NAIM: ¿Contaminado de ideas?


¿Que debemos saber del USMCA?


Amazon: ¿A la caza de Apple?


Tecnología financiera: ¿Qué debemos saber?


La Ley de Tecnología Financiera o Ley Fintech entró este lunes 10 de septiembre en vigor al ser publicadas sus disposiciones secundarias en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

En diciembre del 2017, el Senado de la República avaló por unanimidad con 102 votos a favor, el borrador de la iniciativa y la turno a la Cámara de Diputados, la cual el pasado 2 de marzo, aprobó en lo general y particular el dictamen que expide la ley.

Aquí 8 puntos para entender la importancia de esta norma:

1-Regulará los servicios financieros que presten las entidades bancarias a través de medios tecnológicos, así como su organización, operación y funcionamiento.

2-Con esto buscará prevenir y mitigar el riesgo de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, estableciendo un marco regulatorio aceptado y probado internacionalmente, con estándares mínimos de identificación del cliente, que permita prevenir este tipo de conductas.

4-Asimismo, reconocerá a las startups de pagos electrónicos y fondeo colectivo..

5- El uso de activos virtuales será previa autorización del Banco de México (Banxico).

6-Las empresas que quieran operar en este rubro deberán solicitar su inclusión a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

7-Estas instituciones deberán difundir, de manera clara y sencilla, la información que permita a sus clientes identificar los riesgos de sus operaciones.

8-Con la Ley Fintech la suplantación de identidad ya será considerada un delito a nivel federal.

De acuerdo con la agencia EFE, y citando a Bernardo González, titular de la CNBV, se han identificado a 73 empresas que podrían solicitar información para operar bajo la Ley Fintech.

Según datos oficiales, de las más de dos mil empresas Fintech que hay en el mundo, México cuenta hoy con 238, de las cuales 76 están dedicadas al financiamiento colectivo o “crowdfunding”.

El 69% de las firmas tienen menos de tres años, tienen 540 mil usuarios activos, 400 empleados, activos por alrededor de 400 millones de pesos y han realizado transacciones por más de 17 mil 400 millones de pesos.

Nuevo billete: ¿Mejores apuestas?


Por María Fernanda Navarro (Forbes México)

La puesta en circulación de la nueva familia de billetes por el Banco de México (Banxico), que inicia con la denominación de 500 pesos, no generará un efecto inflacionario en el país, aseguró Leopoldo Figueroa, experto en finanzas y catedrático de Posgrado en la Escuela Bancaria y Comercial.

El experto explicó que la puesta en circulación de los nuevos billetes se llevará a cabo a través de una sustitución ordenada con lo que se evitará el incremento del papel moneda en circulación en el país, efecto que si generaba las emisiones el gobierno para aumentar su gasto corriente.

“Al aumento del gasto corriente le llamábamos ‘echar a andar la maquinita’ para generar dinero y poder gastarlo, eso sí generaba un efecto inflacionario, pero en este caso no porque se va a llevar a cabo a través de una sustitución”, apuntó el especialista en entrevista con Forbes.

Recordó que la inflación se genera cuando se presenta el aumento generalizado de precios de una canasta de bienes y servicios de un periodo a otro, en tanto que el aumento del gasto corriente sucedía décadas atrás cuando el gobierno tenía deudas para pagar a sus proveedores y no generaba la liquidez suficiente en el presupuesto establecido.

“Lo más fácil para el gobierno era echar a andar la maquinita, generaba dinero el gobierno y pagaba a sus proveedores, eso es un generador de inflación, pero hace muchos años no ocurre, actualmente el gobierno alcanza a cubrir con el presupuesto de egresos todos sus compromisos de gasto”.

Detalló que los antiguos billetes de 500 pesos van a seguir teniendo su valor nominal, sin embargo, los bancos se encargarán de apoyar en esta sustitución.

“Todos los billetes que se recolectan en los bancos cuando se deposita en efectivo, ese dinero no lo guarda el banco, sino que se va a Banco de México y lo que va a hacer Banxico es que a través de los bancos se sustituye ese billete, pero lo va a hacer de forma paulatina, vamos a durar un año en lo que dejamos de ver los billetes anteriores”, explicó Figueroa.

