“Y así como si nada, el mundo sigue girando.”


por Ani Hernández

No sé si a alguien le ha sucedido que cuando pasa por una desgracia tan dolosa como el perder a un ser amado, voltear y observar que el mundo sigue girando pareciera ser un acto de irreverencia a tu dolor, pero luego te das cuenta de que nadie más que tú está viviendo esa desgracia y justificas el momento con esa extraña sensación de poca empatía, después, de a poco va pasando y entiendes la frase de “La vida continúa”

Hoy que leí la noticia del joven secuestrado me sucedió justo lo anterior, no era nadie cercano a mí, pero era un hijo y eso fue suficiente para sentirme profundamente consternada y molesta con lo acontecido.

No puedo ni siquiera suponer el dolor, la impotencia y la rabia por la que están pasando ahora los padres de un ser humano más que ha sido privado de su vida por unos asesinos que al parecer no les importó siquiera pensar que también bien ellos son hijos, hermanos y probablemente padres.

Asesinos que no tuvieron una madre que los guiara, que les mostrara que por difícil que sea la vida hay caminos transitables en donde el trabajo, el empeño, la dedicación, la fortaleza pero sobre todo el anhelo de ser alguien puede dar buenos resultados. No, no hubo una madre ni tampoco un padre que les orientara. No hubo abuelos ni familia cercana. No hubo maestros ni hubo quien les mostrara que los lugares en la vida se ganan, que el amor al prójimo se cultiva en el corazón, que la nobleza vale más que la arrogancia, el odio y la soberbia, que el respeto se gana, que para cosechar hay que sembrar, que lo ajeno no les pertenece. ¡No, no hubo nadie que les acogiera! Fueron hijos de la calle, de la miseria, de la apatía y de la hostilidad, de la pobreza de almas traducida en una inefable obviedad de desamor.

Como madre, lamento profundamente escuchar este tipo de noticias, el corazón se me colapsa de tan sólo imaginar que ésta es nuestra realidad, que ésta es la vida que viven nuestros hijos. No es posible que el miedo y la desconfianza a los de nuestra misma especie se apodere de nuestra libertad.

Es triste irse al fondo de una situación como ésta en una pregunta que sabemos la respuesta ¿el gobierno, quizás la educación o los valores que inculcamos en casa, o quizás todo en conjunto?

“Un buen corazón se hace en casa”

Realmente todo se remite a los valores que se transmiten en casa y es de lo que nuestra sociedad carece evidentemente hoy en día. Tal pareciera que las apariencias fueran el remedio de nuestra austeridad humana, piltrafas de vida preocupadas por encajar en patrones establecidos, dejamos de lado lo realmente importante EDUCAR A NUESTROS HIJOS. Los niños de ahora no conocen la empatía, la honestidad, el perdón y ¡no por ignorantes! Sus adultos responsables no los conocemos tampoco, no podemos exigir que practiquen lo que no saben. Tal pareciera que el hambre voraz de libertad justifica sus acciones y es precisamente en este punto en el que nos encontramos viviendo “quién eres tú para decirme” “achis” “yo llegué primero” “hazlo tu” “tú no me mandas” y así puedo enlistar un sin fin de frases que a lo largo de 20 años como maestra les he escuchado a muchos niños pequeños, ¿preocupante? ¡NO, ALARMANTE!

Es imperativo ubicarnos en el desabasto de valores en el que nos encontramos y observar detenidamente los daños colaterales que provocamos por ser ignorantes en lo más básico y elemental que no hace mucho caracterizaba al ser humano. Las noticias cada vez son más caóticas y lo más lamentable es que nosotros mismos las provocamos.

¡Pongámonos a trabajar en lo importante! Eduquemos en valores a nuestros hijos, enseñemos lo básico: EMPATÍA, HONESTIDAD, SOLIDARIDAD Y PERDÓN.

Deseo de todo corazón que el consuelo de estos padres no sólo sea haber encontrado el cuerpo de su hijo, sino la captura y el castigo terrenal que les corresponde a estos asesinos y que Dios les abrace fuertemente hasta que ellos puedan hacerlo en la eternidad con su bebé.

Anuncios

“Un mundo azul” por Edel López Olán


…Pum…. pum….pum

Sí, aún recuerdo la primera vez que escuche el latido de corazón de mi hija. Esa forma de retumbar a través de una bocina del ultrasonido se convirtió en un momento esencial para mi como persona, como ser humano. La sonrisa que se dibujó en mi rostro combinaba perfecto con las lágrimas de felicidad que brotaban de mis ojos. Todo era perfecto. Todo era real. Todo era completamente desconocido.

Dos años exactamente después del nacimiento de mi hija volví a escuchar ese sonido como un aviso de que mis noches de desvelo regresaran, mis momentos bajo la ducha cantando al ritmo de las gotas serían el doble y mis sonrisas ante cada ocurrencia volverían a desechar por la borda cualquier mal día.

Sin embargo el destino puede ser muy caprichoso.

“No tenemos latido” recuerdo que fueron específicamente las palabras del médico. Las sonrisas, el nervio ante la nueva consulta, la esperanza; se convirtieron en un balde de agua fría cuatro meses después de la noticia. Mi esposa me abrazó. Recuerdo perfectamente que me apretó tan fuerte que me sacó el aliento, que me fundió con ella, que me dejó completamente absorto. Hasta la fecha sigo sin poder llorarle a mi hijo o hija, no por que no quisiera hacerlo, sino porque debía apoyar, solo eso, absorber mi dolor y continuar.

Pasó mucho tiempo, 6 años pasaron para ver de nuevo el “Positivo” en una prueba de embarazo. Ella y yo nos observamos fijamente en una combinación extraña de incertidumbre, miedo y desesperación. Continuamos. Los primeros dos meses comenzaron de una forma extraña hasta la siguiente consulta cuando el médico que nos dijo: “Es un embarazo de alto riesgo, debemos ser cuidadosos”; la vida se nos complicó, el miedo latente comenzaba a ser presa de nosotros, pero continuamos.

Meses después tuve entre mis brazos a mi segundo hijo, un rechoncho bodoque que solo dormía y comía, dormía y comía, dormía y comía. Su estilo de vida era un paraíso para dos padres que iban a regresar a las andadas después de 7 años.

Para buena o mala suerte mi hijo comenzó a ir a una guardería del IMSS desde que tenía 3 meses. Ahí, comenzaron los suplicios que todo padre ha vivido en ese momento: Enfermedades, adecuarse a los horarios del lugar, a los llantos de cada mañana, todo, siempre, en el entendido de que le hacemos un bien a nuestros hijos.

