La medalla y otras provocaciones innecesarias


Texto original: Pablo Hiriart (El Financiero)

En el país están pasando cosas graves y no hay necesidad de enfrentarnos por nimiedades, pero da la impresión de que sin pleito no se puede vivir.

No sabemos exactamente cuándo, pero de que vienen problemas del exterior no hay la menor duda.

Para hacer frente a una situación adversa, o a una agresión comercial del vecino del norte, necesitamos estar bien parados internamente.

No lo estamos ni en seguridad, ni en empleo ni en economía.

Un poco de unidad interna es lo menos a que se puede aspirar.

¿Sería mucho pedir que desde Palacio Nacional se deje de provocar y se desechen los insultos?

Qué necesidad había, por ejemplo, que la titular de la Comisión Nacional del Deporte le entregara una medalla al Presidente en su conferencia mañanera, en reconocimiento por la extraordinaria actuación que tuvieron nuestros atletas en los Panamericanos de Lima.

Esa es una provocación al buen gusto y al sentido común.

Cuando a Roberto Madrazo le pusieron una medalla en el maratón de Berlín sin que hubiera hecho completo el recorrido de los 42 kilómetros 195 metros, se le vino el mundo encima y fue objeto de sátiras por años. De mentiroso no lo bajaron.

Ahora un paisano suyo, el Presidente, recibió una medalla por haber contribuido a algo que todos sabemos no contribuyó, sino que puso trabas: el triunfo de nuestros atletas que alcanzaron un histórico tercer lugar en los Juegos Panamericanos.

La ciudadanía sabe que los deportistas no contaron con el apoyo del actual gobierno, y que el dinero no les alcanzó ni para desfilar con uniforme en la ceremonia inaugural, como hacen todas las delegaciones.

Los atletas mexicanos desfilaron en pants porque el gobierno no dio dinero.

El presupuesto de la Comisión Nacional del Deporte, que es el organismo encargado de facilitar la preparación de los deportistas, en este año lo bajaron casi a la mitad.

Apenas el año pasado el presupuesto fue de dos mil 100 millones de pesos para la Conade. Y para este año, el de la gran competencia continental, el gobierno se los bajó a mil 519 millones de pesos.

Con todo en contra, nuestros atletas pusieron el corazón por delante y le dieron a México el tercer lugar, por encima de Canadá, Cuba y Argentina.

En lugar de una felicitación a los deportistas por su esfuerzo, la titular del Deporte, le entregó una medalla en reconocimiento al Presidente de la República.

Y él la recibió, como si en verdad tuviera algún mérito en ello.

El culto a la personalidad llevado a esos extremos es una provocación.

Durante la misma conferencia mañanera –la de ayer–, el Presidente insultó a los medios de comunicación que decían que había desabasto de vacunas.

Tal información partió de una entrevista de Azucena Uresti, de Milenio, a un subsecretario de Salud –Hugo López-Gatell. Y la difusión de esa mala noticia motivó que el Presidente se la atribuyera al “hampa de la prensa”.

Qué lenguaje. Qué necesidad. ¿Ni en eso puede haber un poco de entendimiento?

Horas más tarde de los insultos presidenciales al “hampa del periodismo” y otras linduras perfectamente prescindibles, Joaquín López-Dóriga entrevistó al subsecretario López-Gatell para salir de dudas.

Y resulta que sí hay desabasto. Dijo el respetado médico que hay un retraso de varios meses de miles de vacunas para sarampión, rubeola y paperas.

“No es un tema de vida o muerte”, precisó, y las dosis deben estar en México antes de diciembre.

Así de claro se puede decir la verdad sin pelearse ni acusar en falso.

Desde Palacio Nacional la máxima autoridad del país ofende y, como quedó claro en la entrevista al subsecretario, falta a la verdad.

¿Para qué? ¿Qué necesidad hay?

Ahí mismo, en la mañanera, dijo que era mentira lo de la falta de apoyo de Conacyt a los alumnos que participarán en la Olimpiada de Matemáticas. Eso lo dicen “porque son nuestros adversarios”.

¿Cómo que adversarios? Son nuestros representantes en una competencia internacional de conocimientos.

Y todos sabemos que en la misma justa, celebrada recientemente y de la que trajeron muy buenos resultados, no tuvieron apoyo del gobierno.

Todos agradecimos la generosidad del cineasta Guillermo del Toro que pagó de sus ahorros los boletos y estancia de varios concursantes.

Fue público que el gobierno no apoyó a los competidores mexicanos.

Si ahora lo hace, excelente. Con explicarlo basta, y que se ahorre los insultos y el veneno.

Hay temas en los que sí vamos a diferir, discutir y hasta enojarnos. Que sean aquellos en los que valga la pena.

Pero no tiene caso provocar al ponerse medallas ajenas, o insultar a periodistas por decir la verdad, ni llamar adversarios a quienes no se les ha apoyado para acudir a competencias internacionales de conocimientos.

Anuncios

Oro inmerecido


Oro-Permanencias-Voluntarias

De lo sublime a lo ridículo.


Por Edel López Olán (@permanenciasvoluntarias)

El deporte transforma cualquier sociedad e invertir en el deporte siempre dará a un país una perspectiva diferente en sus calles, en sus ideas, en su futuro. Transformar desde el deporte se convierte en una obligación para cualquier administración y al mismo tiempo, en un compromiso con la sociedad de impulsar en los jóvenes esas ganas de triunfar, de trascender, de poner el nombre de nuestro país en alto.