El principal objetivo del banco central mexicano al poner a circulación la nueva familia de billetes es generar nuevas medidas y elementos de seguridad reforzados y, al mismo tiempo, de sencilla autenticación para los usuarios, incluyendo a las personas con debilidad visual y ceguera.

“Va a ser un billete más difícil de falsificar y eso le da seguridad a nuestra moneda, por eso Banxico hace este cambio, sobre todo cuando la tecnología avanza y hay más seguridad en el papel que se utiliza”, apuntó.

Aeropuertos: Pros y Contras


Con información de: El Financiero.

Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México, y su equipo de trabajo dieron a conocer el dictamen sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, en donde destacaron que hay dos opciones a seguir.

Una es seguir con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en el lago de Texcoco, y la otra es construir dos pistas en la base aérea militar de Santa Lucía y operar conjuntamente con el actual aeropuerto Benito Juárez.

López Obrador destacó que sigue abierta la posibilidad de concesionar la obra a particulares y que sea la iniciativa privada quien administre el NAIM.

El presidente electo dijo en conferencia con medios que el 5 de septiembre recibirán todas las opiniones de otros grupos, como empresarios e ingenieros, y el 8 de septiembre se darán a conocer a la ciudadanía. Después de ello, comenzarán procesos de información para los ciudadanos y a finales de octubre se llevará a cabo la consulta. La decisión final que elija el pueblo, comentó López Obrador, se va a respetar.

El exjefe de gobierno de la CDMX señaló que el lunes 20 de agosto se entregará a Enrique Peña Nieto, presidente de México, el dictamen presentado este viernes, “para que participe y se permita la consulta” ciudadana.

Javier Jiménez Espriú, propuesto para la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, informó sobre los pros y contras de cada una de las dos opciones.

A continuación te damos a conocer cada una.

Puntos a favor

-Cercanía a la Ciudad de México.

-Crearía un gran centro de operaciones y conexión internacional.

-El gobierno federal ya cuenta con el terreno.

-Existe el financiamiento para el 75 por ciento de la inversión.

-Habría mayor capacidad en el largo plazo.

-Ya hay avance global de la obra de 31 por ciento.

Puntos en contra

-Mayor costo de construcción; ha pasado de 169 mil millones de pesos en 2014 a 300 mil millones de pesos en la fecha actual.

-Altos costos de mantenimiento que aún no han sido calculados.

-Retraso de al menos cuatro años en la construcción.

-Mayores riesgos en el inicio de las operaciones, “ya que se enciende un nuevo aeropuerto y se apaga el otro”, explicó Espriú.

-Cierre del actual aeropuerto capitalino y de la base aérea de Santa Lucía por temas de aeronáutica.

-Incremento en las tarifas aeroportuarias.

-Transformación en el lago Nabor Carrillo y otros impactos ambientales.

Puntos a favor

-Se conservarían los dos aeropuertos (AICM y Santa Lucía).

-Menor tiempo para el inicio de operaciones.

-Menor impacto negativo sobre la CDMX.

-Menor costo de construcción, de unos 70 mil millones de pesos, y mantenimiento

-Mejores condiciones de suelo.

-Se fortalecería el sistema aeroportuario del Valle de México, lo que daría mayor protección a la CDMX en caso de siniestros, como sismos.

En contra

-Grupo de expertos de la firma internacional Mitre señaló que la operación simultánea de los dos aeropuertos no es viable.

-Sin embargo, los técnicos de AMLO y un grupo de técnicos chilenos consideran que sí es viable, por lo que comentaron que hay una necesidad imperiosa de un estudio para confirmar esto.

– Tener operaciones separadas en 2 aeropuertos incrementaría gastos de las aerolíneas y generaría incomodidades a los pasajeros.

-El costo de cancelar la obra actual del nuevo aeropuerto es por 100 mil millones de pesos: 60,000 por obras ya realizadas y 40,000 por gastos no recuperados.

-Las negociaciones con acreedores y contratistas para el pago de compromisos generaría un impacto considerable en las finanzas públicas en 2019.

-Impacto negativo en los mercados.

Entre pobres y ricos