Y ahí comenzaron los “problemas”

Mi hijo comenzaba a tener actitudes “fuera de lugar” se aislaba, se mantenía entretenido solo, le llamaban mucho la atención los colores muy brillantes, pero no atendía por su nombre, era muy renuente a cambiar de hábito, era solo, muy solo. Cambiar de sala era prácticamente la antesala del infierno. Las maestras batallaban para hacerle “entender” que debía irse de su espacio, de sus juguetes, de su lugar.

“¿Es el menor verdad?….¡Claro!…¡Siempre son los más malcriados!…

¡Debes ser más duro con él!

¡Debes de llamarle más la atención!

¡Lo que pasa es que son unos alcahuetes!

Cada una de esas expresiones pasaron por los oídos de los cuatro cada vez que había una reunión familiar o con amigos. De una forma estúpida, sin conocer demasiado del tema en ese momento, comenzamos a aislarnos del mundo; un poco para protegerlo y otro poco para evitar pasar un mal rato con sus “berrinches” y llantos.

El departamento de pedagogía de la guardería se reunió con nosotros y nos comentó algo que créanme, ningún padre de familia le gustaría escuchar:

“Su hijo tiene algo”

Entre tecnicismos y demás, una joven pedagoga nos introducía a este interesante, raro, ambivalente y estresante mundo del Autismo.

Yo lo observaba siempre, lo veía estar fuera de la realidad y completamente aislado del mundo desde pequeño, a caminar de forma errática, a jugar de forma normal, pero perder la calma ante el primer estímulo. Su cuerpo, siempre lleno de ronchas provocadas por una alergia a la caseína detonaron todo, hasta la fecha, su cuerpo se encuentra lleno de marcas de ronchas que han sido las heridas de guerra entre él y su cerebro, entre él y su insensibilidad, entre él y un padecimiento que ya tenía para nosotros un pálido nombre y un oscuro apellido.

El tiempo pasó, de inmediato nos dimos a la tarea de encontrar una escuela con CAPEP (Como nos lo recomendó la guardería en su momento) y ahí, comenzamos un largo peregrinar de la mano de grandes y combatientes maestros que nos han enseñado a entender como funciona, cómo se come, cómo se entreteje la vida de una persona con Autismo y su entorno.

Una noche al llegar del trabajo recuerdo que mi hijo se encontraba sentado en la sala de la casa jugando con mi colección de carros. Tome uno amarillo y comencé a hablar con él. Mi hijo siempre ha jugado con sus orejas cuando empieza a perder el control o se rasca con insistencia la cabeza al punto de sangrarse sin ningún motivo aparente. Sin hablar (comenzó a hablar con fluidez casi a los 4 años) me señalaba el carro y el espacio donde estaba. Lo coloqué, pero al hacerlo moví el de la derecha lo que lo desesperó aún más comenzando a gritar y perder el control. Ahí, en ese momento, ese ese pequeño instante me percate de la seriedad que era el espectro autista.

Como padres tenemos esa estúpida idea de idealizar la vida de nuestros hijos desde nuestra perspectiva. Cometemos el error de pretender que, por ser sus padres, tenemos el control de todo alrededor de ellos cuando ni siquiera tenemos el control de nosotros mismos. En México, vivir con Autismo es más complicado aún pues nos enfrentamos a muchos demonios sociales que alejan a la sociedad de una convivencia específica entre las personas con Autismo y un entorno amable para ellos y su crecimiento.

Idiota, mongol, estúpido, mimado, chiqueado, imbécil, han sido uno de los pocas palabras que he escuchado a muchas personas para referirse a gente con Autismo, he visto, de forma desagradable, como la gente los observa y se cuchichea, carcajea y denosta una situación que se encuentran muy lejos de su compresión.

Pero él avanzó. Mi fe en el sistema de educación en el país se encuentra renovado después de encontrar a esas grandes almas que han tomado a mi hijo de la mano y han entendido la razón y el concepto de que el Autismo no es un padecimiento que se sufre, sino una condición que debe apoyarse, conducirse y mantenerse desde muchas trincheras, desde muchos horizontes.

La naturaleza de todo ser humano es temerle a lo desconocido. Temerle ante el como será la vida de esa persona que, literal, depende de nosotros de muchas formas posibles. En mi familia, tenemos la ventaja de tener un hijo funcional en muchas cosas, pero con muchísimos momentos de crisis que tuvimos que aprender a entender, a negociar, a jugar.

Sí, probablemente como padre o familiar de un niño autista llegaste a este punto y piensas en las similitudes que existen con tu pequeño y si llegaste hasta aquí, este es mi mensaje para ti:

¡No desesperes!, el Autismo no es una enfermedad. Ellos, como tal, perciben la vida y el mundo de otra forma, no están conectados con una realidad que lacera y viven felices en esa cúpula de estadíos que tenemos la obligación de entender y observar, nunca a distancia, pero si con la suficiente para separar su mano de la de nosotros lentamente. Verás que este mundo es cruel contra la percepción superficial de un problema, pero, con tu esfuerzo, solo con tu esfuerzo, harás que la vida de tu hijo cambie radicalmente en medio de un mundo que combate contra todo, pero no combate ante el mayor cáncer que hay dentro de sus venas: La indiferencia.

Hoy, puedo ir de la mano de un pequeño con trastorno del espectro autista, pero ya caminamos sin miedo, caminamos seguros del “mal” que estamos enfrentando mientras él, entre los señores araña (los seres que viven en sus manos), sus planetas y carros, aprende lentamente que su mente no es una carga para todos, qué es, desde que nació, una gran bendición, pues nos enseño que existe un mundo más allá del prejuicio y el dolor, nos enseñó que existe un mundo color azul que es aún más hermoso que su misma sonrisa.

Y así, continuamos en este mundo…. así sea.

Hasta la próxima.

“Un mundo azul” por Edel López Olán


…Pum…. pum….pum

Sí, aún recuerdo la primera vez que escuche el latido de corazón de mi hija. Esa forma de retumbar a través de una bocina del ultrasonido se convirtió en un momento esencial para mi como persona, como ser humano. La sonrisa que se dibujó en mi rostro combinaba perfecto con las lágrimas de felicidad que brotaban de mis ojos. Todo era perfecto. Todo era real. Todo era completamente desconocido.

