no se paralice la economía y no se cierren fuentes de empleo”, mencionó el presidente del Consejo Ciudadano, Salvador Guerrero Chiprés.

En México hay un total de 4 millones 169,677 Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MIPyMES), las cuales generaron en la capital del país durante 2019, 130,000 empleos formales, por lo que es importante el apoyo, precisó.

Por su parte, el presidente local de Coparmex, Jesús Padilla Zenteno, señaló sobre la importancia de conservar fuentes de empleo en CDMX, así como de mantener e impulsar el consumo local durante este periodo.

Como medida de atención física y emocional, además de respaldar un consumo sin pánico y sin interrupción innecesaria, a sus trabajadores, ambas organizaciones la línea de seguridad y el chat de confianza, por lo que al comunicarse al teléfono 55 5533-5533 se les podrá ofrecer contención emocional las 24 horas del día, los siete días de la semana.

Un respiro…¡Dow Jones tiene su mejor jornada desde 1933!


Las bolsas de Estados Unidos avanzaron este martes, con el Dow Jones presentando su mejor avance desde 1933, ya que los inversores anticiparon que el Congreso aprobará un proyecto de ley de gasto histórico ante la pandemia del COVID-19.

El promedio Industrial Dow Jones repuntó 11.36 por ciento, que lo ubican en 20 mil 705 puntos; el S&P 500 avanzó 9.38 por ciento, a 2 mil 447 unidades; y el tecnológico Nasdaq tuvo un alza de 8.12 por ciento, a 7 mil 418 puntos.

En México, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) subió 4.85 por ciento, a 34 mil 565 unidades, mientras que el FTSE BIVA avanzó 4.42 por ciento, a los 701 puntos.

Los senadores en Estados Unidos negocian los últimos puntos de un proyecto de ley sin precedentes de 2 billones de dólares para apoyar la economía estadounidense a superar la pandemia del coronavirus.

Nancy Pelosi, líder de la Cámara de Representantes, dijo que esperaba que se pudiera llegar a un acuerdo este martes.

“Las acciones estadounidenses están respondiendo a la posibilidad de este gigantesco paquete de estímulo fiscal y ante cierta certeza en la situación política“, señaló Stephen Dover, jefe de acciones de Franklin Templeton, en entrevista telefónica.

La ganancia de este martes en activos de riesgo sigue un movimiento sin precedentes de la Reserva Federal de Estados Unidos para respaldar grandes franjas del sistema financiero. Aún así, los indicadores clave de la manufactura y los servicios estadounidenses en marzo son los que más han caído, lo que sugiere el profundo costo que la pandemia ya ha tenido.

“El sentimiento ha mejorado, pero llamarlo un punto de inflexión es una palabra demasiado fuerte por ahora“, consideró James McCormick, jefe global de estrategia en NatWest Markets. “Es más un tira y afloja”.

Aproximadamente 26 billones de dólares se han evaporado de los mercados desde mediados de febrero.

En datos económicos, los PMI’s manufactureros y de servicios mostraron dos realidades cuando en otras regiones se empiezan a notar signos del daño provocado por el coronavirus en las economías.

El indicador de servicios sorprendió de manera negativa al caer a los 39.1 puntos, mientras que los datos manufactureros fueron altos al ubicarse en 49.2 puntos. En tanto, los índices de gerentes de compras del sector de servicios de Japón cayeron a los 32.7 puntos, un mínimo histórico.

En Europa, un número similar para Francia se ‘estrelló’ en 29 puntos y el PMI manufacturero cayó a 42.9 puntos. También hubo signos de una fuerte recesión en los datos alemanes, mientras que un número compuesto para la zona del euro mostró que podría estar encaminándose a la mayor crisis económica de su historia.

En el mercado energético, los precios del petróleo subieron por segunda sesión consecutiva, con el precio del WTI alcanzando un máximo en las operaciones nocturnas de 25.16 dólares por barril, esto luego de que el secretario de Energía de Estados Unidos, Dan Brouillette, señaló que están considerando la posibilidad de una alianza con Arabia Saudita para estabilizar los precios del petróleo, aunque no dijo si dicho acuerdo se formalizará de forma pública.

El WTI ganó 3.13 por ciento, que lo ubican en 24.09 unidades por barril, mientras que el Brent avanzó 1.15 por ciento, a los 27.34 dólares por barril.

En México, los mercados del país frenaron una racha de cinco días de caídas, de la mano de los índices internacionales, en una sesión que contó con datos de la inflación del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Con su avance de 4.86 por ciento, la Bolsa Mexicana de Valores tuvo su mejor jornada desde el 4 de mayo de 2009.

Antes de la apertura de operaciones, el Instituto dio a conocer que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) de la primera quincena de marzo se ubicó en 3.71 por ciento a tasa anual.

Durante la sesión, el Gobierno mexicano informó que las precauciones por el coronavirus entraban a la Fase 2 de contingencia con el objetivo de disminuir al máximo los contagios por COVID-19.

Además, presentó una serie de medidas con las cuales se buscará atender los efectos en la economía causados por el virus.

Con información de Cristian Téllez y Bloomberg.