Inversión fija bruta…¡La más baja desde el 2014!


Se ha dado la menor inversión desde octubre del 2018.

Todos los rubros de la inversión fija bruta cayeron en octubre pasado, frente al mismo periodo de 2018. La baja en el indicador le ubicó en su nivel más bajo desde enero de 2014, como consecuencia de un desplome en el rubro de la construcción.

De acuerdo con el reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en conjunto, el indicador que le da seguimiento a los recursos de maquinaria, equipo y construcción que son insumos para la producción se desplomó 8.7 por ciento, respecto al año anterior, y lo hizo en 1.5 por ciento frente a septiembre de 2019. Ambas cifras desestacionalizadas.

Los datos reportados este lunes acompañan una tendencia a la baja en la inversión fija bruta luego de que en enero del año pasado, a un mes de iniciada la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, el indicador alcanzó su segundo nivel más alto desde que se lleva registro.

No obstante, en octubre, construcción y maquinaria tuvieron retrocesos anuales de 8 y 9.5 por ciento, respectivamente; y frente a septiembre de 1.7 y 1.8 por ciento. El deterioro gira en torno a la construcción, donde el ingreso de capital fijo está en los niveles más bajos en 13 años, en específico desde febrero de 2006.  En detalle, el componente no residencial se redujo en octubre 9.4 por ciento anual y 1.7 frente a septiembre, mientras el residencial lo hizo en 5.9 y 1.2 por ciento, respectivamente.En cuando a maquinaria y equipo de origen nacional, el indicador tuvo una caída de 6.1 por ciento anual, y respecto a septiembre pasado la merma se registró en 6.3 por ciento.

Asimismo, la inversión importada se desplomó 11.1 por ciento anual, y tuvo un incremento de 1.4 por ciento frente al mes anterior, detalló Inegi.

Con información de Dora Villanueva (La Jornada)

El negocio del odio


“El sistema de pensiones en México es obsoleto”: ASF


Es un sistema fragmentado, con un marco normativo inadecuado y es poco sustentable.

Existen en México una gran cantidad de sistema de pensiones, lo que impide un análisis real de los cambios necesarios al mismo.

En la actualidad el sistema de pensiones en México se encuentra fragmentado, con un marco normativo ineficientes y son financieramente poco sustentables. Las obligaciones de ellos alcanzan los 17 mil millones de pesos y hasta la fecha hay un déficit de 8 mil millones, aseguró la auditoría superior de la federación. (ASF)

En un estudio correspondiente a la Cuenta Pública 2018, la entidad revisora del gasto público advirtió que la cantidad de dinero que recibirán muchos trabajadores estará muy por debajo de lo que marcan los estándares internacionales en la materia (al menos 50 por ciento de su sueldo cuando estaban activos), lo cual se traducirá en un escenario de desprotección en la vejez.

Una de las conclusiones del estudio fue que, al existir 69 esquemas diferentes de pensiones, hay también una gran diversidad de condiciones que dejan en evidencia la “fragmentación” de este mercado de usuarios, lo que dificulta saber si estos programas están debidamente fondeados y regulados.

Por otro lado, la Auditoría reveló que los 69 regímenes pensionarios que hay en el país tienen un déficit de 8 mil 494 millones de pesos, pues en la actualidad sólo existen fondos por 8 mil 530 millones y deben cubrirse obligaciones con los beneficiarios por un total de 17 mil 025 millones de pesos.

Aunque en octubre de 2013 se presentaron una serie de iniciativas en la Cámara de Diputados para corregir el marco normativo de los esquemas de pensiones, ante el riesgo de que se vuelvan insustentables, dichas propuestas siguen “pendientes” de análisis en el Senado, por lo que continúan sin resolverse varios puntos delicados en esta materia.

Otros elementos que inciden de manera negativa en el tema de los fondos de pensiones son el insuficiente ahorro voluntario de los trabajadores, los bajos rendimientos de sus cuentas y las altas comisiones cobradas por las Administradoras de Fondos para el Retiro, indicó la ASF.