Dos años exactamente después del nacimiento de mi hija volví a escuchar ese sonido como un aviso de que mis noches de desvelo regresaran, mis momentos bajo la ducha cantando al ritmo de las gotas serían el doble y mis sonrisas ante cada ocurrencia volverían a desechar por la borda cualquier mal día.

Sin embargo el destino puede ser muy caprichoso.

“No tenemos latido” recuerdo que fueron específicamente las palabras del médico. Las sonrisas, el nervio ante la nueva consulta, la esperanza; se convirtieron en un balde de agua fría cuatro meses después de la noticia. Mi esposa me abrazó. Recuerdo perfectamente que me apretó tan fuerte que me sacó el aliento, que me fundió con ella, que me dejó completamente absorto. Hasta la fecha sigo sin poder llorarle a mi hijo o hija, no por que no quisiera hacerlo, sino porque debía apoyar, solo eso, absorber mi dolor y continuar.

Pasó mucho tiempo, 6 años pasaron para ver de nuevo el “Positivo” en una prueba de embarazo. Ella y yo nos observamos fijamente en una combinación extraña de incertidumbre, miedo y desesperación. Continuamos. Los primeros dos meses comenzaron de una forma extraña hasta la siguiente consulta cuando el médico que nos dijo: “Es un embarazo de alto riesgo, debemos ser cuidadosos”; la vida se nos complicó, el miedo latente comenzaba a ser presa de nosotros, pero continuamos.

Meses después tuve entre mis brazos a mi segundo hijo, un rechoncho bodoque que solo dormía y comía, dormía y comía, dormía y comía. Su estilo de vida era un paraíso para dos padres que iban a regresar a las andadas después de 7 años.

Para buena o mala suerte mi hijo comenzó a ir a una guardería del IMSS desde que tenía 3 meses. Ahí, comenzaron los suplicios que todo padre ha vivido en ese momento: Enfermedades, adecuarse a los horarios del lugar, a los llantos de cada mañana, todo, siempre, en el entendido de que le hacemos un bien a nuestros hijos.

Y ahí comenzaron los “problemas”

Mi hijo comenzaba a tener actitudes “fuera de lugar” se aislaba, se mantenía entretenido solo, le llamaban mucho la atención los colores muy brillantes, pero no atendía por su nombre, era muy renuente a cambiar de hábito, era solo, muy solo. Cambiar de sala era prácticamente la antesala del infierno. Las maestras batallaban para hacerle “entender” que debía irse de su espacio, de sus juguetes, de su lugar.

“¿Es el menor verdad?….¡Claro!…¡Siempre son los más malcriados!…

¡Debes ser más duro con él!

¡Debes de llamarle más la atención!

¡Lo que pasa es que son unos alcahuetes!

Cada una de esas expresiones pasaron por los oídos de los cuatro cada vez que había una reunión familiar o con amigos. De una forma estúpida, sin conocer demasiado del tema en ese momento, comenzamos a aislarnos del mundo; un poco para protegerlo y otro poco para evitar pasar un mal rato con sus “berrinches” y llantos.

El departamento de pedagogía de la guardería se reunió con nosotros y nos comentó algo que créanme, ningún padre de familia le gustaría escuchar:

“Su hijo tiene algo”

Entre tecnicismos y demás, una joven pedagoga nos introducía a este interesante, raro, ambivalente y estresante mundo del Autismo.

Yo lo observaba siempre, lo veía estar fuera de la realidad y completamente aislado del mundo desde pequeño, a caminar de forma errática, a jugar de forma normal, pero perder la calma ante el primer estímulo. Su cuerpo, siempre lleno de ronchas provocadas por una alergia a la caseína detonaron todo, hasta la fecha, su cuerpo se encuentra lleno de marcas de ronchas que han sido las heridas de guerra entre él y su cerebro, entre él y su insensibilidad, entre él y un padecimiento que ya tenía para nosotros un pálido nombre y un oscuro apellido.

El tiempo pasó, de inmediato nos dimos a la tarea de encontrar una escuela con CAPEP (Como nos lo recomendó la guardería en su momento) y ahí, comenzamos un largo peregrinar de la mano de grandes y combatientes maestros que nos han enseñado a entender como funciona, cómo se come, cómo se entreteje la vida de una persona con Autismo y su entorno.

Una noche al llegar del trabajo recuerdo que mi hijo se encontraba sentado en la sala de la casa jugando con mi colección de carros. Tome uno amarillo y comencé a hablar con él. Mi hijo siempre ha jugado con sus orejas cuando empieza a perder el control o se rasca con insistencia la cabeza al punto de sangrarse sin ningún motivo aparente. Sin hablar (comenzó a hablar con fluidez casi a los 4 años) me señalaba el carro y el espacio donde estaba. Lo coloqué, pero al hacerlo moví el de la derecha lo que lo desesperó aún más comenzando a gritar y perder el control. Ahí, en ese momento, ese ese pequeño instante me percate de la seriedad que era el espectro autista.

Como padres tenemos esa estúpida idea de idealizar la vida de nuestros hijos desde nuestra perspectiva. Cometemos el error de pretender que, por ser sus padres, tenemos el control de todo alrededor de ellos cuando ni siquiera tenemos el control de nosotros mismos. En México, vivir con Autismo es más complicado aún pues nos enfrentamos a muchos demonios sociales que alejan a la sociedad de una convivencia específica entre las personas con Autismo y un entorno amable para ellos y su crecimiento.

Idiota, mongol, estúpido, mimado, chiqueado, imbécil, han sido uno de los pocas palabras que he escuchado a muchas personas para referirse a gente con Autismo, he visto, de forma desagradable, como la gente los observa y se cuchichea, carcajea y denosta una situación que se encuentran muy lejos de su compresión.

Pero él avanzó. Mi fe en el sistema de educación en el país se encuentra renovado después de encontrar a esas grandes almas que han tomado a mi hijo de la mano y han entendido la razón y el concepto de que el Autismo no es un padecimiento que se sufre, sino una condición que debe apoyarse, conducirse y mantenerse desde muchas trincheras, desde muchos horizontes.

La naturaleza de todo ser humano es temerle a lo desconocido. Temerle ante el como será la vida de esa persona que, literal, depende de nosotros de muchas formas posibles. En mi familia, tenemos la ventaja de tener un hijo funcional en muchas cosas, pero con muchísimos momentos de crisis que tuvimos que aprender a entender, a negociar, a jugar.

