Un daño irreparable: La criminal gestión de la pandemia en México por Laurie Ann Ximénez Fyvie


«Desde el comienzo de la pandemia en México, me indignaron las declaraciones del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell: su insistencia en que la enfermedad no era más grave que la influenza, el exceso de confianza en que todo estaba previsto y el espectáculo teatral de sus apariciones públicas.Hoy, López-Gatell reporta a diario las consecuencias de sus decisiones: más de 134 mil mexicanos han muerto y la pandemia no está cerca de concluir. Nunca he pensado que matarlos haya sido su intención, simplemente el subsecretario se creyó más listo que todos, pensó que la inmunidad comunitaria vendría pronto, con pocos muertos y que con ello lograría una contundente victoria. Sin embargo, hay acciones que, con o sin dolo, resultan imperdonables. Su incapacidad para rectificar el rumbo no tiene justificación. Esa actitud demuestra no solo soberbia e indolencia, también deja claro que su papel es político y no científico. Aunque es tarde para los que ya partieron y para sus familias en duelo, escribo este libro por todas las vidas que aún pueden y deben ser salvadas. Elegí no ser indiferente ante el dolor ajeno. La pandemia era inevitable; las miles de muertes, no».La doctora Laurie Ann Ximénez-Fyvie revela cómo la ineficiente estrategia contra la pandemia llevó a México al primer lugar de letalidad entre las 20 naciones más afectadas por COVID-19.

Fuente: Editorial Planeta

Suecia: Los libros prohibidos


La biblioteca abre después de siglos de censura por parte de las autoridades europeas.

Durante el Medioevo, la Inquisición se encargó a lo largo y ancho del continente europeo de encontrar obras literarias que, desviaban a los feligreses del camino de Dios. Quemándolos, destruyéndolos, desmembrándolos o guardándolos en mazmorras, la Iglesia Católica se encargó de no sólo armar un catálogo amplio de libros censurados, sino de desvanecerlos de la faz de la Tierra por completo.

Esta restricción medieval a la libertad de expresión, sorprendentemente, se mantiene hasta nuestros días. El Vaticano sostiene una lista de una serie de libros malditos, que no pueden ser consultados por aquellos que prediquen la religión católica bajo el nombre de Index librorum prohibitorum. Entre ellos, está El origen de las especies, de Charles Darwin, Justina, del Marqués de Sade, y Los miserables, de Víctor Hugo, por mencionar algunos de los miles de títulos prohibidos.

libros censurados
Exterior de la biblioteca Dawitt Isaak | © Divulgación

Recientemente, en Suecia se atentó contra esta imposición oscurantista. Bajo el nombre de Dawitt Isaak, la ciudad de Malmöe inauguró una biblioteca de libros censurados bajo el complejo del Archivo General. El nombre del recinto, además, no es casual: se hizo un homenaje a un periodista y autor histórico quien fue detenido en 2001 por criticar algún régimen africano.

Dos años más tarde, sin embargo, fue galardonado con el Premio de Libertad de Expresión, otorgado por Reporteros sin Fronteras en Suecia. Además, se ganó la nacionalidad del país europeo por su hazaña literaria. En reconocimiento a su trayectoria profesional, las estanterías de la biblioteca están llenas de obras literarias que han sido censuradas, quemadas, exiliadas y satanizadas en distintos lugares del mundo.

Además de ofrecer públicamente diversos libros impresos prohibidos —antiguos y contemporáneos por igual—, la colección de la Biblioteca Dawitt Isaak también contiene obras de teatro y música que han sido prohibidas. De la misma manera, está empapada de literatura a propósito de la democracia, la libertad de expresión y la censura.

Uno de los ejemplos más recientes de manifestaciones literarias que han causado revuelo es Los Versos Satánicos, que le ganó al autor anglo-indio Salman Rushdie una condena de fatwa. Tras su publicación en 1988, el líder islámico iraní Ayatolá Jomeini declaró una guerra religiosa contra el libro, y una condena de muerte perpetua para su creador.

Con respecto a la apertura del recinto, Emelie Wieslander, directora de la biblioteca, declaró lo siguiente:

«Decidimos crear la biblioteca Dawitt Isaak después de darnos cuenta de que no había ninguna biblioteca pública que pudiera ofrecer al público la literatura que está o fue prohibida o censurada. Es importante que las bibliotecas sean espacios donde la gente pueda formar sus propias opiniones. Y para eso, la gente necesita hechos. Censurar libros e ideas no fortalece la democracia, sino todo lo contrario”.

En el interior de la biblioteca de libros censurados, hay una silla vacía. Ésta espera el día en el que Dawit Isaak recupere su libertad y se pueda sentar ahí, para presentar alguno de sus libros. Amnistía Internacional lo considera un prisionero de consciencia, detenido arbitrariamente por alzar la voz. Mientras vive su encierro, en Suecia le esperan con una biblioteca que lleva su nombre.

Fuente: Muy interesante

Toda la felicidad del universo por César Brandon Ndjocu


Toda la felicidad del universo es un recopilatorio de historias cortas, cuentos y poemas que tratan sobre el amor, la soledad, el olvido, el dolor, la alegría, la felicidad, la vida y la muerte. Un exquisito pero agridulce viaje a través de los sentidos que cautivará y hará reflexionar al lector.

Fuente: Editorial Planeta

Toda la felicidad del universo por César Brandon Ndjocu


Toda la felicidad del universo es un recopilatorio de historias cortas, cuentos y poemas que tratan sobre el amor, la soledad, el olvido, el dolor, la alegría, la felicidad, la vida y la muerte. Un exquisito pero agridulce viaje a través de los sentidos que cautivará y hará reflexionar al lector.

Fuente: Editorial Planeta

La sugerencia de la semana: La Ciudad de Vapor Por Carlos Ruiz Zafón


Carlos Ruiz Zafón concibió está obra como un reconocimiento a sus lectores, que le habían seguido a lo largo de la saga iniciada con La Sombra del Viento.
«Puedo conjurar rostros de chiquillos del barrio de la Ribera con los que a veces jugaba o peleaba en la calle, pero ninguno que quisiera rescatar del país de la indiferencia. Ninguno excepto el de Blanca.»

Un muchacho decide hacerse escritor al descubrir que sus invenciones le regalan un rato más de interés por parte de la niña rica que le ha robado el corazón. Un arquitecto huye de Constantinopla con los planos de una biblioteca inexpugnable. Un extraño caballero tienta a Cervantes para que escriba un libro como no ha existido jamás. Y Gaudí, navegando hacia una misteriosa cita en Nueva York, se deleita con la luz y el vapor, la materia de la que deberían estar hechas las ciudades.

El eco de los grandes personajes y motivos de las novelas de El Cementerio de los Libros Olvidados resuena en los cuentos de Carlos Ruiz Zafón —reunidos por primera vez, y algunos de ellos inéditos— en los que prende la magia del narrador que nos hizo soñar como nadie.

Fuente: Editoria Planeta