Con información de La Jornada

Alerta en los mercados: 13 evento económicos del año que deben llamar tu atención


Texto original: Forbes México

Al igual que hicimos con las previsiones para los mercados financieros en 2020, en Investing.com volvemos a preguntar a los expertos por los posibles cisnes negros que nos podemos encontrar este año. Es decir, eventos impredecibles en los mercados financieros, pero que podrían ocurrir.

Y no son pocos. Atentos:

1. El petróleo se dispara

No hay año en el que las previsiones de posibles cisnes negros no afecten al petróleo. “Oriente Medio ve un nivel creciente de acción militar entre Israel e Irán que deja el petróleo a 100 dólares por barril”, resalta Neil Dwane, estratega global de Allianz y efectivamente, como hemos visto, el petróleo ha empezado 2020 disparado tras el ataque estadounidense a Irán.

2. Siguen las fricciones entre Estados Unidos y China

Aunque ambos países tienen encima de la mesa el acuerdo de Fase 1, los expertos no descartan que este año las relaciones podrían “enquistarse”.

“A Trump le interesa tener a sus electores activos y, para ello, necesita que la guerra comercial siga en el candelero. Hasta ahora, ha estado controlando muy bien los tiempos a la hora de lanzar las noticias y de activar los aranceles, llevándolos a momentos en los que el mercado americano ha generado nuevos máximos para que las correcciones le permitan seguir controlando el sentimiento de los inversores”, apunta Sergio Ávila, analista de mercados de IG.

“Espero que siga controlando bien la situación, teniendo en cuenta que hay elecciones el 3 de noviembre y que tiene que llegar con los mercados en buena forma. No obstante, de perder este control podríamos estar ante el principal catalizador de caídas para el 2020”, añade este experto.

3. Caen los beneficios empresariales en EU

De hecho, la consecuencia directa de que las relaciones entre EE.UU. y China empeoraran iría a los resultados de las empresas norteamericanas. “A medida que crecen las fricciones comerciales, China eventualmente toma represalias contra las empresas estadounidenses, lo que hace que las ganancias tecnológicas de los Estados Unidos caigan un 50% en 2020”, apunta Neil Dwane, estratega global de Allianz GI.

“Para 2020 se espera que los beneficios empresariales en EE.UU. aumenten por encima del 9%, pero si se empieza a torcer la situación entre Estados Unidos y China, y los beneficios empresariales no cumplen expectativas, podríamos estar ante otro gran cisne negro este año”, coincide Sergio Ávila.

4. Brexit, ¿con o sin acuerdo?

Aunque, según Sergio Ávila, analista de mercados de IG, una salida sin acuerdo de Reino Unido de la Unión Europa “ya está descontado por los mercados, aún no se ha terminado con este tema y Boris Johnson siempre se mostró más favorable a una estrategia más agresiva para el divorcio geopolítico más sonado de todos los tiempos”.

No obstante, otros expertos apuntan a “un cisne negro positivo: Reino Unido y la UE avanzan después del Brexit y acuerdan un buen acuerdo, una relación constructiva para el futuro, liberando décadas de tensión política”, dice Neil Dwane, estratega global de Allianz GI.

5. El BCE sube los tipos de interés

Algunos expertos han ido más allá de las palabras de Christine Lagarde, presidenta del BCE, en su primera rueda de prensa tras la decisión de tipos del pasado diciembre. “Seré yo misma, tendré mi propio estilo”, dijo Lagarde a los periodistas.

Desde Saxo Bank creen que este “propio estilo” podría pasar por que Lagarde se diera cuenta de que la política monetaria de Draghi no ha tenidos los efectos deseados y decidiera aplicar un cambio de rumbo, subiendo los tipos de interés.

6. A vueltas con la inflación

“Si la inflación se convirtiera en un cisne negro, sería porque los bancos centrales habrían perdido el control y pensamos que, si bien sus políticas son cada vez menos efectivas, tienen aún margen de actuación. Pero la gran liquidez en el sistema, junto a la posibilidad de políticas fiscales, podría generar inflación incluso en un mundo con los problemas demográficos y la revolución tecnológica actuales”, sentencia Diego Fernández Elices, director general de inversiones de A&G Banca Privada.