Sí, probablemente como padre o familiar de un niño autista llegaste a este punto y piensas en las similitudes que existen con tu pequeño y si llegaste hasta aquí, este es mi mensaje para ti:

¡No desesperes!, el Autismo no es una enfermedad. Ellos, como tal, perciben la vida y el mundo de otra forma, no están conectados con una realidad que lacera y viven felices en esa cúpula de estadíos que tenemos la obligación de entender y observar, nunca a distancia, pero si con la suficiente para separar su mano de la de nosotros lentamente. Verás que este mundo es cruel contra la percepción superficial de un problema, pero, con tu esfuerzo, solo con tu esfuerzo, harás que la vida de tu hijo cambie radicalmente en medio de un mundo que combate contra todo, pero no combate ante el mayor cáncer que hay dentro de sus venas: La indiferencia.

Hoy, puedo ir de la mano de un pequeño con trastorno del espectro autista, pero ya caminamos sin miedo, caminamos seguros del “mal” que estamos enfrentando mientras él, entre los señores araña (los seres que viven en sus manos), sus planetas y carros, aprende lentamente que su mente no es una carga para todos, qué es, desde que nació, una gran bendición, pues nos enseño que existe un mundo más allá del prejuicio y el dolor, nos enseñó que existe un mundo color azul que es aún más hermoso que su misma sonrisa.

Y así, continuamos en este mundo…. así sea.

Hasta la próxima.

Morena lleva a Veracruz a la cima, pero en secuestros y homicidios


por: Cinthia Edith Castillo Moreno/imagen portada: Allan Mondragón

Cual despojo arrastrado por la madera y arrojado a las costas veracruzanas por la ola obradorista, Cuitláhuac García Jiménez llegó a la gubernatura de la entidad, sin experiencia ni capital político propio, pero lo peor, sin disposición de aprender y colaborar; el desangelado ingeniero se han sentado en la silla y se ha puesto el sombrero, pero simplemente no ha ejercido el gobierno más que para inaugurar fuentes y colocar a sus amigos y familiares en bien remunerados puestos del gobierno.

Los primeros 3 meses de la administración del morenista Gobernador han estado marcados por la decepción e inconformidad de los veracruzanos, habiendo recibido de su predecesor, Miguel Ángel Yunes Linares, un estado con grave crisis de seguridad y financiera donde hasta el momento no ha mostrado liderazgo, ni siquiera dentro de su propio partido, que se encuentra más dividido que nunca.

Sin embargo hay algo que sí debemos reconocerle al Ingeniero Cuitláhuac García, algo en lo que hasta el momento está superando y con creces la administración de su predecesor. En apenas 3 meses de gobierno ha conseguido llevar a Veracruz a los primeros lugares y darle incluso, fama internacional, ¿por el turismo, gastronomía, cultura o ciencia?, desde luego que no, por la inseguridad, hoy la entidad es líder nacional en inseguridad.

Veracruz se ha convertido en el primer lugar nacional en secuestro, aumentando este delito en un 70% durante el primer bimestre de 2019, así lo ha reportado la ONG “Alto al Secuestro”, pero eso no es todo, también encabeza las cifras en feminicidios y secuestro a mujeres, de acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

La situación en Veracruz en materia de inseguridad es tal, que por primera vez en la historia de la entidad, un Gobernador es exhortado por el Senado de la República a rendir cuentas sobre su fallida estrategia en materia de seguridad, esto desde luego, cobra tintes mucho más graves a considerar que el exhorto fue aprobado por unanimidad, en un Senado de mayoría morenista.

Por lo pronto, mientras el fiscal yunista Jorge Winckler y el Gobernador Cuitláhuac García se pasan la papa caliente, los veracruzanos siguen esperando resultados pero sobre todo, padeciendo el azote de la inseguridad y crimen organizado, que cada día es peor.

COLABORADORES QUE NO APORTAN

Si bien el Gobernador lleva la responsabilidad última del Gobierno del Estado, es innegable que la participación de sus secretarios y subsecretarios es fundamental para la adecuada conducción de la política estatal, en este sentido, pareciera que los errores del ejecutivo, comenzaron desde la selección de quienes le acompañarán en su encomienda y no solo se trata de un Secretario de Seguridad que hasta ahora no ha podido dar los resultados deseados, otros miembros del gabinete han tenido la iniciativa de poner al mandatario en aprietos.

Por un lado el Secretario de Desarrollo Económico y Portuario Ernesto Pérez Astorga, tuvo la ocurrencia de especular sobre temas de seguridad, durante una conferencia de prensa, sin información concreta y sobre temas que claramente no domina, le pareció pertinente atribuir a la lucha contra el huachicol y las luchas internas de grupos delictivos el alza en la inseguridad.

Por su parte Héctor Luis Galindo Delfín, Subsecretario de Promoción y Apoyo al Comercio y Servicios, no se quiso quedar atrás y siguiendo el ejemplo de su jefe, hablo de temas de seguridad, reconoció que la situación del estado es grave y les ha generado problemas para atraer inversión, finalmente concluyó diciendo que Veracruz está rebasado en temas de inseguridad.

Poco antes, el Secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, hablando sobre la falta de médicos especialistas en la zona sur del estado, expresó que muchos de ellos, han migrado a otros lugares, por “la situación tan grave de seguridad en el estado”.

Finalmente, que se puede decir de un secretario de gobierno que hasta el momento se ha dedicado a supervisar parques y banquetas, que ha ocupado su tiempo y atención en un infructífero pleito con el fiscal que hasta el momento no ha podido remover, en vez de ocuparse de la política interna y gobernabilidad de la entidad y más recientemente, de viaje en Baja California a “Presentar las fortalezas empresariales de Veracruz”, aunque a algunos les parezca más bien unas vacaciones.

LAS CONTRADICCIONES DEL GOBERNADOR

El Gobernador de Veracruz parece indeciso en su postura sobre el estado de la seguridad en la entidad y se debate entre discursos contradictorios de un evento a otro, por ejemplo, el 8 de enero, en la mesa II de las Audiencias Públicas sobre la Guardia Nacional, al pronunciarse a favor de la iniciativa del Presidente, aseguró que en Veracruz operan 6 carteles diferentes y que todos ellos, superan en poderío a las autoridades estatales.

Apenas unos días después, el 11 de enero, a través de un comunicado, aseguró que el Programa Integral de Seguridad “Unidos por la Construcción de la Paz” estaba dando resultados y que los indices delictivos estaban bajando en el estado, principalmente en la zona sur, esto poco después de que la Fiscalía General del Estado, revelara que en diciembre se registraron 176 delitos de alto impacto, entre estos 38 secuestros y denuncias por 138 homicidios, incluyendo 19 feminicidios.