Ana Gabriela Guevara fue una de las mejores atletas mexicanas de los últimos tiempos. Nadie en este país podrá negar la emoción que sentimos al verla romper el viento, al ver como su cuerpo se desplazaba por la pista en contra de todo pronóstico, luchando codo a codo contra las mejores, poniendo el ejemplo para miles de jóvenes que, inspirados en ella, entrenaron hasta desfallecer para conseguir la gloria de un logro personal y nacional.

Pero la vida y las perspectivas cambian de otro lado del cheque.

La lamentable actitud de la ex deportista se ha convertido en el punto de polémica desde el día uno de su administración. Para muchos, el sufrimiento burocrático sufrido por Guevara (y que la hicieron correr de la mano de la iniciativa privada) serían suficientes para mostrar el camino y las herramientas a los jóvenes para encontrar ese balance necesario, nulo en en México desde hace muchos años, entra la administración, el deporte y los patrocinadores para triunfar.

Pero no fue así.

La naciente administración de Ana Gabriela Guevara sigue demostrando que llegar al poder en #México siempre será un reducto para revanchas personales, enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y corrupción a gran escala dejando de lado lo más importante: El bien común, la sociedad

Hace unos meses, la directora de la CONADE declaró que los deportistas mexicanos darían una actuación pobre en la justa celebrada en Lima, Perú, y hoy, con un tercer lugar en el medallero, los deportistas mexicanos siguen demostrando que ni siquiera es necesario el impulso desde una oficina, sino las ganas, el apoyo de los entrenadores y sus familias y el eterno compromiso a su país, sus logros, su realidad; en una cachetada con guante blanco que hoy deben aceptar con una sonrisa entre discursos vacíos y demagogia pendeja.

El deporte mexicano sigue en manos de depredadores políticos que se benefician de los logros, se cuelgan medallas que no merecen y son serviles a una administración fuera de proporción, que, a pesar de que no hicieron nada por lograr un objetivo conjunto, aceptan una medalla con una sonrisa cínica, sin mérito alguno.

El deporte transforma y puede convertir a un simple ser humano en un Dios por unos segundos mientras la política puede convertir a un deportista consagrado en una ridículo fantasma de lo que siempre combatió.

De lo sublime a lo ridículo.

Hasta la próxima.

Que nadie los alcance por Alarcón


Alarcon-Permanencias-Voluntarias

A pesar de todo por Rictus


Rictus-Permanencias-Voluntarias

Paramericanos 2019: México cierra en histórico tercer lugar en el medallero


  • La delegación termina en tercer lugar en el medallero, una actuación histórica desde Guadalajara 2011.
  • Los Parapanamericanos comienzan en unos días y se espera que la cosecha equipare los logros.

Después de la tormenta llegó la calma. La delegación mexicana en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, regresarán al país con 37 medallas de oro, 36 de plata y 63 de bronce, para un total de 136 medallas y de esta manera adueñarse del tercer puesto de la competencia, posición no presupuestada por ninguna autoridad deportiva mexicana.

Los Estados Unidos se coronaron en el medallero, seguido de Brasil y México en una increíble actuación de los aztecas que en la cita de Mar de Plata 95, México logró 23 presas de oro, 20 de plata y 37 de bronce, lo que significó la mejor actuación fuera de casa. La mejor cosecha de medallas para una delegación mexicana fue la realizada en Guadalajara 2011, en la cual se contabilizaron 42 de oro, 41 de plata y 50 de bronce, pero como sede.

“Si bien los pronósticos hechos antes de la competencia continental eran superar lo hecho en Toronto 2015, ahora estamos ante un momento importante de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio, pero sin dejar de analizar que esa justa es de un nivel más alto”

Apuntó Carlos Padilla el presidente del Comité Olímpico Mexicano mientras que Ana Gabriela Guevara, directora general de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), dio a conocer que en Lima se obtendrían logros sobresalientes y, aunque aseguró que se debería hacer un análisis porque habría deportes no olímpicos, los resultados serían positivos para el país.

Bajo este panorama, la directora del Conade se atrevió a dar un pronóstico para Tokio 2020.

“En los Juegos Olímpicos Tokio 2020 se pueden conseguir entre ocho a 10 medallas, sin decir cuántas de oro, dado que los atletas ya tienen otra manera de concebir el deporte”, dijo la dirigente.

Además, aquellos que se colgaron una medalla de oro recibirán 40 mil pesos, 35 mil por la plata y 25 mil por el bronce. Por primera vez también los entrenadores recibirán un apoyo financiero. El 15 de julio pasado, durante el abanderamiento de la Delegación Mexicana, realizada en Palacio Nacional, Ana Gabriela Guevara aseguró que la meta era superar las 19 medallas de oro, pero sin presionar a los atletas y eso pronóstico se superó con creces.

El tercer puesto en el medallero obtenido por México en la cita panamericana peruana representa un logro que no se habría presentado en 64 años, cuando México fue sede en la cita de 1995. Además, es el único país que ha participado de manera ininterrumpida en la justa.

Los mejores momentos de Smackdown