7. Suspensión de pagos en la deuda corporativa

“El exceso de deuda de muchas empresas podría propiciar que alguna de ellas suspenda sus pagos, como ya vimos en 2019 con el sonado caso de Thomas Cook (LON:TCGI), aunque finalmente no haya tenido un impacto sonado en el mercado. Si esto se diese en alguna compañía grande americana, podríamos estar ante otro gran cisne negro para los mercados, que ya pasarían a desconfiar de otros gigantes corporativos. En Europa, una quiebra de algún banco como Deutsche Bank (DE:DBKGn) sería un fuerte motivo de caídas”, señala Sergio Ávila, de IG.

8. Trump pierde las elecciones en EU

Aunque parezca que no, noviembre de 2020 está a la vuelta de la esquina, y algunos expertos apuntan a que un cisne negro podría ser que Trump no sea reelegido.

“Las próximas elecciones estadounidenses podrían ganar importancia en los próximos meses. Podría ser cuando sea evidente que la candidata democrática y más bien crítica de Wall Street, Elizabeth Warren, puede contar con una buena oportunidad de ganar la presidencia”, afirma Philipp Vorndran, estratega de Mercados de Capitales de Flossbach von Storch.

Desde Saxo Bank también coinciden en señalar la derrota de Trump. La entidad cree que pueda darse la situación de que sea vencido por un candidato demócrata.

9. Devaluación del yuan

“La estabilidad de la divisa china es uno de los principales objetivos del Gobierno del país y, por eso, una fuerte devaluación sería un evento calificable de cisne negro. Si la economía sufriera los aranceles y se enfrentara a un frenazo más brusco del inicialmente esperado, ésta podría ser una de las soluciones para trasladar el problema a economía vecinas y generaría una inestabilidad global de consecuencias muy significativas”, explica Diego Fernández Elices, de A&G Banca Privada.

10. Dólar más caro

Otra divisa que podría sufrir un cisne negro, pero al contrario que el yuan chino, es el dólar. “El programa QE4 de la Reserva Federal de EE.UU. debe mantenerse en vigencia en 2020, ya que los mercados financieros mundiales se mantienen crónicamente cortos de dólares, por lo tanto, esta divisa (a pesar de estar sobrevalorada), aumenta otro 10%”, dice Neil Dwane, estratega global de Allianz GI.

11. Crisis alimentaria en China

Otros expertos también hablan de inflación, pero muy enfocada en el gigante asiático. “China puede estar sufriendo una preocupación por las proteínas, ya que la gripe porcina africana diezma sus rebaños de cerdos, lo que lleva a una inflación alimentaria alta y en aumento durante este año, complicada por las malas cosechas y plantaciones de 2019 en el hemisferio norte, lo que conduce a bajas reservas críticas de alimentos en 2020”, dice Neil Dwane.

12. Política: Culmina el auge de la izquierda en España y Alemania

“El Partido Socialdemócrata de Alemania ha girado hacia la izquierda y podría alejarse del centro. El hecho de querer poner fin al déficit cero y subir el sueldo mínimo puede provocar un aumento del gasto en Alemania en un momento en el que la economía germana no pasa por su mejor momento”, afirma Sergio Ávila, de IG.

“Esto mismo podría ocurrir en España, si finalmente se crea un Gobierno con Unidas Podemos y Ezquerra Republicana, que llevan en su programa electoral un fuerte aumento del gasto público y un consecuente aumento de la deuda”, añade el analista de mercados de IG.

13. Datos económicos

“No hay que olvidar que un cisne negro puede ser también una señal optimista, y, por lo tanto, por ejemplo, podría traer consigo excelentes y excepcionales datos económicos que nos harían continuar este ciclo para una nueva ola”, afirma Pierre Danilowiez, gestor del fondo Key Capital OCHO.