Poco después, a finales del mismo mes, durante la presentación del Plan Nacional hacia Basura Cero, en el Instituto Tecnológico de Minatitlán, reiteró que a pesar de haber estado apenas dos meses en el poder, los índices de inseguridad iban a la baja,

“Llevamos apenas dos meses y ya los datos por ejemplo de inseguridad van a la baja, aquí precisamente en el sur donde es una situación muy difícil”, aseveró el gobernador del estado.

Finalmente el día del amor y la amistad, 14 de febrero, al participar en la Mesa 4 “Seguridad y Federalismo” en el Senado de la República, como parte de las Audiencias Públicas en materia de la Guardia Nacional, el mandatario veracruzano dijo que los controles para la Policía Estatal no funcionan y que esta carece de disciplina, también argumentó que los grupos delincuenciales, rápidamente se adaptaron a las estrategias implementadas por el estado.

EL VEREDICTO DEL PRESIDENTE

Tras las confusas declaraciones del mandatario veracruzano, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dejado claro cual es el diagnóstico que el Gobierno Federal tiene sobre la inseguridad en la entidad, pues en el Plan de Combate a la Inseguridad, se han detectado 17 regiones denominadas como prioritarias, por sus altos índices de violencia, entre estas se ha contemplado a Veracruz, por lo que  600 elementos de la guardia nacional, serán destinados a la entidad.

En una de sus ya famosas conferencias mañaneras, al anunciar que Veracruz será protegido por Guardia Nacional señaló, “La guardia Nacional terminará con la inseguridad en Veracruz”, desde luego esta declaración,  junto con la determinación de incluir al estados en las zonas prioritarias, es nada menos que un reconocimiento tácito de la incapacidad de la administración estatal.

Correo electrónico: cinthiaedithcm@gmail.com

Twitter: @yosoylocke

El imperio que se niega a morir


Por Edel López Olán

La política en México siempre tendrá un grado de complicidad. Todos los políticos de este país han gozado en alguna ocasión de una persona que observa para el otro lado, finge demencia o simplemente ignora desde la raíz a ese político en cuestión. La política se alimenta de la complicidad, y ella, definitivamente ha sido el mejor reducto de corrupción e impunidad a lo largo de los años.

Por otro lado, la corrupción es un problema que adolece nuestro país desde hace varios sexenios. La forma en como este cáncer ha logrado barrenar todas las instituciones, se ha convertido en un tema frecuente en cada mesa de análisis donde, la falta de supervisión y ejecución al momento de aplicar las sanciones correspondientes, son el talón de Aquiles de un sistema que ha sido sobrepasado por esa Hydra que devora todo a su paso. La impunidad (siempre a la mano de la corrupción) se ha levantado en los últimos años como ese enorme catalizador de acciones subsecuentes. La inacción ante hechos delictivos comprobados y la evidente manipulación del estado  han llevado a nuestro país a sufrir evitables tragedias como la Guardería ABC o a pifias administrativas como el famoso fideicomiso del “nuevo gobierno” de Andrés Manuel López Obrador. Si, la corrupción y la impunidad van de la mano avanzando siempre en detrimento de la credibilidad.

En los últimos años, Veracruz se convirtió en uno de esos enormes reductos de corrupción digno de cualquier libro de infamias y tropelías. La administración de recursos en el estado, se convirtió en un gran agujero negro donde, según sea el caso o la partida presupuestal, los recursos provenientes desaparecen sin ningún tipo de recelo ante los ojos de funcionarios públicos que solamente se dedicaban a emitir comunicados o ruedas de prensa, mientras, desde el actuar diario de cada oficina, empleados de confianza eran amenazados o beneficiados por el flujo de efectivo que pasaban frente a sus ojos.

Javier Duarte desfalco al estado hasta dejarlo en números morados. La complicidad con el gobierno federal, las enormes pifias de la Secretaría de Hacienda, y el poco sentido de autoridad moral del hoy preso en el reclusorio norte, fueron algunos de los factores que permitieron que él, amigos y familiares, llenaron sus arcas hasta eructar de recursos públicos sin ningún tipo de conciencia, entonces, ante estas evitables acciones, debe existir dentro del aparato de justicia una figura que persiga desde raíz dichos delitos y que desde hace muchos años, sigue siendo la papa caliente de administración en administración: Un fiscal anticorrupción.

Pero, ¿Qué puedes esperar de un fiscal anticorrupción? ¿Cuál debe ser su perfil? ¿Cuáles son los alcances de su nombramiento y de la propia fiscalía? ¿Cómo participará la ciudadanía en ello?

El nombramiento del fiscal anticorrupción no solo cumple una importante función en el ámbito de la justicia, también manda un importante mensaje: que existe la decisión del Estado mexicano de tomar decisiones significativas en combate a los hechos de corrupción. En este sentido, las expectativas en torno al nombramiento del fiscal anticorrupción son altas; sin embargo, el retraso, por diversos motivos sobre su nombramiento, aumentan la incertidumbre sobre el margen de maniobra que tendrá para cumplir con su labor.

En principio, el fiscal anticorrupción debe tener una sólida formación profesional, pero la preparación académica solo es el principio. El fiscal debe ser independiente y autónomo en sus decisiones. El fiscal debe tener la capacidad de soportar las presiones que pueden ejercerse desde los niveles más altos del poder.

La administración de Miguel Ángel Yunes Linares fue navegando entre lo mediocre y lo pésimo. Dentro de sus promesas de campaña, el gobernador de Veracruz gritó y prometió tantas cosas que se fueron quedando en el camino y lentamente su transformación de una gubernatura a una campaña para su vástago a nadie sorprendió. Los Yunes, muchos de ellos anquilosados en las más altas esferas de la política mexicana, se frotaban las manos y babeaban ante los probables seis años que “el electorado” les iba a proporcionar. Los recursos públicos destinados a campaña, así como los recursos que se le fueron inyectado por otras vías a una elección casi cantada, dejaban en bandeja de plata el destino de un estado, que, en seis años, prácticamente sería imposible preguntar sobre esos recursos y su manejo ante la barrera Yunista frente a ellos. Sí, usted y yo pagamos la campaña y usted y yo seríamos los que menos podríamos preguntar por ello.

Sin embargo, nadie esperaba que la espada de Damocles hoy convertida en democracia caería de una forma inclemente sobre la cabeza de un futuro imperio Yunista.

El tsunami llamado MORENA arrasó con las pretensiones de los Yunes, y hoy, ante la inevitable realidad (o inevitable realidad a medias simulada) el futuro exgobernador decidió blindarse de cualquier forma ante los probables embates de un gobierno entrante, que, a pesar de sus argumentos de amor y paz, tendrá todo para lentamente sacar los trapitos al sol de un gobierno azul que hoy se apaga mientras llega diciembre.

El congreso del Estado votó el martes pasado para elegir al fiscal anticorrupción de la entidad. Con 27 votos a favor, la bancada panista designa al Lic. Marcos Even Torres, quien de acuerdo con Reforma, es una persona cercana a la actual administración y catedrático del “fiscal” del estado Jorge Wrinckler. La designación, evidentemente enlodada por intereses tanto del partido como del gobierno, levantó ámpula en la bancada de MORENA que con insultos y jaloneos, increpó a los panistas de ser cómplices de uno de los mayores fraudes legislativos del estado a pesar de que en meses pasados (por que también tienen gran parte de la culpa) esa misma bancada aprobó la terna donde el fiscal designado fungía desde un principio.

Los conflictos de intereses de entrantes y salientes de nuevo encienden el debate sobre la designación de un fiscal anticorrupción en el país, sin embargo, colocar un fiscal a modo desde un clima neblinoso de intereses, es la cereza en el pastel de una administración digna para el olvido, donde, a pesar de los esfuerzos de la bancada panista de legitimar la designación, es evidente que la forma tan acelerada de imponer un hombre del gobierno, por lo menos en contacto, dará el chance de maniobra suficiente para tapar los huecos administrativos ante un fiscal que verá para el otro lado.

Así es la política mexicana, una mano lava a otra en una asquerosa forma de solventar y legitimar muchas de las acciones fuera de contexto en la administración pública, donde, hasta que no se entienda que las fiscalías deben estar alejadas del gobierno, tendremos situaciones tan irregulares como designación de Even Torres en una evidente acción de cubrir desde la “legalidad” las acciones de un imperio que se niega a morir y que lentamente ve como se acerca la guadaña de los rencores políticos.

Vaya, como se dice coloquialmente: “El que nada debe, nada teme” lo que en política se traduce en: “El que nada debe, no pondría fiscal”

Hasta la próxima.

 

Lo bueno, lo malo, lo peor por Edel López Olán


Lo bueno

Directores mexicanos: Con letras de oro en la historia del cine.

Sin lugar a dudas el talento mexicano se ha apuntalado de una forma impresionante a lo largo de la historia en cualquier plataforma. Desde pintores hasta cineastas; de escritores a compositores; de actores a deportistas, siempre, el talento mexicano se ha mantenido a flote a pesar de provenir de un país donde por esencia, el apoyo a los nuevos proyectos vienen inmersos en una nube de incredulidad y escepticismo.

Con la nominación de Emile Kuri a Mejor diseño de producción por La reina de plata en 1942, el cine hollywoodense se ha rendido a los pies de decenas de mentes maestras mexicanas que con trabajo, dedicación, talento y pundonor, han demostrado una y otra vez el por qué México es un país rico en todas sus trincheras.

Con Macario de Roberto Gavaldón, un director mexicano era reconocido por su visión y estética al contar las historias que se entretejen en el guión, su nominación a Mejor Película extranjera solo era el principio de muchos que darían a México la gloria de estar dentro de los mejores del orbe, así, las nominaciones siguieron creciendo para los directores mexicanos donde han desfilado nombres tan impresionantes como Ismael Rodríguez, Luis Alcoriza, Miguel Littín hasta el año 1975 y Carlos Cabrera en el 2002.

No fue hasta el 2000 con Amores perros de Alejandro González Iñárritu donde una nueva generación de directores pondrían a temblar a Hollywood a punta de nominaciones donde Carlos Cabrera siguió en el 2002 con El crimen del padre Amaro, y desde ahí, los directores mexicanos saltaron de ser únicamente material para los premios fuera de la lengua anglosajona a contender por los principales premios entregados por la academia.

Con la nominación a mejor director en el 2006 por Babel, Alejandro González Iñarritu, rompió la puerta del cine americano como nunca antes se vio. De ahí, en el 2013, Alfonso Cuarón repite la fórmula con Gravity, seguido al año siguiente de nuevo por Iñarritu co Birdman, repitiendo de nuevo en el 2015 con El Renacido, siendo, por si fuera poco, el primer director mexicano y latino en ganar dicho premio, así como también el primero en ganarlo dos años seguidos. Guillermo del Toro llegó rompiendo esquemas con su Forma del Agua y rematando en el 2019 con Alfonso Cuarón como mejor director por la película Roma.

Sí, Los directores mexicanos han demostrado en cada una de las ocasiones en las que están ahí, que podemos romper esquemas, que seguimos demostrando que podemos jugar legalmente en el territorio que queramos y como queramos y por qué no, que el cine y los directores mexicanos llegaron para quedarse de la mano de esta trinidad de talento que estamos seguros llevará muy lejos a nuevas generaciones de directores para el país.

¡Enhorabuena!

Lo malo

Mucha esperanza…¡Pocas declaraciones!

Olga-Sanchez-Cordero-Permanencias-Voluntarias

Todos, hasta el más escéptico de los mexicanos ha pensado de alguna forma que el cambio que MORENA proponía era el camino real para un México más justo, más interesante, con menos desigualdad.

Las corruptelas y malos manejos de administraciones anteriores se habían convertido en el enemigo a vencer y que, a partir del primero de diciembre, parecían esa utopía mexicana que parecía tan lejana.

Sin embargo, el sueño de tantos años es y sigue siendo una terrible pesadilla.

En días pasados, la titular de la Secretaría de Gobernación la Doctora Olga Sánchez Cordero y la Secretaría de la función Pública (SFP), se debatieron sobre el que se dijo y que no se dijo en la declaración patrimonial de la funcionaria que en su envergadura se mostró visiblemente molesta ante la omisión y expedita aparición de una propiedad en Estados Unidos con un valor de 11 millones de dólares.

Después de muchos intercambios, después de muchos evitables conflictos y el propio escarnio de la sociedad ante tal “olvido”, el hecho quedó fuera de la vista pública al ser la SFP la que se hiciera responsable de dicha omisión, sin embargo, la realidad es más letal, profunda y completamente corrupta en un país donde ya nada sorprende.

Firmada por puño y letra, el 30 de enero de este año, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero solicita a la SFP que se reserve la información a terceros en su declaración patrimonial.