Pobreza mental


El #Rapidín por Edel López Olán

En #México la política es negocio, y cualquiera que piense lo contrario se encuentra muy lejos de la realidad de un país con dirigentes que se han favorecido de la necesidad para mantenerse en el poder.

Y es que la pobreza cala y en nuestro país la generación de “riqueza” para una persona que trabaja 8 horas para medio trabajar y las otras 8 horas para medio sobrellevar el día es casi imposible. El nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador rebautizó los programas sociales de antaño y los ha puesto sobre la mesa como una salida “fiable” de la pobreza, una herramienta para el progreso y un sustrato para el repunte económico del país, cuando ello, es completamente incorrecto.

El primer año de gobierno fue catastrófico económicamente hablando, sin embargo, era algo lógico pero innecesario. La creación de un paquete económico 2020 que se enfocaría a generar riqueza e inversión era prioritario para detener la caída libre de un gobierno que no entiende la debacle económica en la que se encuentra.

Pero no fue así. La #terquedad le ganó a la razón.

“Los programas de protección social revisten importancia para reducir la pobreza y la desigualdad. Nuestros datos revelan que solo en los países con un nivel sustancial de cobertura y de beneficios se logra una reducción importante de la pobreza”, afirmó Michal Rutkowski, director superior de Prácticas Mundiales de Protección Social y Trabajo. Según los datos del informe titulado State of Social Safety Nets 2018 (Estado de las redes de protección social 2018) revela que las redes de protección social —que comprenden transferencias monetarias y en especie, pensiones sociales, obras públicas y programas de comedores escolares destinados específicamente a los hogares pobres y vulnerables— reducen la desigualdad y la brecha de pobreza en alrededor del 45 %, pero sus beneficiarios no saldrán de la pobreza. Estos efectos positivos de las transferencias de protección social se observan en los países de ingreso tanto bajo como mediano; palabra clave: “Ingreso”.

México se encuentra en un cambio de régimen y es válido que las piezas se coloquen sobre el tablero para la permanencia de una ideología, sin embargo, ante una deficiente cultura fiscal (que hoy quiere forzarse de una forma extraña al pequeño y mediano empresario y al público en general) y con un gasto fuera de contexto en la aplicación de programas sociales, nuestro país se encuentra saltando de placa a placa en una balanza que puede romperse por su incapacidad de pago y que detonaría un descontento social de años y años de rezago y que hoy, en un dogmático pensar, vendió un esquema como la solución cuando dista mucho de serlo.

Y es que todos queremos terminar con la pobreza, pero aunque se duro de leer para los adeptos del oficialismo, la administración se encuentra más preocupada por planchar todo para el 2021 que por generar los recursos necesarios a largo plazo. Las cosas se ven muy complicadas, pues más allá de pobres y ricos, de deudores y fiscalizados; más allá de programas sociales y pobreza extrema, más allá de eso, lo que tiene que cambiar es la pobreza mental de un gobierno que, como la #Bartola, piensa que se puede hacer mucho con dos pesos y eso, es #lamentable.

Inflación en diciembre, la más baja desde el 2015


Los datos sobre estos indicadores son los más bajos desde hace varios años, sin embargo, no existe factores para asegurar que esta tendencia seguirá en los próximos meses: BANXICO

La inflación rompió con la racha de incrementos. En diciembre pasado cerró con un incremento mensual de 0.56 por ciento y una tasa anual de 2.83 por ciento, el nivel más bajo desde 2015.

De acuerdo con el reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), precios de energéticos y productos agropecuarios más laxos a lo largo de 2019 implicaron menor presión para el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC).

El índice no subyacente incrementó 1 por ciento mensual y 0.59 por ciento anual, los precios de los productos agropecuarios crecieron 1.78 por ciento y los de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno fueron mayores en 0.45 por ciento a tasa mensual.