“Le solicitaría que en términos de la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de los Sujetos Obligados, los datos personales, así como la información de terceros, se protejan en los términos de la mencionada Ley”, dice el documento enviado a Fernando Martínez García, director de Responsabilidades y Situación Patrimonial de la SFP. (Fuente: Animal Político)

Entonces, ¿Dónde queda la moralidad? ¿Dónde queda el famoso “El que nada debe, nada teme? ¿Dónde queda la legalidad?

La política en este país siempre tendrá un recuadro oscuro que es el acceso a decenas de tratos fuera de la ley, que. en el marco de las responsabilidades de cada institución, se convierten en ese increíble e interesante mundo de declaraciones que marean a cualquier espectador que olvida lo más importante de todo este tipo de seguimiento: La legalidad.

Hoy, solo nos queda preguntar algo después de este increíble “fallo” y lamentable actuación de dos de las secretarías más importantes del estado:

¿Sí esto pasa con altos funcionarios?¿Qué podemos esperar en los diferentes municipios del país?

La moralidad con la que MORENA pretende gobernar lentamente se va difuminando y es consumida por el cáncer de la impunidad que ha matado al país durante tantos sexenios, solo queda preguntar: ¿Hasta cuándo lo permitiremos?

Lo peor

Cuando la voz del pueblo se difumina en la “democracia”

Samir-Flores-Permanencias-Voluntarias

Lo que en otros gobiernos se hubiera convertido de inmediato en una guerra política y de declaraciones, hoy, se convierte en un inevitable foro de descalificaciones, pérdidas y omisiones tan increíbles que parecen sacadas de una novela de terror.

La muerte de Samir Flores que denunciaba en cada foro donde ponía pie que la termoeléctrica de la Huexca era un negocio de internacionales con el gobierno saliente y entrante, se convirtió en un eco vacío en un mundo de opiniones. El activista, baleado en la puerta de su casa se ha convertido en el estandarte de un lucha que se difumino por un rotundo sí que ganó en las urnas de las famosas consultas ciudadanas amañadas del gobierno.

Samantha César Vargas, vecina de Amilcingo y compañera de Flores, asegura que el asesinato tiene como objetivo “amedrentar” a los activistas.

“Lo mataron por su oposición al proyecto”, dice.

Sin embargo, el fiscal de Morelos, Uriel Carmona, vinculó el suceso a la “delincuencia organizada”.

“No tenemos ningún elemento que lo relacione con la consulta de la termoeléctrica”, ha dicho este miércoles en una entrevista con Radio Fórmula.

El presidente, que ha tachado el asesinato de “vil y cobarde”, ha propuesto una tercera lectura:

“El objetivo era quizás afectar la organización de la consulta”. Es decir, frenarla, en vez de facilitarla acallando a una de las voces más críticas como aseguran los activistas.

A pesar de las voces que se han levantado en contra de la termoeléctrica, el presidente de la república aseguró que la consulta se realizaría acotando a lo dicho semanas antes donde llamó a los que se oponían como “radicales” pidiéndoles que dejaran de oponerse al  progreso de la región.

La victoria del sí en las urnas reactivó las incansables acciones de los activistas en contra de la termoeléctrica que hoy se declaran en resistencia civil por parte del Frente de los pueblos en la defensa de la tierra y el agua, para ello, subrayan que fortalecerán las acciones de resistencia civil pacífica, como es el caso de los campamentos instalados en la colonia San Pedro Apatlaco, en los límites entre Ayala y Cuautla, para evitar que se termine la conexión del acueducto que llevaría 250 metros cúbicos por segundo del líquido de la Planta Tratadora de Aguas Residuales de Cuautla a la termoeléctrica.

“Nosotros no queremos la termoeléctrica en Huexca. Llevensela a los lugares donde dijeron que sí opere”, dijo Teresa Castellanos, activista de la comunidad de la Huexca que aseveró que es muy clara la postura de los pueblos de Morelos y Tlaxcala.

Así, con una participación de solamente un 3.6% del total del padrón electoral de Morelos y una clara y determinante acción en contra de la termoeléctrica por parte de activistas y  pueblos de la región, todo parece indicar que en este gobierno la democracia sigue siendo un ejercicio a modo que solamente beneficia a unos cuantos. En México, la democracia, ese ejercicio que llevó al poder a un grupo hegemónico de control y cambio, hoy se encuentra prostituida al mejor postor que ignora todo, hasta la muerte y la razón.

Hasta la próxima.

Lo bueno, lo malo, lo peor por Edel López Olán


Lo bueno

Directores mexicanos: Con letras de oro en la historia del cine.

Sin lugar a dudas el talento mexicano se ha apuntalado de una forma impresionante a lo largo de la historia en cualquier plataforma. Desde pintores hasta cineastas; de escritores a compositores; de actores a deportistas, siempre, el talento mexicano se ha mantenido a flote a pesar de provenir de un país donde por esencia, el apoyo a los nuevos proyectos vienen inmersos en una nube de incredulidad y escepticismo.

Con la nominación de Emile Kuri a Mejor diseño de producción por La reina de plata en 1942, el cine hollywoodense se ha rendido a los pies de decenas de mentes maestras mexicanas que con trabajo, dedicación, talento y pundonor, han demostrado una y otra vez el por qué México es un país rico en todas sus trincheras.

Con Macario de Roberto Gavaldón, un director mexicano era reconocido por su visión y estética al contar las historias que se entretejen en el guión, su nominación a Mejor Película extranjera solo era el principio de muchos que darían a México la gloria de estar dentro de los mejores del orbe, así, las nominaciones siguieron creciendo para los directores mexicanos donde han desfilado nombres tan impresionantes como Ismael Rodríguez, Luis Alcoriza, Miguel Littín hasta el año 1975 y Carlos Cabrera en el 2002.

No fue hasta el 2000 con Amores perros de Alejandro González Iñárritu donde una nueva generación de directores pondrían a temblar a Hollywood a punta de nominaciones donde Carlos Cabrera siguió en el 2002 con El crimen del padre Amaro, y desde ahí, los directores mexicanos saltaron de ser únicamente material para los premios fuera de la lengua anglosajona a contender por los principales premios entregados por la academia.

Con la nominación a mejor director en el 2006 por Babel, Alejandro González Iñarritu, rompió la puerta del cine americano como nunca antes se vio. De ahí, en el 2013, Alfonso Cuarón repite la fórmula con Gravity, seguido al año siguiente de nuevo por Iñarritu co Birdman, repitiendo de nuevo en el 2015 con El Renacido, siendo, por si fuera poco, el primer director mexicano y latino en ganar dicho premio, así como también el primero en ganarlo dos años seguidos. Guillermo del Toro llegó rompiendo esquemas con su Forma del Agua y rematando en el 2019 con Alfonso Cuarón como mejor director por la película Roma.

Sí, Los directores mexicanos han demostrado en cada una de las ocasiones en las que están ahí, que podemos romper esquemas, que seguimos demostrando que podemos jugar legalmente en el territorio que queramos y como queramos y por qué no, que el cine y los directores mexicanos llegaron para quedarse de la mano de esta trinidad de talento que estamos seguros llevará muy lejos a nuevas generaciones de directores para el país.

¡Enhorabuena!

Lo malo

Mucha esperanza…¡Pocas declaraciones!

Olga-Sanchez-Cordero-Permanencias-Voluntarias

Todos, hasta el más escéptico de los mexicanos ha pensado de alguna forma que el cambio que MORENA proponía era el camino real para un México más justo, más interesante, con menos desigualdad.

Las corruptelas y malos manejos de administraciones anteriores se habían convertido en el enemigo a vencer y que, a partir del primero de diciembre, parecían esa utopía mexicana que parecía tan lejana.

Sin embargo, el sueño de tantos años es y sigue siendo una terrible pesadilla.

En días pasados, la titular de la Secretaría de Gobernación la Doctora Olga Sánchez Cordero y la Secretaría de la función Pública (SFP), se debatieron sobre el que se dijo y que no se dijo en la declaración patrimonial de la funcionaria que en su envergadura se mostró visiblemente molesta ante la omisión y expedita aparición de una propiedad en Estados Unidos con un valor de 11 millones de dólares.

Después de muchos intercambios, después de muchos evitables conflictos y el propio escarnio de la sociedad ante tal “olvido”, el hecho quedó fuera de la vista pública al ser la SFP la que se hiciera responsable de dicha omisión, sin embargo, la realidad es más letal, profunda y completamente corrupta en un país donde ya nada sorprende.

Firmada por puño y letra, el 30 de enero de este año, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero solicita a la SFP que se reserve la información a terceros en su declaración patrimonial.

“Le solicitaría que en términos de la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de los Sujetos Obligados, los datos personales, así como la información de terceros, se protejan en los términos de la mencionada Ley”, dice el documento enviado a Fernando Martínez García, director de Responsabilidades y Situación Patrimonial de la SFP. (Fuente: Animal Político)

Entonces, ¿Dónde queda la moralidad? ¿Dónde queda el famoso “El que nada debe, nada teme? ¿Dónde queda la legalidad?

La política en este país siempre tendrá un recuadro oscuro que es el acceso a decenas de tratos fuera de la ley, que. en el marco de las responsabilidades de cada institución, se convierten en ese increíble e interesante mundo de declaraciones que marean a cualquier espectador que olvida lo más importante de todo este tipo de seguimiento: La legalidad.

Hoy, solo nos queda preguntar algo después de este increíble “fallo” y lamentable actuación de dos de las secretarías más importantes del estado:

¿Sí esto pasa con altos funcionarios?¿Qué podemos esperar en los diferentes municipios del país?

La moralidad con la que MORENA pretende gobernar lentamente se va difuminando y es consumida por el cáncer de la impunidad que ha matado al país durante tantos sexenios, solo queda preguntar: ¿Hasta cuándo lo permitiremos?

Lo peor

Cuando la voz del pueblo se difumina en la “democracia”

Samir-Flores-Permanencias-Voluntarias

Lo que en otros gobiernos se hubiera convertido de inmediato en una guerra política y de declaraciones, hoy, se convierte en un inevitable foro de descalificaciones, pérdidas y omisiones tan increíbles que parecen sacadas de una novela de terror.

La muerte de Samir Flores que denunciaba en cada foro donde ponía pie que la termoeléctrica de la Huexca era un negocio de internacionales con el gobierno saliente y entrante, se convirtió en un eco vacío en un mundo de opiniones. El activista, baleado en la puerta de su casa se ha convertido en el estandarte de un lucha que se difumino por un rotundo sí que ganó en las urnas de las famosas consultas ciudadanas amañadas del gobierno.

Samantha César Vargas, vecina de Amilcingo y compañera de Flores, asegura que el asesinato tiene como objetivo “amedrentar” a los activistas.

“Lo mataron por su oposición al proyecto”, dice.

Sin embargo, el fiscal de Morelos, Uriel Carmona, vinculó el suceso a la “delincuencia organizada”.

“No tenemos ningún elemento que lo relacione con la consulta de la termoeléctrica”, ha dicho este miércoles en una entrevista con Radio Fórmula.

El presidente, que ha tachado el asesinato de “vil y cobarde”, ha propuesto una tercera lectura:

“El objetivo era quizás afectar la organización de la consulta”. Es decir, frenarla, en vez de facilitarla acallando a una de las voces más críticas como aseguran los activistas.

A pesar de las voces que se han levantado en contra de la termoeléctrica, el presidente de la república aseguró que la consulta se realizaría acotando a lo dicho semanas antes donde llamó a los que se oponían como “radicales” pidiéndoles que dejaran de oponerse al  progreso de la región.

La victoria del sí en las urnas reactivó las incansables acciones de los activistas en contra de la termoeléctrica que hoy se declaran en resistencia civil por parte del Frente de los pueblos en la defensa de la tierra y el agua, para ello, subrayan que fortalecerán las acciones de resistencia civil pacífica, como es el caso de los campamentos instalados en la colonia San Pedro Apatlaco, en los límites entre Ayala y Cuautla, para evitar que se termine la conexión del acueducto que llevaría 250 metros cúbicos por segundo del líquido de la Planta Tratadora de Aguas Residuales de Cuautla a la termoeléctrica.

“Nosotros no queremos la termoeléctrica en Huexca. Llevensela a los lugares donde dijeron que sí opere”, dijo Teresa Castellanos, activista de la comunidad de la Huexca que aseveró que es muy clara la postura de los pueblos de Morelos y Tlaxcala.

Así, con una participación de solamente un 3.6% del total del padrón electoral de Morelos y una clara y determinante acción en contra de la termoeléctrica por parte de activistas y  pueblos de la región, todo parece indicar que en este gobierno la democracia sigue siendo un ejercicio a modo que solamente beneficia a unos cuantos. En México, la democracia, ese ejercicio que llevó al poder a un grupo hegemónico de control y cambio, hoy se encuentra prostituida al mejor postor que ignora todo, hasta la muerte y la razón.

Hasta la próxima.