El jitomate, la cebolla y el transporte aéreo fueron los rubros que más se encarecieron en diciembre de 2019, mientras el aguacate, la naranja y el limón representaron menor presión para el INPC mientras que Tabasco, Baja California Sur y el Estado de México fueron los estados donde más se encarecieron servicios y productos en diciembre pasado, mientras que en Sinaloa, Tamaulipas y Sonora se vieron menores presiones.

En 2019, estancamiento económico y la baja en la inflación que se acompañó del incremento en la incertidumbre por factores internos y externos dieron pie que el Banco de México redujera su tasa de referencia hasta en cuatro ocasiones seguidas.

Luego de llegar a 8.25 por ciento en diciembre de 2018 y mantenerse así los primeros meses de 2019, a la fecha se ubica en 7.25 por ciento. Tasa que desde 2017, con el despegue de la inflación que impulsó la liberación de precios en el llamado gasolinazo, avanzó de manera continua como mecanismo de contención y encareció el crédito.

La meta del Banco de México es una inflación anual en 3 por ciento con un rango de un punto porcentual por arriba de ese promedio o por debajo.

Fuente: La Jornada.

Pobreza mental


El #Rapidín por Edel López Olán

En #México la política es negocio, y cualquiera que piense lo contrario se encuentra muy lejos de la realidad de un país con dirigentes que se han favorecido de la necesidad para mantenerse en el poder.

Y es que la pobreza cala y en nuestro país la generación de “riqueza” para una persona que trabaja 8 horas para medio trabajar y las otras 8 horas para medio sobrellevar el día es casi imposible. El nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador rebautizó los programas sociales de antaño y los ha puesto sobre la mesa como una salida “fiable” de la pobreza, una herramienta para el progreso y un sustrato para el repunte económico del país, cuando ello, es completamente incorrecto.

El primer año de gobierno fue catastrófico económicamente hablando, sin embargo, era algo lógico pero innecesario. La creación de un paquete económico 2020 que se enfocaría a generar riqueza e inversión era prioritario para detener la caída libre de un gobierno que no entiende la debacle económica en la que se encuentra.

Pero no fue así. La #terquedad le ganó a la razón.

“Los programas de protección social revisten importancia para reducir la pobreza y la desigualdad. Nuestros datos revelan que solo en los países con un nivel sustancial de cobertura y de beneficios se logra una reducción importante de la pobreza”, afirmó Michal Rutkowski, director superior de Prácticas Mundiales de Protección Social y Trabajo. Según los datos del informe titulado State of Social Safety Nets 2018 (Estado de las redes de protección social 2018) revela que las redes de protección social —que comprenden transferencias monetarias y en especie, pensiones sociales, obras públicas y programas de comedores escolares destinados específicamente a los hogares pobres y vulnerables— reducen la desigualdad y la brecha de pobreza en alrededor del 45 %, pero sus beneficiarios no saldrán de la pobreza. Estos efectos positivos de las transferencias de protección social se observan en los países de ingreso tanto bajo como mediano; palabra clave: “Ingreso”.

México se encuentra en un cambio de régimen y es válido que las piezas se coloquen sobre el tablero para la permanencia de una ideología, sin embargo, ante una deficiente cultura fiscal (que hoy quiere forzarse de una forma extraña al pequeño y mediano empresario y al público en general) y con un gasto fuera de contexto en la aplicación de programas sociales, nuestro país se encuentra saltando de placa a placa en una balanza que puede romperse por su incapacidad de pago y que detonaría un descontento social de años y años de rezago y que hoy, en un dogmático pensar, vendió un esquema como la solución cuando dista mucho de serlo.

Y es que todos queremos terminar con la pobreza, pero aunque se duro de leer para los adeptos del oficialismo, la administración se encuentra más preocupada por planchar todo para el 2021 que por generar los recursos necesarios a largo plazo. Las cosas se ven muy complicadas, pues más allá de pobres y ricos, de deudores y fiscalizados; más allá de programas sociales y pobreza extrema, más allá de eso, lo que tiene que cambiar es la pobreza mental de un gobierno que, como la #Bartola, piensa que se puede hacer mucho con dos pesos y eso, es #lamentable.